Úl­ti­mos días de Je­sús

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

La his­to­ria de la condena de Je­sús y su muer­te en la cruz es un su­ce­so lleno de de­ta­lles que con­for­ma­ron su do­lo­ro­sa pa­sión, y de­mos­tra­ron su gran amor por to­da la hu­ma­ni­dad.

Ma­ña­na, do­min­go de Ra­mos, re­cor­da­mos la en­tra­da de Je­sús en Je­ru­sa­lén so­bre un bu­rri­to pres­ta­do, las pal­mas agi­ta­das por la gen­te que sa­le de sus ca­sas a re­ci­bir­lo co­mo a un rey, los gri­tos ale­gres y en­tu­sias­tas, los man­tos lan­za­dos al sue­lo, y la sen­ci­llez de Je­sús que vie­ne a la ciu­dad pa­ra ce­le­brar la Pas­cua.

El jue­ves, an­tes de en­fren­tar la muer­te, Je­sús qui­so des­pe­dir­se de sus ami­gos ce­nan­do con ellos. An­tes de ce­nar, to­mó una ja­rra con agua y una toa­lla, se arro­di­lló y les fue la­van­do los pies a sus do­ce ami­gos, pies que es­ta­ban muy su­cios de tan­to ca­mi­nar por las ca­lles pol­vo­rien­tas.

En un mo­men­to de la cena, Je­sús to­mó un pan, dio gra­cias a Dios y lo par­tió pa­ra com­par­tir­lo con to­dos. Lo mis­mo hi­zo con una co­pa de vino; dio las gra­cias a su Pa­dre por ella y com­par­tió con sus dis­cí­pu­los. To­dos co­mie­ron y be­bie­ron del mis­mo pan y del mis­mo vino. Al re­par­tir el pan Je­sús di­jo: “Es­te es mi cuer­po, que se­rá en­tre­ga­do por vo­so­tros” Y cuan­do com­par­tió la co­pa de vino di­jo: “Es­ta es mi san­gre, que se­rá de­rra­ma­da pa­ra sal­va­ros”.

Des­pués de ce­nar, in­vi­tó a Pe­dro, San­tia­go y Juan al Huer­to de los Oli­vos. Era una no­che os­cu­ra y tris­te, y se sen­tía an­gus­tia­do an­te la cer­ca­nía de su muer­te; ellos se que­da­ron dor­mi­dos ba­jo los ár­bo­les mien­tras Je­sús arro­di­lla­do unos me­tros más allá, ora­ba a su Pa­dre de los cie­los di­cién­do­le: “No me aban­do­nes Pa­dre en es­tas ho­ras te­rri­bles”.

Aun ora­ba cuan­do lle­ga­ron a apre­sar­lo co­mo si fue­se un de­lin­cuen­te; lo aga­rra­ron, lo arres­ta­ron y lo lle­va­ron an­te el tri­bu­nal de los an­cia­nos. Sus ami­gos lle­nos de es­pan­to hu­ye­ron y lo aban­do­na­ron.

Du­ran­te to­da la no­che los an­cia­nos jue­ces le hi­cie­ron pre­gun­tas, pe­ro Je­sús guar­da­ba si­len­cio. Só­lo cuan­do le pre­gun­ta­ron si Él era el Hi­jo de Dios, res­pon­dió afir­ma­ti­va­men­te. Cuan­do es­cu­cha­ron es­tas pa­la­bras, los an­cia­nos se pu­sie­ron fu­rio­sos.

Pe­dro lo si­guió de le­jos lleno de mie­do has­ta el pa­tio del pa­la­cio, don­de le pre­gun­ta­ron tres ve­ces si co­no­cía a Je­sús y si era su ami­go, pe­ro él lo negó; los sol­da­dos se hi­cie­ron car­go de Je­sús, te­jie­ron una co­ro­na con es­pi­nas, la co­lo­ca­ron so­bre su ca­be­za; lo azo- ta­ron y lue­go le car­ga­ron so­bre su es­pal­da una pe­sa­da y tos­ca cruz de ma­de­ra. A gri­tos y em­pu­jo­nes le or­de­na­ron atra­ve­sar las ca­lles de la ciu­dad y di­ri­gir­se a una colina don­de se­ría cru­ci­fi­ca­do. Je­sús ca­mi­nó en­tre las bur­las de los que se ale­gra­ban de su su­fri­mien­to y el si­len­cio de los que no se atre­vían a de­cir na­da por te­mor a ser cas­ti­ga­dos y ca­lla­ban y llo­ra­ban; ca­yó tres ve­ces ba­jo su pe­so. Los sol­da­dos vien­do que Je­sús se les mue­re en el ca­mino obli­gan con ru­de­za a Si­món a que le ayu­de, por un ra­to, a lle­var la cruz.

Una vez que lle­ga­ron has­ta la ci­ma, des­po­ja­ron a Je­sús de to­da su ro­pa, se re­par­tie­ron sus ves­ti­du­ras, lo hi­cie­ron re­cos­tar so­bre la cruz y sin pie­dad le cla­va­ron ma­nos y pies. Lue­go, al­za­ron la cruz en me­dio de otras dos cru­ces don­de ya­cían dos la­dro­nes que tam­bién ha­bían si­do con­de­na­dos a muer­te. Uno de ello al ver a Je­sús se arre­pin­tió de sus pe­ca­dos y le pi­dió que se acor­da­ra de él cuan­do es­tu­vie­ra en el cie­lo: “Hoy día, es­ta­rás con­mi­go en el Pa­raí­so”, le di­jo.

Je­sús ex­cla­mó: “Pa­dre, per­dó­na­los por­que no sa­ben lo que ha­cen.” Al fi­nal di­jo: “To­do es­tá con­su­ma­do”, ex­pi­ró y mu­rió. Era co­mo el me­dio­día; el sol se ocul­tó, to­do el país que­dó en ti­nie­blas y un gran tem­blor sa­cu­dió la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.