¡Pi­las con lo que co­mes!

La Opinión - Mundo Infantil - - Infantil -

El pe­so en ni­ños y ado­les­cen­tes se ha con­ver­ti­do ac­tual­men­te en un pro­ble­ma que preo­cu­pa a las or­ga­ni­za­cio­nes de la salud, a ni­vel mun­dial; más de 43 mi­llo­nes de ni­ños es­tán su­frien­do de so­bre pe­so, y mu­chos de ellos es­tán ca­ta­lo­ga­dos co­mo obe­sos, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud. Hoy que­re­mos pro­po­ner­te es­te te­ma co­mo re­fle­xión pa­ra com­par­tir con tus com­pa­ñe­ros de co­le­gio: ¿Co­mes mu­cha co­mi­da cha­ta­rra?

Por­que no so­lo una die­ta inade­cua­da es la cau­sa de es­te au­men­to de pe­so; los es­tu­dio­sos del te­ma afir­man que la es­ca­sa ac­ti­vi­dad fí­si­ca, y los cam­bios en los com­por­ta­mien­tos so­cia­les tam­bién afec­tan a los me­no­res. Al con­tra­rio de la ma­yo­ría de los adul­tos, los ni­ños y ado­les­cen­tes no pue­den ele­gir el en­torno en el que vi­ven ni los ali­men­tos que con­su­men. Asi­mis­mo, tie­nen una ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da pa­ra com­pren­der las con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo de sus há­bi­tos ali­men­ti­cios. Por con­si­guien­te, ne­ce­si­tan una aten­ción es­pe­cial en la lu­cha con­tra la epi­de­mia de obe­si­dad.

Ac­tual­men­te se cree que un ni­ño gor­do es un ni­ño bien ali­men­ta­do, pe­ro es un error; di­fe­ren­tes es­tu­dios de­mues­tran que los ni­ños ac­tual­men­te in­gie­ren más ca­lo­rías pe­ro de peor ca­li­dad que los pe­que­ños de ha­ce años. El pro­ble­ma es que en la die­ta mo­der­na pre­do­mi­na la co­mi­da “ba­su­ra”, que so­lo apor­ta ca­lo­rías va­cías, sin nu­trien­tes. Es la lla­ma­da co­mi­da cha­ta­rra, tan sa­bro­sa y pro­vo­ca­ti­va, a la que en mu­chas opor­tu­ni­da­des acu­des pa­ra dis­fru­tar­la, has­ta con­ver­tir­la en cos­tum­bre que aten­ta en con­tra de tu salud.

En el pa­sa­do los ni­ños so­lían ir ca­mi­nan­do a la es­cue­la y en su tiem­po de ocio ju­ga­ban al ai­re li­bre. Ac­tual­men­te la ma­yo­ría pa­sa­mu­cho tiem­po de­lan­te de la te­le­vi­sión, con los vi­deo­jue­gos o en ac­ti­vi­da­des pa­si­vas; tan­to es así, que de­di­can en­tre 2 y 5 ho­ras al día a la tec­no­lo­gía, per­ma­ne­cien­do más tiem­po sen­ta­dos; pe­ro la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, y la ten­sión que la ma­yo­ría de vi­deo­jue­gos pro­du­ce, au­men­ta el ni­vel de es­trés y an­sie­dad, re­du­ce la ca­li­dad del sue­ño y obs­ta­cu­li­za el desa­rro­llo mus­cu­lar.

Un ni­ño gor­do su­fre las con­se­cuen­cias de há­bi­tos de vi­da inade­cua­dos de los pa­dres; la obe­si­dad de los pro­ge­ni­to­res con­di­cio­na el pe­so cor­po­ral de los hijos; los fac­to­res ge­né­ti­cos tam­bién in­flu­yen pues se es­ti­ma que más de la mi­tad de los ca­sos tie­nen un com­po­nen­te he­re­di­ta­rio; la obe­si­dad es una en­fer­me­dad si­len­cio­sa que pue­de te­ner enor­mes re­per­cu­sio­nes pa­ra la salud, so­bre to­do a lar­go pla­zo; sue­le afec­tar el equi­li­brio me­ta­bó­li­co de los ni­ños, con ex­ce­so de gra­sa al­re­de­dor de la zo­na ab­do­mi­nal; los pe­que­ños obe­sos tie­nen un ries­go ma­yor de te­ner el co­les­te­rol y los tri­gli­cé­ri­dos al­tos, tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de pa­de­cer in­to­le­ran­cia a la glu­co­sa, dia­be­tes, hi­per­ten­sión, pro­ble­mas del co­ra­zón o en­fer­me­da­des ce­re­bro­vas­cu­la­res en la edad adul­ta.

Co­mo si lo an­te­rior fue­ra po­co, los ni­ños obe­sos sue­len te­ner una ba­ja au­to­es­ti­ma, sin­tién­do­se aver­gon­za­dos de su as­pec­to; su au­to­per­cep­ción afec­ta las re­la­cio­nes con los de­más ya que a ve­ces se sien­ten re­cha­za­dos y ex­clui­dos del gru­po de ami­gos, por lo que el ries­go de de­pri­mir­se au­men­ta.

¡Pi­las con lo que co­mes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.