Bal­do­me­ro

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

Cuen­tan los abue­los chi­ta­güe­ños, que, en los años 30 del si­glo pa­sa­do, exis­tió un jo­ven in­te­li­gen­te y ser­vi­cial de nom­bre Bal­do­me­ro, y que para en­ton­ces lle­gó a Chi­ta­gá un se­ñor que pre­go­na­ba ser mé­di­co ho­meó­pa­ta y co­no­ce­dor de cien­cias ocul­tas.

Cier­to día, lle­gó a oí­dos de Bal­do­me­ro la no­ti­cia del mé­di­co y acu­dió al con­sul­to­rio. Lue­go de una lar­ga con­ver­sa­ción le pi­dió al doc­tor que le en­se­ña­ra cien­cias ocul­tas, a lo que el doc­tor res­pon­dió afir­ma­ti­va­men­te, con la con­di­ción que com­pra­ra unos libros al­go cos­to­sos y que so­lo él ven­día.

El jo­ven Bal­do­me­ro, co­mo pu­do, con­si­guió el di­ne­ro re­que­ri­do y en­car­gó los libros. El su­pues­to mé­di­co via­jó a Bo­go­tá y al ca­bo de 15 días, re­gre­só con el en­car­go: Uno de ma­gia Blan­ca, otro de ma­gia ro­ja, otro de ma­gia ne­gra y la Bi­blia, y em­pe­za­ron con las cla­ses.

Co­mo en los cuen­tos de pe­lí­cu­la, al po­co tiem­po, el alumno su­peró al maes­tro. Cuen­tan, que pron­ta­men­te vie­ron a Bal­do­me­ro pa­sar vo­lan­do so­bre una rua­na, otros di­cen que con­ver­tía ob­je­tos o que ha­cía des­apa­re­cer ani­ma­les. Po­co a po­co afian­za­ba más los co­no­ci­mien­tos y ad­qui­ría des­tre­zas para la ma­gia.

Los chi­ta­güe­ños cuen­tan que un Viernes San­to, a me­dia no­che, Bal­do­me­ro se di­ri­gió al sec­tor de Sa­ma­ria, jun­to a unos ami­gos quie­nes des­co­no­cían para qué iban al lu­gar. Al lle­gar al si­tio in­di­ca­do ya era me­dia no­che y fue en­ton­ces cuan­do Bal­do­me­ro em­pe­zó a in­vo­car a Sa­ta­nás.

Des­pués de un tiem­po, cuen­ta uno de los ami­gos de Bal­do­me­ro, apa­re­ció una ser­pien­te y en un ‘san­tia­mén’, en­vol­vió a Bal­do­me­ro. En ese mo­men­to to­do fue an­gus­tia y trastorno, só­lo se es­cu­cha­ban gri­tos des­pa­vo­ri­dos su­pli­can­do pro­tec­ción: ‘Ay…vir­gen San­tí­si­ma, pro­té­ge­nos…’.

A la ma­ña­na si­guien­te, los ami­gos en­con­tra­ron a Bal­do­me­ro mal he­ri­do y lo lle­va­ron al Cen­tro de Sa­lud. La no­ti­cia co­rrió co­mo pol­vo­rín por el pue­blo has­ta que lle­gó a oí­dos del cu­ra, quien ma­ni­fes­tó no es­tar de acuer­do con esas co­sas, en su ma­yo­ría dia­bó­li­cas, y con­vo­có al pue­blo para que le ayu­da­ran a exor­ci­zar a Bal­do­me­ro.

Des­de en­ton­ces, Bal­do­me­ro que­dó mu­do, deam­bu­ló por las ca­lles del pue­blo car­gan­do un cos­tal con tra­pos vie­jos y ali­men­tán­do­se con agua pa­ne­la ne­gra que le re­ga­la­ban. Mu­rió en la dé­ca­da de los se­ten­ta en com­ple­to aban­dono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.