Com­pro­mi­so del mes: Cam­peón en aseo y or­den

La Opinión - Mundo Infantil - - News -

Ser asea­dos y or­de­na­dos es la ba­se pa­ra que crez­cas co­mo per­so­na y con­si­gas, ade­más de apre­cio y afec­to, las co­sas que te pro­pon­gas en la vi­da; por­que no es agra­da­ble ver per­so­nas desasea­das y des­or­de­na­das en sus cos­tum­bres y sus co­sas; hoy te pro­po­ne­mos co­mo com­pro­mi­so del mes, que te con­vier­tas en cam­peón del aseo y el or­den; te sen­ti­rás bien y to­dos ad­mi­ra­rán lo lim­pio y bien ves­ti­do que vas; tu cuar­to, y tus úti­les del co­le­gio, mos­tra­rán tu es­fuer­zo en te­ner to­do or­ga­ni­za­do y en per­fec­tas con­di­cio­nes.

Hay quie­nes son or­de­na­dos por na­tu­ra­le­za, pe­ro pa­ra otros el or­den es un va­lor que se de­be ad­qui­rir; pe­ro re­cuer­da, es in­dis­pen­sa­ble pa­ra triun­far en la vi­da, por­que cuan­do ha­bla­mos de or­den, no nos re­fe­ri­mos so­la­men­te a la or­ga­ni­za­ción de las co­sas ma­te­ria­les en nues­tro ho­gar o es­pa­cio de tra­ba­jo. So­mos tam­bién or­de­na­dos en la for­ma en que con­du­ci­mos nues­tra vi­da, en la for­ma de or­ga­ni­zar nues­tras ideas y en nues­tra pre­sen­ta­ción per­so­nal.

Si no eres or­de­na­do y or­ga­ni­za­do por na­tu­ra­le­za, en to­do ca­so, ¡tú pue­des! Con fuer­za de vo­lun­tad en pe­que­ños de­ta­lles, que, en su con­jun­to, for­man há­bi­tos de or­den pa­ra ser un adul­to exi­to­so y al man­do de tu pro­pia vi­da.

El día em­pie­za con tus há­bi­tos de lim­pie­za per­so­nal: una la­va­da de dien­tes a cons­cien­cia, con la que tu bo­ca y ca­da una de tus pie­zas den­ta­les que­den lim­pias a pro­fun­di­dad y re­lu­cien­tes de blan­cu­ra; es­te pri­mer pa­so de­be ser se­gui­do por el ba­ño cor­po­ral, de­ta­lla­do

y com­ple­to, pe­ro sin de­rro­char agua; re­cuer­da que mien­tras te en­ja­bo­nas, la lla­ve de­be es­tar ce­rra­da… Se­rás siem­pre bien re­ci­bi­do don­de va­yas si tu pre­sen­ta­ción per­so­nal es es­me­ra­da, y de­no­ta aseo per­so­nal y or­den. Há­bi­tos de vi­da

• Al la­var­te los dien­tes, la cre­ma de dien­tes se de­be vol­ver a ta­par y el ce­pi­llo en su lu­gar ha­bi­tual.

• To­dos los ele­men­tos de aseo per­so­nal en el ba­ño, de­ben que­dar lim­pios y or­ga­ni­za­dos.

• Re­co­ge tus ju­gue­tes y te­ner en su si­tio la ta­ble­ta y el te­lé­fono ce­lu­lar.

• No de­jes tirada la ro­pa que te qui­tas, hay un lu­gar pa­ra ella.

• Tien­de tu ca­ma, y de­ja col­ga­da tu toa­lla.

• Cuan­do ter­mi­nes de co­mer, co­la­bo­ra re­gre­san­do a la co­ci­na los pla­tos y va­sos. Ven­ta­jas de ser asea­do y or­de­na­do

• Te sen­ti­rás sú­per bien con­ti­go mis­mo.

• No per­de­rás el tiem­po tra­tan­do de en­con­trar lo que ne­ce­si­tas.

• No se ato­ran las ga­ve­tas, ni se caen las co­sas al abrir el cló­set.

• La ca­sa y tu ha­bi­ta­ción se ve­rán bo­ni­tas y aco­ge­do­ras.

• No ol­vi­da­rás lle­var to­do lo que ne­ce­si­tas al co­le­gio, y al vol­ver a tu ca­sa el mo­rral y el uni­for­me que­da­rán en el lu­gar in­di­ca­do.

Co­mo ves, es fá­cil, y tiene gran­des ven­ta­jas ser asea­do y or­de­na­do; por eso, nues­tro com­pro­mi­so del mes te con­ver­ti­rá en ¡Cam­peón del aseo y del or­den!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.