¿ Nar­ci­sos di­gi­ta­les ?

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

A diario nos en­con­tra­mos con gen­te to­mán­do­se au­to­rre­tra­tos con sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res: los fa­mo­sos sel­fies; las po­ses, re­bus­ca­das y mu­chas ve­ces ra­yan­do en lo ri­dícu­lo, pron­ta­men­te son re­to­ca­das por los mis­mos re­tra­ta­dos, y subidas in­me­dia­ta­men­te a las re­des so­cia­les pa­ra cap­tar la aten­ción y la ad­mi­ra­ción de ami­gos y co­no­ci­dos. Es­ta fas­ci­na­ción por la pro­pia ima­gen vie­ne des­de des­de la mi­to­lo­gía grie­ga re­pre­sen­ta­da por el be­llo y va­ni­do­so Nar­ci­so, quien no aten­día a las nin­fas que de él se enamo­ra­ban. Pa­ra cas­ti­gar­lo por “ser tan crei­do”, Né­me­sis, la dio­sa de la ven­gan­za, hi­zo que se enamo­ra­ra de su pro­pia ima­gen re­fle­ja­da en una fuen­te. En una con­tem­pla­ción ab­sor­ta, in­ca­paz de apar­tar­se de su ima­gen, aca­bó arro­ján­do­se a las aguas.

An­te­rior­men­te las fo­to­gra­fías mos­tra­ban es­ce­nas de reunio­nes fa­mi­lia­res, pai­sa­jes o re­cuer­dos de via­jes en lu­ga­res tu­rís­ti­cos, que des­pués se guar­da­ban en ál­bu­mes; esa cos­tum­bre fue am­plia­men­te su­pe­ra­da al in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía cá­ma­ras en los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Los mi­llo­nes de fo­tos que dia­ria­men­te los usua­rios se to­man a sí mis­mos, son co­lo­ca­das en Fa­ce­book, Tumblr, Ins­ta­gram o las dis­tin­tas re­des so­cia­les a las que es­ta­mos co­nec­ta­dos; tam­bién en What­sapp, Twit­ter y otras apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, co­mo Ins­ta­gram. Ade­más, mu­chos ado­les­cen­tes com­par­ten sel­fies que no se con­ser­va­rán a tra­vés de Snap­chat. Es­ta es una ex­po­si­ción per­ma­nen­te a tra­vés de las re­des so­cia­les, don­de no exis­te la pri­va­ci­dad sino un ili­mi­ta­do nú­me­ro de per­so­nas que a ve­ces ni co­no­ce­mos.

La ne­ce­si­dad de es­ta ge­ne­ra­ción de ver­se be­llos y fa­mo­sos, cons­tru­ye una au­to­es­ti­ma po­si­ti­va, ba­se de su desa­rro­llo emo­cio­nal de­pen­dien­do de la can­ti­dad de “me gus­ta”, y de la apro­ba­ción de los de­más; pa­ra lo­grar­lo, se ex­po­nen imá­ge­nes de mo­men­tos que a na­die in­tere­san, pe­ro que al fa­ná­ti­co de los sel­fies le pa­re­cen muy im­por­tan­tes pa­ra que sus “se­gui­do­res” co­noz­can, ad­mi­ren y en­vi­dien su vi­da…

Es im­por­tan­te que se­pas que la cultura de los sel­fies tie­ne sus pe­li­gros, y ten­gas mu­cho cui­da­do cuan­do las en­víes, por­que si lle­gan a per­so­nas equi­vo­ca­das, una ima­gen de di­ver­sión re­cor­dan­do mo­men­tos fe­li­ces, co­rre el ries­go de ser la ba­se pa­ra de­li­tos aso­cia­dos con lo vir­tual, co­mo el cy­ber­bullyn, o el sex­ting.

Igual­men­te, el es­tar per­ma­nen­te­men­te to­mán­do­te au­to­rre­tra­tos, pue­de ser signo de ba­ja au­to­es­ti­ma, fal­ta de con­fian­za en ti mis­mo, de­pen­den­cias y mu­chos otros tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad; to­do tie­ne “un pun­to” o equi­li­brio; es la mo­da, y bien ma­ne­ja­da no pa­sa de ser una po­si­bi­li­dad de guar­dar tus me­jo­res mo­men­tos en fo­tos, pe­ro siem­pre, haz­lo con mo­de­ra­ción y sin po­ner en pe­li­gro tu pri­va­ci­dad.

Es un he­cho que el selfie es un fe­nó­meno glo­bal, signo de una era que lle­gó pa­ra que­dar­se; es­te fru­to de la tec­no­lo­gía es­tá apo­ya­do en el de­seo de guar­dar y com­par­tir mo­men­tos per­so­na­les; pe­ro no pue­de lle­var­se es­ta cos­tum­bre has­ta el pun­to de de­mos­trar una ne­ce­si­dad per­ma­nen­te de ex­po­si­ción, que re­cuer­da a Nar­ci­so enamo­ra­do de su pro­pia ima­gen; ¿Re­cuer­das lo que le pa­só a él? ¿Co­no­ces Nar­ci­sos di­gi­ta­les?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.