To­dos so­mos igua­les

La Opinión - Mundo Infantil - - La Opinión -

Ma­dres, abue­las, ni­ñas, mu­je­res to­das, el 8 de mar­zo es una fe­cha pa­ra re­sal­tar el pa­pel, la im­por­tan­cia y la dig­ni­dad de las mu­je­res en to­dos los pro­ce­sos de la vi­da, y en to­das cir­cuns­tan­cias; cla­ro que un día es po­co pa­ra re­co­no­cer la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la cons­truc­ción de una fa­mi­lia, en la con­quis­ta del mer­ca­do de tra­ba­jo, en la lu­cha por su li­ber­tad de pen­sa­mien­to y de elec­ción, has­ta lle­gar a ocu­par un es­pa­cio al que tie­ne de­re­cho, y al que en mu­chos lu­ga­res to­da­vía no al­can­za.

Es­ta fe­cha que fue ins­ti­tui­da por la ONU, de­di­ca­da a las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras se de­be a un trá­gi­co su­ce­so que ocu­rrió en 1857 en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de mu­je­res que tra­ba­ja­ban en una fá­bri­ca tex­til de Nue­va York, re­sol­vie­ron unir­se y pa­rar de tra­ba­jar co­mo pro­tes­ta a sus pre­ca­rias con­di­cio­nes de tra­ba­jo; pe­dían re­for­mas la­bo­ra­les ha­cien­do va­ler sus de­re­chos. Ellas tra­ba­ja­ban 16 ho­ras dia­rias, y re­ci­bían la ter­ce­ra par­te del sa­la­rio de los hom­bres… La re­be­lión fue con­te­ni­da de for­ma vio­len­ta, y ter­mi­nó con la muer­te de 129 tra­ba­ja­do­ras, car­bo­ni­za­das den­tro de la fá­bri­ca.

Ac­tual­men­te, to­da­vía hay si­tios de tra­ba­jo don­de a las mu­je­res se les pa­ga me­nos que a los hom­bres, aun­que en ge­ne­ral, en Co­lom­bia las con­di­cio­nes la­bo­ra­les son igua­les pa­ra am­bos gé­ne­ros. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te, en nues­tro país y en mu­chos otros, la vio­len­cia con­tra la mu­jer se ha des­bor­da­do, y dia­ria­men­te es­cu­cha­mos no­ti­cias en las que ellas son víc­ti­mas.

Apli­can­do el sen­ti­do de la ce­le­bra­ción a los pri­me­ros años de vi­da, re­cor­de­mos que el pri­me­ro de los de­re­chos de los me­no­res en la De­cla­ra­ción Universal de De­re­chos del Ni­ño es el De­re­cho a la igual­dad, sin dis­tin­ción de gé­ne­ro, ra­za, re­li­gión o na­cio­na­li­dad. Con ello se pre­ten­de con­se­guir que to­dos los ni­ños sean tra­ta­dos de la mis­ma for­ma, pa­ra lo que to­da­vía nos fal­ta mu­cho por ha­cer co­mo so­cie­dad; de­jan­do en el pa­sa­do ideas ma­chis­tas en las que las mu­je­res de­ben de­pen­der y obe­de­cer al hom­bre: to­dos so­mos igua­les, te­ne­mos los mis­mos de­re­chos, las mis­mas ca­pa­ci­da­des, me­re­ce­mos res­pe­to y te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des.

Las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res fue­ron edu­ca­das en una so­cie­dad, que pre­ten­día asig­nar un rol a ca­da se­xo; mu­chas de es­tas cos­tum­bres han si­do cam­bia­das, y en las fa­mi­lias ve­mos a los pa­dres y a los hi­jos va­ro­nes co­la­bo­ran­do en ta­reas del ho­gar, pa­ra ali­viar el tra­ba­jo de la ma­má que tam­bién la­bo­ra fue­ra de ca­sa.

Es­ta fe­cha que nos co­men­ta de lo­gros al­can­za­dos por la mu­jer a tra­vés de la his­to­ria su­peran­do mi­les de in­jus­ti­cias y di­fi­cul­ta­des, te la pro­po­ne­mos co­mo te­ma de re­fle­xión pa­ra com­par­tir con la fa­mi­lia y con los com­pa­ñe­ros de cla­se; muy se­gu­ra­men­te sur­gi­rán ar­gu­men­tos y pro­pues­tas in­tere­san­tes. Co­lom­bia ne­ce­si­ta jó­ve­nes con­ven­ci­dos y com­pro­me­ti­dos pa­ra te­ner una so­cie­dad don­de to­dos sea­mos igua­les, con las mis­mas po­si­bi­li­da­des, y de­jan­do atrás épo­cas os­cu­ras de in­jus­ti­cia y vio­len­cia…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.