La fe­li­ci­dad

“Fe­li­ci­dad no es ha­cer lo que uno quie­re sino que­rer lo que uno ha­ce”.

La Opinión - Mundo Infantil - - Educar En Valores - Jean Paul Sar­tre

El ri­co y el za­pa­te­ro

Ha­bía una vez un za­pa­te­ro muy la­bo­rio­so, cu­yo úni­co en­tre­te­ni­mien­to era re­pa­rar los za­pa­tos que sus clien­tes le lle­va­ban.

Sin em­bar­go, tan­to dis­fru­ta­ba el hom­bre de su tra­ba­jo que, amén de que só­lo le al­can­za­ba pa­ra lo jus­to, can­ta­ba de fe­li­ci­dad ca­da vez que ter­mi­na­ba un en­car­go y con la sa­tis­fac­ción del de­ber cum­pli­do, dor­mía plá­ci­da­men­te to­das las no­ches.

El za­pa­te­ro te­nía un ve­cino que por el con­tra­rio era un hom­bre abun­dan­te­men­te ri­co, al que ade­más le mo­les­ta­ba un po­co los cán­ti­cos dia­rios del la­bo­rio­so hom­bre.

Un día el ri­co no pu­do más y se de­ci­dió a abor­dar al za­pa­te­ro. No en­ten­día la cau­sa de su fe­li­ci­dad y al ser re­ci­bi­do en la puer­ta del hu­mil­de za­pa­te­ro pre­gun­tó a su due­ño:

-Ven­ga acá buen hom­bre, dí­ga­me us­ted ¿cuán­to ga­na al día? ¿Aca­so es la ri­que­za la cau­sa de su des­bor­da­da fe­li­ci­dad?

-Pues mi­re ve­cino –con­tes­tó el za­pa­te­ro, -por mu­cho que tra­ba­jo so­lo ob­ten­go unas mo­ne­das dia­rias pa­ra vi­vir con lo jus­to. Soy po­bre, por lo que la ri­que­za no es mo­ti­vo de na­da en mi vi­da.

-Eso pen­sé y ven­go a con­tri­buir a su fe­li­ci­dad –di­jo el ri­co, mien­tras ex­ten­día al za­pa­te­ro una bolsa lle­na de mo­ne­das de oro.

El za­pa­te­ro no se lo po­día creer. Ha­bía pa­sa­do de la po­bre­za a la ri­que­za en so­lo se­gun­dos y, lue­go de agra­de­cer al ri­co, guar­dó con ce­lo su for­tu­na ba­jo su ca­ma.

Sin em­bar­go, las mo­ne­das hi­cie­ron que na­da vol­vie­se a ser igual en la vi­da del tra­ba­ja­dor hom­bre.

Co­mo aho­ra te­nía al­go muy va­lio­so que cui­dar, ya no dor­mía tan plá­ci­da­men­te, an­te el te­mor cons­tan­te de que al­guien irrum­pie­se pa­ra ro­bar­le.

Asi­mis­mo, por dor­mir mal ya no te­nía las mis­mas ener­gías pa­ra afron­tar con ga­nas el tra­ba­jo dia­rio y mu­cho me­nos pa­ra can­tar de fe­li­ci­dad.

Tan te­dio­sa se vol­vió su vi­da de re­pen­te, que a los po­cos días de ha­ber re­ci­bi­do di­cha for­tu­na de su ve­cino acu­dió a de­vol­ver­la.

Los ojos del hom­bre ri­co no da­ban cré­di­to a lo que su­ce­día.

- ¿Có­mo que re­cha­za tal for­tu­na? –in­te­rro­gó al za­pa­te­ro. - ¿Aca­so no dis­fru­ta el ser ri­co?

-Vea ve­cino –con­tes­tó el za­pa­te­ro, -an­tes de te­ner esas mo­ne­das en mi ca­sa era un hom­bre real­men­te fe­liz que ca­da ma­ña­na se le­van­ta­ba lue­go de dor­mir plá­ci­da­men­te pa­ra en­fren­tar con en­tu­sias­mo y ener­gía su tra­ba­jo dia­rio. Tan fe­liz era que in­clu­so can­ta­ba ca­da vez que po­día. Des­de que re­ci­bí esas mo­ne­das ya na­da es igual, pues so­lo vi­vo preo­cu­pa­do por pro­te­ger la for­tu­na y ni tan si­quie­ra ten­go tran­qui­li­dad pa­ra dis­fru­tar­la. Por tan­to, gra­cias, pe­ro pre­fie­ro vi­vir co­mo has­ta aho­ra.La reac­ción del za­pa­te­ro sor­pren­dió enor­me­men­te al hom­bre ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.