Ser buen ami­go

La Opinión - Mundo Infantil - - Tema Central -

Te­ner un ami­go y ser ami­go es una de las ex­pe­rien­cias más gra­ti­fi­can­tes que pue­des vi­vir; a lo lar­go de tu vi­da, ten­drás la opor­tu­ni­dad de co­no­cer per­so­nas en to­das las eta­pas y si­tua­cio­nes, con las que ten­drás re­la­cio­nes cer­ca­nas de com­pren­sión y em­pa­tía, que apor­ta­rán una di­men­sión es­pe­cial a tus días. Ya el fi­ló­so­fo grie­go Aris­tó­te­les de­cía: “El ami­go es otro yo. Sin la amis­tad el hom­bre no pue­de ser fe­liz”, pues des­de siem­pre, la amis­tad ha si­do con­si­de­ra­da una de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les más im­por­tan­tes que pue­de te­ner el ser hu­mano, y cum­ple con una fun­ción de apo­yo que per­mi­te ge­ne­rar sen­ti­mien­tos de acep­ta­ción per­so­nal y so­cial.

Pe­ro no to­das las per­so­nas que co­no­ces o con las que sim­pa­ti­zas lle­gan a te­ner esa cer­ca­nía es­pe­cial que la ver­da­de­ra amis­tad per­mi­te, pues es­ta es un ti­po de re­la­ción di­fe­ren­te a las de­más; sim­ple­men­te, y des­de el ini­cio, la re­la­ción co­mien­za a cre­cer a par­tir de que la otra per­so­na te re­sul­te sim­pá­ti­ca y agra­da­ble; lo de­más lo va crean­do el tiem­po.

La amis­tad tie­ne as­pec­tos es­pe­cia­les que di­fí­cil­men­te se en­cuen­tran en otras re­la­cio­nes co­mo las amo­ro­sas, las fa­mi­lia­res, las la­bo­ra­les… Ca­da una de ellas tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des y su im­por­tan­cia; se­rán tam­bién fun­da­men­ta­les pa­ra tu cre­ci­mien­to, pa­ra sen­tir­te bien con­ti­go mis­mo y pa­ra en­ca­jar ade­cua­da­men­te en las di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des que la vi­da te brin­de.

Des­de tu épo­ca de es­tu­dian­te pue­des te­ner un gru­po am­plio de amis­ta­des con las que com­par­tes y dis­fru­tas; te­ner ami­gos su­po­ne con­tar con ac­ti­vi­da­des pa­ra ha­cer, par­ti­ci­par y pro­po­ner pla­nes, com­par­tir ex­pe­rien­cias, es­cu­char y dar con­se­jos, in­ter­ac­tuar con­ti­nua­men­te con otras per­so­nas y te­ner una vi­da mu­cho más ac­ti­va, … ¡Te­ner ami­gos es una no­ta!

La sen­sa­ción de bie­nes­tar que el com­par­tir con tus ami­gos te ge­ne­ra es el re­sul­ta­do de la las en­dor­fi­nas que tu ce­re­bro se­gre­ga, tam­bién lla­ma­das “hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad”, y son muy be­ne­fi­cio­sas pa­ra tu sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Co­mo ves, la fun­ción de las re­la­cio­nes de ver­da­de­ra amis­tad, van mu­cho más allá del gru­pi­to o del “com­pin­che”: fí­si­ca­men­te son sa­lu­da­bles, te brin­dan ale­gría, en­tu­sias­mo, y sen­ti­do de per­te­nen­cia a un con­jun­to que ele­va tu au­toes­ti­ma. Te sien­tes im­por­tan­te per­te­ne­cien­do ac­ti­va­men­te a un gru­po de ami­gos don­de re­ci­bes y pro­po­nes pla­nes, ideas, con­se­jos, y com­par­tes vi­ven­cias…

Pe­ro siem­pre hay un gru­po más re­du­ci­do de per­so­nas a las que con­si­de­ras tus ver­da­de­ros ami­gos; son aque­llos con los que te iden­ti­fi­cas más, y com­par­tes gus­tos, pla­nes y me­tas. En es­te ca­so, la cer­ca­nía es ma­yor, y por lo tan­to, el res­pe­to y el apo­yo son fun­da­men­ta­les; se di­ce que la ver­da­de­ra amis­tad pue­de con­ver­tir­se en la me­jor me­di­ci­na pues trans­mi­te mu­chos efec­tos po­si­ti­vos en el or­ga­nis­mo, dis­mi­nu­ye los im­pac­tos ne­ga­ti­vos, y ace­le­ra la re­cu­pe­ra­ción de las en­fer­me­da­des.

Co­mo com­pro­mi­so de es­te mes te pro­po­ne­mos que re­vi­ses tus re­la­cio­nes de amis­tad, y que, al iden­ti­fi­car tus ver­da­de­ros ami­gos, va­lo­res y en­ri­quez­cas ese víncu­lo; de­bes pro­te­ger­lo con­tra los ma­los en­ten­di­dos; y na­da de en­vi­dias ni ofen­sas, pa­ra que lo­gres que es­tén pre­sen­tes y cer­ca­nos du­ran­te to­da tu vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.