La acep­ta­ción

La tor­tu­ga y el águila

La Opinión - Mundo Infantil - - Educar En Valores -

Ha­bía una vez una tor­tu­ga muy in­con­for­me con la vi­da que le ha­bía to­ca­do, y que en con­se­cuen­cia no ha­cía otra co­sa que la­men­tar­se. Es­ta­ba real­men­te har­ta de an­dar len­ta­men­te por to­do el mun­do, con su ca­pa­ra­zón a cues­tas. Su más pro­fun­do de­seo era po­der vo­lar a gran ve­lo­ci­dad y dis­fru­tar de la tie­rra des­de las al­tu­ras, tal y co­mo ha­cían otras cria­tu­ras.

Un día un águila la so­bre­vo­ló a muy ba­ja al­tu­ra y sin pen­sár­se­lo dos ve­ces la tor­tu­ga le pi­dió que la ele­va­ra por los ai­res y la en­se­ña­se a vo­lar.

Ex­tra­ña­da el águila ac­ce­dió al pe­di­do de lo que le pa­re­ció una ex­tra­ña tor­tu­ga y la atra­pó con sus po­de­ro­sas ga­rras, pa­ra ele­var­la a la al­tu­ra de las nu­bes.

La tor­tu­ga es­ta­ba ma­ra­vi­lla­da con aque­llo. Era co­mo si es­tu­vie­se vo­lan­do por sí mis­ma y pen­só que de­bía es­tar ma­ra­vi­llan­do y sien­do la en­vi­dia del res­to de los ani­ma­les te­rres­tres, que siem­pre la mi­ra­ban con cier­ta com­pa­sión por la len­ti­tud de sus des­pla­za­mien­tos.

-Si pu­die­ra ha­cer­lo por mí mis­ma –pen­só. –Águila, vi có­mo vue­las, aho­ra dé­ja­me ha­cer­lo por mí mis­ma –le pi­dió al ave.

Más ex­tra­ña­da que al ini­cio el águila le ex­pli­có que una tor­tu­ga no es­ta­ba he­cha pa­ra vo­lar. No obs­tan­te, tan­ta fue la in­sis­ten­cia de la tor­tu­ga, que el águila de­ci­dió sol­tar­la, so­lo pa­ra ver có­mo el ani­mal te­rres­tre caía a gran ve­lo­ci­dad y se ha­cía tri­zas con­tra una ro­ca. Mien­tras des­cen­día, la tor­tu­ga ha­bía com­pren­di­do su error, pe­ro ya era tar­de.

“El que mi­ra al ex­te­rior pa­sa la vi­da soñando. El que mi­ra a su in­te­rior, des­pier­ta”. Fi­lo­so­fía po­pu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.