Le­yen­da del Ce­rro de la Vie­ja

La Opinión - Mundo Infantil - - Prensa- Escuela -

Cuen­ta la le­yen­da que ha­ce mu­chos años vi­vió en un ce­rro de la ve­re­da Men­zu­lí, una her­mo­sa jo­ven lla­ma­da Mar­ga­ri­ta, quien tra­ba­ja­ba con es­me­ro en las ac­ti­vi­da­des pro­pias del cam­po.

Los días domingo, Mar­ga­ri­ta se di­ri­gía has­ta Chi­ná­co­ta pa­ra abas­te­cer­se de los ví­ve­res e in­su­mos que re­que­ría pa­ra sus la­bo­res.

Di­cen los más an­cia­nos que un día de es­tos en que Mar­ga­ri­ta re­tor­na­ba del pue­blo a su fin­ca, unos ru­fia­nes la es­pe­ra­ban por el ca­mino pa­ra abu­sar de ella. Al ver­se sor­pren­di­da por es­tos hom­bres, la jo­ven in­vo­có con gran fe a la San­tí­si­ma Vir­gen y cuen­tan que en ese mo­men­to se desató una fuer­te tor­men­ta que lleno de te­mor a los agre­so­res, quie­nes hu­ye­ron des­pa­vo­ri­dos. Des­pués de es­te acon­te­ci- mien­to, Mar­ga­ri­ta mal­di­jo al pue­blo, se re­fu­gió en el ce­rro y no se le vol­vió a ver por Chi­ná­co­ta.

De Mar­ga­ri­ta se cuen­ta que des­pués de en­ve­je­cer al­gu­nos la han en­con­tra­do en el ce­rro. Y que cuan­do son per­so­nas bue­nas han re­ci­bi­do de ella re­com­pen­sas, pe­ro cuan­do son ca­za­do­res o per­so­nas mal in­ten­cio­na­das ella se en­car­ga de que re­ci­ban un cas­ti­go. Cuen­tan que en una oca­sión un cam­pe­sino que bus­ca­ba le­ña por el mon­te se en­con­tró con la vie­ja y es­ta le re­ga­lo unas na­ran­jas, las cua­les el hom­bre guar­dó en su mo­chi­la, al lle­gar a su ran­cho des­cu­brió que las na­ran­jas se ha­bían con­ver­ti­do en oro. Tam­bién di­cen los lu­ga­re­ños que cuan­do van de ca­ce­ría o en­cien­den fue­go en el ce­rro, la vie­ja les man­da to­rren­cia­les agua­ce­ros. Re­la­to tra­di­cio­nal del mu­ni­ci­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.