Los vol­ca­nes

La Opinión - Mundo Infantil - - Planeta Maravilloso -

La tie­rra es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to, for­man­do ca­de­nas de mon­ta­ñas que emer­gen, a ve­ces li­ga­das a erup­cio­nes vol­cá­ni­cas, re­sul­ta­do del mo­vi­mien­to de las pla­cas tec­tó­ni­cas. Una pla­ca tec­tó­ni­ca es un frag­men­to de la cor­te­za te­rres­tre su­per­fi­cial que se des­pla­za co­mo un blo­que rí­gi­do. A ni­vel glo­bal la cor­te­za te­rres­tre es­tá di­vi­di­da en 14 pla­cas tec­tó­ni­cas.

El nú­cleo te­rres­tre es­tá for­ma­do por mi­ne­ra­les y pie­dras en es­ta­do “líquido”, que de­bi­do a al­tas tem­pe­ra­tu­ras se fun­den y se de­rri­ten; es­te ma­te­rial ca­lien­te o mag­ma sube len­ta­men­te ha­cia la su­per­fi­cie te­rres­tre y se amon­to­na en cá­ma­ras sub­te­rrá­neas lla­ma­das cá­ma­ras de mag­ma.

Un vol­cán es una aber­tu­ra en la cor­te­za te­rres­tre que permite el es­ca­pe de ro­ca de­rre­ti­da, ga­ses y es­com­bros has­ta la su­per­fi­cie. Acu­mu­la­do en es­tas cá­ma­ras, el mag­ma sube a tra­vés de las chi­me­neas que se han crea­do con la ro­tu­ra de la su­per­fi­cie y es ex­pul­sa­do al ex­te­rior, len­ta­men­te o a tra­vés de vio­len­tas ex­plo­sio­nes. Las erup­cio­nes vol­cá­ni­cas sue­len ir acom­pa­ña­dos de te­rre­mo­tos, que rom­pen la su­per­fi­cie te­rres­tre y son de­to­nan­tes de la sa­li­da del mag­ma.

Una erup­ción vol­cá­ni­ca pue­de arro­jar la­va y es­com­bros que pue­den des­pla­zar­se a una ve­lo­ci­dad de has­ta 100 mph, des­tru­yen­do to­do a su pa­so; igual­men­te, la ce­ni­za vol­cá­ni­ca pue­de des­pla­zar­se por cien­tos de mi­llas y pro­vo­car gra­ves pro­ble­mas de sa­lud.

Hay vol­ca­nes ex­tin­tos, que no en­tra­rán más en erup­ción; vol­ca­nes ac­ti­vos que es­tán en po­si­bi­li­dad de erup­ción, yvol­ca­nes dur­mien­tes, que son una mez­cla de los dos an­te­rio­res, no es­tán apa­ga­dos, pe­ro tam­po­co ac­ti­vos Se man­tie­nen ca­lien­tes, dan­do “se­ña­les de vi­da” a tra­vés de aguas ter­ma­les o fu­ma­ro­las.

Las erup­cio­nes vol­cá­ni­cas pue­den ser fuer­tes y vio­len­tas, mez­clas de ga­ses y mag­ma líquido. La su­per­fi­cie se res­que­bra­ja y se des­pren­de gran can­ti­dad de ce­ni­za a la at­mós­fe­ra; hay otras con ex­pul­sión de la­va que se des­li­za por la su­per­fi­cie sin ex­plo­sio­nes.

Otro ti­po de erup­ción ex­pul­sa un mag­ma flui­do con pe­da­zos in­can­des­cen­tes y con gran­des ex­plo­sio­nes ga­seo­sas; y nu­bes ar­dien­tes que a me­di­da que se en­frían ha­cen “llo­ver” ce­ni­za, que pue­den ocul­tar ciu­da­des en­te­ras.

Exis­ten tam­bién vol­ca­nes sub­ma­ri­nos: es­tas erup­cio­nes ex­pul­san gran can­ti­dad de ga­ses tó­xi­cos, son cau­san­tes de la pér­di­da de flo­ra y fau­na de la zo­na afec­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.