La ver­da­de­ra ri­que­za

La Opinión - Mundo Infantil - - Portada -

Hoy que­re­mos con­tar­te so­bre el con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal Ken­ji Yo­koi, quien es­tu­vo ha­ce po­co en nues­tra ciu­dad, y se hi­zo fa­mo­so por el dis­cur­so que pro­nun­ció en un even­to de jó­ve­nes em­pren­de­do­res de la Cá­ma­ra Ju­nior en Bo­go­tá; Yo­koi na­ció en Co­lom­bia, hi­jo de pa­dre ja­po­nés y ma­dre co­lom­bia­na; se crio en­tre Bo­go­tá, Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca, lu­ga­res don­de vi­vió por el tra­ba­jo de su pa­dre; des­pués la fa­mi­lia se mu­dó a Ja­pón, don­de él vi­vió has­ta los 24 años, pe­ro pa­sa­ba las va­ca­cio­nes en Bo­go­tá, jun­to a sus abue­los y ami­gos.

A los 16 años, Yo­koi co­men­zó a es­tu­diar Cien­cias Re­li­gio­sas y Tra­ba­jo So­cial vin­cu­la­do con la co­mu­ni­dad pres­bi­te­ria­na, y to­mó la de­ci­sión de re­gre­sar a Co­lom­bia pa­ra ayu­dar; des­cu­brió que la me­jor ma­ne­ra de ayu­dar a los po­bres no era re­ga­lán­do­les na­da, sino in­cul­cán­do­les un cam­bio en su men­ta­li­dad; al prin­ci­pio la gen­te pre­fe­ría ir don­de les da­ban ro­pa o co­mi­da; en sus ini­cios co­mo con­fe­ren­cis­ta na­die le ha­cía ca­so; po­co a po­co, con su char­la ins­pi­ra­do­ra co­men­zó a ga­nar fa­ma co­mo con­fe­ren­cis­ta mo­ti­va­cio­nal, ex­po­nien­do exi­to­sa­men­te lo me­jor de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa y la co­lom­bia­na: la dis­ci­pli­na del ja­po­nés y la ale­gría y per­se­ve­ran­cia del co­lom­biano. El pri­mer vi­deo subido a You­Tu­be por Yo­koi es la con­fe­ren­cia ti­tu­la­da Mi­tos y men­ti­ras de Ja­pón y Co­lom­bia, ba­sa­do en sen­ci­llos va­lo­res de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa con­tras­ta­dos con la cul­tu­ra del co­lom­biano y con sus pro­pias vi­ven­cias en­tre Ja­pón y Co­lom­bia.

Va­lién­do­se de ada­gios ja­po­ne­ses co­mo “Des­co­no­cer una ver­dad me ha­ce es­cla­vo de una men­ti­ra”, Yo­koi desa­rro­lla sus con­fe­ren­cias, ba­sán­do­se en aca­bar con los mi­tos que, se­gún él, blo­quean la men­ta­li­dad pro­gre­si­va del la­tino.“Los ja­po­ne­ses no son in­te­li­gen­tes, eso es un mi­to. Ellos son igua­les a los co­lom­bia­nos; la di­fe­ren­cia es cul­tu­ral,

no les in­tere­sa ser más in­te­li­gen­tes que otro pue­blo, sino dis­ci­pli­na­dos; la dis­ci­pli­na tar­de o tem­prano ven­ce­rá a la in­te­li­gen­cia”. Y agre­ga: “el co­lom­biano sí es in­te­li­gen­te, tie­ne una gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a si­tua­cio­nes y lu­ga­res, es crea­ti­vo, pe­ro le fal­ta la dis­ci­pli­na”. Otro mi­to que echa por tie­rra Yo­koi se re­fie­re a la ri­que­za de los ja­po­ne­ses y la po­bre­za de los co­lom­bia­nos. Afir­ma que Ja­pón no tie­ne ri­que­zas mi­ne­ra­les sino hu­ma­nas; Co­lom­bia po­see ri­que­zas ma­te­ria­les pe­ro el re­cur­so hu­mano no se va­lo­ra a sí mis­mo.

Ha dic­ta­do con­fe­ren­cias en mu­chos paí­ses, y sus enseñanzas tie­nen mi­les de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les; en ellas ha­bla de la cohe­ren­cia y de la in­te­gri­dad de una na­ción, con un ejem­plo: Yo vol­vía de la es­cue­la, y pa­sé por el sem­bra­do de la se­ño­ra Ki­mo­to, nues­tra ve­ci­na. Allí te­nía una ca­ja de car­tón lle­na de ve­ge­ta­les, con sus pre­cios, al la­do, un co­fre con di­ne­ro, pe­ro ella no es­ta­ba. Yo me que­de allí pa­ra cui­dar­lo mien­tras ella vol­vía, pe­ro ella no lle­gó. Eso se ven­de so­lo, la gen­te pa­ga y si ne­ce­si­ta to­ma su cam­bio, ella re­gre­sa por la no­che y to­ma su di­ne­ro. Allí no hay ladrones.

“En Ja­pón, la gen­te de­mues­tra su in­te­li­gen­cia guar­dan­do prin­ci­pios des­de ni­ños”, le en­se­ñó su pa­dre. Yo te­nía un con­cep­to dis­tin­to de la in­te­li­gen­cia, más cer­cano con “la ma­li­cia in­dí­ge­na”, di­jo mi pa­dre: ¡eso no es in­te­li­gen­cia! Si las per­so­nas ro­ban, la se­ño­ra Ki­mo­to ten­dría que con­tra­tar a al­guien pa­ra que le cui­de pues ella es­tá ocu­pa­da cul­ti­van­do; eso en­ca­re­ce­ría sus pro­duc­tos, y se con­vier­te en una in­men­sa bo­la de nie­ve que nos aplas­ta­rá. Ja­pón des­cu­brió que su ri­que­za no es el oro, el pe­tró­leo ni las es­me­ral­das; su ver­da­de­ra ri­que­za es la gen­te y sus prin­ci­pios; ¡ésa es la ver­da­de­ra ri­que­za de una na­ción”!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.