El ca­ba­lle­ro de la tris­te fi­gu­ra

La Opinión - Mundo Infantil - - Infantil -

“En un lu­gar de La Man­cha, de cu­yo nom­bre no quie­ro acor­dar­me. . .” así em­pie­za la no­ve­la “El In­ge­nio­so Hi­dal­go Don Qui­jo­te de la Man­cha”,es­cri­ta por Mi­guel de Cer­van­tes Saavedra, y con­si­de­ra­da la obra cum­bre de la lengua es­pa­ño­la; se tra­ta de una pa­ro­dia a los li­bros de ca­ba­lle­ría muy de mo­da en esa épo­ca.

Des­cri­be el mun­do ca­ba­lle­res­co bur­lo­na­men­te: en lu­gar de los habituales prín­ci­pes, ca­ba­lle­ros y al­ta no­ble­za que pro­ta­go­ni­za­ban es­tas na­rra­cio­nes, Cer­van­tes pre­sen­ta a un no­ble, po­bre y me­dio lo­co que per­te­ne­ce al seg­men­to más ba­jo de la so­cie­dad no­bi­lia­ria: un hi­dal­go de un pue­blo per­di­do de la Man­cha, quien des­pués de leer in­fi­ni­dad de no­ve­las de es­te gé­ne­ro, se sien­te ca­ba­lle­ro an­dan­te, y re­suel­ve sa­lir y em­bar­car­se en una se­rie de aven­tu­ras con su vie­jo ca­ba­llo Ro­ci­nan­te. Tie­ne co­mo fin “ir­se por to­do el mun­do con sus ar­mas y el ca­ba­llo a bus­car las aven­tu­ras y a ejer­ci­tar­se en to­do aque­llo que él ha­bía leído que los ca­ba­lle­ros an­dan­tes se ejer­ci­ta­ban, des­ha­cien­do to­do gé­ne­ro de agra­vio y po­nién­do­se en oca­sio­nes y pe­li­gro don­de, aca­bán­do­los, co­bra­se eterno nom­bre y fa­ma” (Par­te 1, cap. 1).

Alonso Qui­jano es el pro­ta­go­nis­ta de la obra que de tan­to leer no­ve­las de ca­ba­lle­ría aca­ba en­lo­que­cien­do y cre­yen­do ser un ca­ba­lle­ro an­dan­te, se nom­bra a sí mis­mo co­mo Don Qui­jo­te de la Man­cha, y de­ci­de tra­zar su pro­pio ca­mino.Cer­van­tes en tono bur­les­co pe­ro muy fi­lo­só­fi­co, des­cri­be en los de­seos de aven­tu­ra de Don Qui­jo­te, la ilu­sión por un mun­do más atrac­ti­vo y me­nos gris; nos ha­bla del amor pla­tó­ni­co, de jus­ti­cia, de la ne­ce­si­dad de rom­per con la tra­di­ción y de vi­vir co­mo si el mun­do pu­die­ra es­tar en nues­tras ma­nos, y a nues­tros pies; ha­bla de la con­quis­ta de lo di­fe­ren­te, y de la amis­tad.

Fren­te a los hé­roes jó­ve­nes y apues­tos de las no­ve­las de ca­ba­lle­rías, el au­tor nos mues­tra a un anciano lo­co que va acom­pa­ña­do de un cam­pe­sino tor­pe, de quien di­ce que tie­ne“po­ca sal en la mo­lle­ra” (Sancho Pan­za), y que va en bu­rro. Su ama­da no es una be­lla prin­ce­sa, sino una hu­mil­de al­dea­na (Al­don­za Lo­ren­zo) a la que ve por pri­me­ra vez per­si­guien­do un cer­do, y a la que se en­co­mien­da, y de­ci­de lla­mar Dul­ci­nea del To­bo­so.

Si­guien­do la pa­ro­dia, en el mun­do del Qui­jo­te, na­da es lo que es. Los mo­li­nos son gi­gan­tes, las ven­tas son cas­ti­llos, las ple­be­yas son prin­ce­sas, y los tí­te­res son mo­ros. Du­ran­te es­tas an­dan­zas los ca­mi­nos de don Qui­jo­te y Sancho Pan­za se cru­zan con otros per­so­na­jes que cuen­tan sus historias. Pe­ro no to­das las aven­tu­ras son di­ver­ti­das ni gra­cio­sas, y en al­gu­nas, don Qui­jo­te y Sancho Pan­za se con­vier­ten en los blan­cos de crue­les bur­las y en­ga­ños.Al fi­nal, don Qui­jo­te ya no es el per­so­na­je có­mi­co y bur­les­co; ven­ci­do por el de­sen­ga­ño, re­cu­pe­ra la ra­zón y mue­re.

Bre­ve re­se­ña bio­grá­fi­ca: Mi­guel de Cer­van­tes Saavedra (1547, Al­ca­lá de He­na­res (Es­pa­ña) - 22 de abril de 1616, Ma­drid), par­ti­ci­pó en la ba­ta­lla de Le­pan­to en 1571, don­de per­dió la mano iz­quier­da. Vi­vió unos años en Ita­lia, y cuan­do vol­vía a Es­pa­ña fue se­cues­tra­do por pi­ra­tas tur­cos, que lo ven­die­ron co­mo es­cla­vo en Ar­gel; per­ma­ne­ció allí has­ta 1580, cuan­do fue li­be­ra­do. Se ca­só cua­tro años des­pués con Ca­ta­li­na Sa­la­zar de Pa­la­cios, y un año des­pués pu­bli­có La Ga­la­tea; en 1605, pu­bli­có su obra maes­tra: El in­ge­nio­so hi­dal­go Don Qui­jo­te de la Man­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.