Las bru­jas

La Opinión - Mundo Infantil - - La Opinión -

Son mu­chas las his­to­rias que se cuen­tan so­bre es­tos par­ti­cu­la­res per­so­na­jes; al­gu­nos di­cen que ellas pue­den to­mar la apa­rien­cia de un ga­to o un pa­vo, en oca­sio­nes un búho o le­chu­za. Vue­lan por las no­ches so­bre los te­ja­dos y des­de allí es­pían a las per­so­nas que quie­ren ator­men­tar.

En oca­sio­nes las bru­jas en­tran en las ca­sas con la in­ten­ción de lle­var­se al­gún be­bé que es­té sin bau­ti­zo y lo de­jan aban­do­na­do en el mon­te; en otras opor­tu­ni­da­des le cau­san he­ma­to­mas a los adul­tos que ase­dian.

Se di­ce que exis­ten bru­jos y bru­jas que son per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes que son ca­pa­ces de sa­car el al­ma del cuer­po y trans­for­mar­se pa­ra lle­gar a don­de la per­so­na que ellos de­sean. Ca­si siem­pre per­si­guen a al­guien por el cual sien­ten atrac­ción y al no po­der acer­car­se en per­so­na lo in­ten­tan de es­te mo­do. Los lu­ga­re­ños ase­gu­ran que es muy fá­cil atra­par a una bru­ja. Cuan­do sien­ten su pre­sen­cia le di­cen: ¡ven­ga ma­ña­na por sal! Y al si­guien­te día esa per­so­na con se­gu­ri­dad acu­di­rá a pe­dir pres­ta­da un po­co de sal. Tam­bién hay quie­nes ase­gu­ran co­no­cer una ora­ción pa­ra ha­cer­las caer y te­ner­las atra­pa­das has­ta que re­cu­pe­ren su for­ma hu­ma­na. Otra for­ma es co­lo­can­do unas ti­je­ras en for­ma de cruz, en el lu­gar a don­de lle­ga la bru­ja y ahí que­da atra­pa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.