¿Es­tás des­pier­to?

La Opinión - Mundo Infantil - - La Opinion -

Un jo­ven dis­cí­pu­lo pre­gun­tó a su maestro: ¿Qué es vi­vir des­pier­to?

Y és­te le res­pon­dió: Sen­tir­se agra­de­ci­do por el sim­ple he­cho de es­tar vi­vo, y dar gra­cias por to­do lo que te su­ce­de en la vi­da.

-¿Por to­do?, se sor­pren­dió el jo­ven. -Sí, por to­do.

-¿In­clu­so por los in­for­tu­nios, las des­gra­cias y las pér­di­das?

Es­pe­cial­men­te por las ad­ver­si­da­des, in­sis­tió el maestro.

-¿Y eso?

-Por­que son una ma­ra­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad de apren­der, de su­pe­rar li­mi­ta­cio­nes, de ser cons­cien­tes de nues­tras som­bras, y de desa­rro­llar el po­ten­cial que lle­va­mos den­tro. En la vi­da na­da ocu­rre por ca­sua­li­dad; exis­te un plan pe­da­gó­gi­co para ca­da uno de no­so­tros. Es­ta­mos aquí para evo­lu­cio­nar, y para lo­grar­lo, ne­ce­si­ta­mos cier­tas prue­bas.

-¿Y qué me re­co­mien­das que ha­ga la pró­xi­ma vez que la vi­da me pon­ga a prue­ba?

- El an­ciano maestro son­rió y le con­tes­tó: Tú, sim­ple­men­te suelta el con­trol; rín­de­te, con­fía, y en vez de pre­gun­tar­te: ¿Por qué me es­tá su­ce­dien­do es­to?, tra­ta de sa­ber, “para qué es­tá ocu­rrien­do”. En cuan­do veas el va­lor y el sen­ti­do de lo que di­cha si­tua­ción te es­tá apor­tan­do en tu pro­ce­so de cre­ci­mien­to, son­rei­rás con com­pli­ci­dad a tu des­gra­cia.

-El jo­ven dis­cí­pu­lo no po­día en­ten­der co­mo su maestro po­día de­cir se­me­jan­tes bar­ba­ri­da­des, y com­ple­ta­men­te per­ple­jo aña­dió: -¿Có­mo po­dría yo sen­tir­me agra­de­ci­do por la muer­te de un ser que­ri­do?

-El agra­de­ci­mien­to no es por lo que te su­ce­de, sino por lo que pue­des apren­der de di­cho acon­te­ci­mien­to; y cuan­do lo ha­gas, com­pren­de­rás que to­do lo que pa­sa en tu vi­da, es pre­ci­sa­men­te lo que ne­ce­si­tas para apren­der a ser ver­da­de­ra­men­te fe­liz por ti mis­mo. Una vez su­ce­di­da la des­gra­cia o la di­fi­cul­tad, ¿de qué sir­ve que­jar­se o su­frir? Ya ha su­ce­di­do, y na­da de lo que pien­ses, di­gas o ha­gas va a cam­biar­lo…

-Eso es cier­to, di­jo el jo­ven.

-En cam­bio, con­clu­yó el maestro, si te com­pro­me­tes con apren­der de la ad­ver­si­dad, cre­ce­rás, evo­lu­cio­na­rás, y de es­te mo­do, se­rás más sa­bio…Tú, sim­ple­men­te con­cén­tra­te en apro­ve­char las cir­cuns­tan­cias que te trae la vi­da, y te ase­gu­ro, que cuan­do lo ha­gas, apren­de­rás a es­tar en paz con­ti­go mis­mo, y so­lo po­drás dar gra­cias por to­do lo que te ha su­ce­di­do; en­ten­de­rás que ha si­do pre­ci­sa­men­te lo que ne­ce­si­ta­bas para con­ver­tir­te en la me­jor per­so­na que pue­des lle­gar a ser.La fe­li­ci­dad y el agra­de­ci­mien­to son los ras­gos más ca­rac­te­rís­ti­cos de las per­so­nas des­pier­tas, y el su­fri­mien­to y la que­ja los de quie­nes si­guen dor­mi­dos.

Así co­mo pa­sa con las per­so­nas, pa­sa con los paí­ses y el pla­ne­ta, con­clu­yó el maestro. Tie­nen que pa­sar su­ce­sos que lla­ma­mos cri­sis, para que ha­ya trans­for­ma­ción, siem­pre para bien de la hu­ma­ni­dad; esa ha si­do siem­pre la his­to­ria de la evo­lu­ción del hom­bre y de las so­cie­da­des…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.