¡To­dos te­ne­mos un don!

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

¡Así es! To­dos te­ne­mos un don; una ha­bi­li­dad, al­go que nos dis­tin­gue de los de­más. Pue­des te­ner mu­chos co­no­ci­mien­tos de al­go, te­ner una fa­ci­li­dad pa­ra al­gu­na co­sa, o al­go que te gus­te ha­cer es­pe­cial­men­te… Ten­drás que me­jo­rar día a día, es­for­zar­te, tra­ba­jar du­ro… Si te gus­ta al­go, si sa­bes ha­cer­lo, si en el fon­do sa­bes que eres muy bueno en eso… Haz­lo, e in­ten­ta ser la me­jor ver­sión de ti mis­mo. ¡Tú pue­des! El Ver­da­de­ro va­lor del ani­llo: “Ven­go, maes­tro, por­que me sien­to tan po­ca co­sa que no ten­go fuer­zas pa­ra ha­cer na­da. Me di­cen que no sir­vo, que no ha­go na­da bien, que soy tor­pe y bas­tan­te ton­to. ¿Có­mo pue­do me­jo­rar? ¿Qué pue­do ha­cer pa­ra que me va­lo­ren más?

El maes­tro, sin mi­rar­lo, le di­jo: Cuán­to lo sien­to mu­cha­cho, no pue­do ayu­dar­te, de­bo re- sol­ver pri­me­ro mi pro­pio pro­ble­ma. Qui­zás des­pués... - y ha­cien­do una pau­sa agre­gó- Si qui­sie­ras ayu­dar­me tú a mí, y des­pués tal vez te pue­da ayu­dar.

En­can­ta­do, maes­tro- di­jo el jo­ven sin­tien­do sus ne­ce­si­da­des pos­ter­ga­das.

-Bien- asin­tió el maes­tro. Se qui­tó un ani­llo que lle­va­ba en el de­do pe­que­ño de la mano iz­quier­da y dán­do­se­lo al mu­cha­cho, agre­gó: to­ma el ca­ba­llo que es­tá allí afue­ra y ca­bal­ga has­ta el mer­ca­do. De­bo ven­der es­te ani­llo por­que ten­go que pa­gar una deu­da. Es ne­ce­sa­rio que ob­ten­gas por él la ma­yor su­ma po­si­ble, pe­ro no acep­tes me­nos de una mo­ne­da de oro. Ve­te y re­gre­sa con esa mo­ne­da lo más rá­pi­do que pue­das. El jo­ven to­mó el ani­llo y par­tió.

Ape­nas lle­gó, em­pe­zó a ofre­cer el ani­llo a los mer­ca­de­res. Es­tos lo mi­ra­ban con al- gún in­te­rés, has­ta que el jo­ven de­cía lo que pre­ten­día por el ani­llo. Des­pués de ofre­cer su jo­ya a mu­chas per­so­nas, abatido por su fra­ca­so, mon­tó su ca­ba­llo y re­gre­só. ¡Cuán­to hu­bie­ra desea­do el jo­ven te­ner él mis­mo esa mo­ne­da de oro! Po­dría en­ton­ces ha­bér­se­la en­tre­ga­do al maes­tro pa­ra li­be­rar­lo de su preo­cu­pa­ción y recibir su ayu­da.

-Maes­tro -di­jo- lo sien­to, no es po­si­ble con­se­guir lo que me pe­dis­te. Qui­zás pu­die­ra con­se­guir dos o tres mo­ne­das de pla­ta, pe­ro no creo que yo pue­da en­ga­ñar a na­die res­pec­to del ver­da­de­ro va­lor del ani­llo.

-Qué im­por­tan­te lo que di­jis­te, jo­ven ami­go- con­tes­tó son­rien­te el maes­tro-De­be­mos sa­ber pri­me­ro el ver­da­de­ro va­lor del ani­llo. Vuel­ve amon­tar y ve­te al jo­ye­ro. Di­le que qui­sie­ras ven­der el ani­llo y pre­gún­ta­le cuán­to te da por él. Pe­ro no im­por­ta lo que ofrez­ca, no se lo ven­das. Vuel­ve aquí con mi ani­llo.

El jo­ven vol­vió a ca­bal­gar. El jo­ye­ro exa­mi­nó el ani­llo, lo mi­ró con su lu­pa, lo pe­só y lue­go le di­jo: -Di­le al maes­tro que si lo quie­re ven­der ya, no pue­do dar­le más que 58 mo­ne­das de oro por su ani­llo. Yo sé que con tiem­po po­dría­mos ob­te­ner por él cer­ca de 70 mo­ne­das, pe­ro no sé... si la venta es ur­gen­te... el jo­ven co­rrió emo­cio­na­do a ca­sa del maes­tro a con­tar­le lo su­ce­di­do.

-Sién­ta­te -di­jo el maes­tro des­pués de es­cu­char­lo-. Tú eres co­mo es­te ani­llo: una jo­ya, va­lio­sa y úni­ca. Y di­cien­do es­to, vol­vió a po­ner­se el ani­llo en el de­do pe­que­ño de su mano iz­quier­da”.

La con­clu­sión del maes­tro es cier­ta; to­dos na­ce­mos con un don: si lo des­cu­bri­mos y de­di­ca­mos nues­tra vi­da a en­tre­nar­lo y desa­rro­llar­lo, es­te pue­de lle­var­nos a un gra­do de ex­ce­len­cia real­men­te in­creí­ble. Co­no­ce­ría­mos en­ton­ces el ver­da­de­ro va­lor del ani­llo…

Re­cuer­da: ¡Tú eres una jo­ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.