Nues­tra be­lla ciu­dad

La Opinión - Mundo Infantil - - Tema Central -

An­tes del te­rre­mo­to que des­tru­yó la ciu­dad en 1875, Cú­cu­ta te­nía ca­lles y ave­ni­das an­chas y bien tra­za­das; al ser re­cons­trui­da, si­guien­do el di­se­ño del in­ge­nie­ro Francisco de Pau­la An­dra­de Tro­co­nis con­ser­vó el mis­mo si­tio y con la mis­ma or­ga­ni­za­ción to­do lo re­la­ti­vo al cen­tro de la ciu­dad, la ca­te­dral de San Jo­sé, ubi­ca­da fren­te al par­que San­tan­der, si­tua­do en­tre las ca­lles 10 y 11, y las ave­ni­das 5ª y 6ª, cen­tro co­mer­cial, ban­ca­rio, y de ne­go­cios de la ca­pi­tal de Nor­te de San­tan­der.

La no­men­cla­tu­ra de una ciu­dad mues­tra la or­ga­ni­za­ción y nu­me­ra­ción de las ca­lles y ave­ni­das, y nos orien­ta pa­ra lle­gar jus­to a la di­rec­ción a la que que­re­mos lle­gar; in­di­ca los lu­ga­res, la evo­lu­ción y el desa­rro­llo de sus ne­ce­si­da­des; nos per­mi­te co­no­cer­la, di­fe­ren­ciar­la y apre­ciar­la; po­si­bi­li­ta una re­la­ción cer­ca­na en­tre ella y sus ha­bi­tan­tes que co­no­cen sus vir­tu­des y ca­ren­cias, con la es­pe­ran­za de que al ser co­no­ci­das pue­dan ser re­me­dia­das en el cor­to pla­zo; igual­men­te ge­ne­ra en sus ha­bi­tan­tes la crea­ción de un la­zo es­tre­cho de iden­ti­dad y per­te­nen­cia con ella; y ya, des­pués de re­co­rrer­la iden­ti­fi­can­do sus ca­lles, par­ques y mo­nu­men­tos car­ga­dos de his­to­ria, se vuel­ve im­po­si­ble no amar­la y no vin­cu­lar­se con ella, agra­de­cien­do su en­torno ama­ble, sus be­llos ár­bo­les que nos dan som­bra y fres­cu­ra, sus ave­ni­das y ca­lles am­plias, y to­do el con­jun­to de ur­ba­ni­za­cio­nes y cons­truc­cio­nes que la de­fi­nen y la di­fe­ren­cian de las de­más.

Nues­tra ciu­dad es­tá en­mar­ca­da en­tre ave­ni­das que van en di­rec­ción orien­te a oc­ci­den­te, y ca­lles que van de sur a nor­te; con­ser­va unos tra­za­dos per­fec­tos en sus manzanas de pro­por­cio­nes clá­si­cas. Pa­ra ha­cer un re­co­no­ci­mien­to, de­be­mos par­tir del cru­ce de la ave­ni­da Ce­ro con ca­lle pri­me­ra; de ahí en ade­lan­te las di­rec­cio­nes au­men­tan sus nú­me­ros al ale­jar­se del cen­tro, y se les agre­gan las le­tras N pa­ra in­di­car nor­te o E, pa­ra ad­ver­tir que va­mos ha­cia el es­te. Cú­cu­ta es­tá di­vi­di­da por la Dia­go­nal San­tan­der, vía que la atra­vie­sa dia­go­nal­men­te y une la au­to­pis­ta a San An­to­nio del Tá­chi­ra con la glo­rie­ta de San Ma­teo y a es­ta con la glo­rie­ta de la Ter­mi­nal de Trans­por­te don­de na­ce la vía que nos lle­va ha­cia Juan Ata­la­ya y el mu­ni­ci­pio de El Zu­lia.

La ave­ni­da Ce­ro, ini­cia en el Ca­nal Bogotá en el nor­te, y en su otro ex­tre­mo sube por el puen­te so­bre el río Pam­plo­ni­ta, y lle­ga a la glo­rie­ta Gar­cía-He­rre­ros; de allí par­te la ca­rre­te­ra que lle­ga a la au­to­pis­ta In­ter­na­cio­nal por el sec­tor de Lo­mi­tas, co­nec­tan­do di­rec­ta­men­te con el cen­tro de la ciu­dad.

La mar­gen iz­quier­da del río Pam­plo­ni­ta es­tá mar­ca­da en to­da su ex­ten­sión por la ave­ni­da Los Li­ber­ta­do­res, am­plia, y be­lla­men­te som­brea­da, que ro­dea pe­ri­fé­ri­ca­men­te la ciu­dad, y ha da­do ca­bi­da a nu­me­ro­sas ur­ba­ni­za­cio­nes re­si­den­cia­les que la em­be­lle­cen. En es­ta ave­ni­da, en­tre los puen­tes San Ra­fael, Elías M. So­to y San Luis, dis­fru­ta­mos de un aco­ge­dor pa­seo lla­ma­do El Ma­le­cón, que dis­tin­gue e iden­ti­fi­ca la ciu­dad co­mo aco­ge­do­ra y ama­ble; es­te si­tio es pre­fe­ri­do por la ju­ven­tud pa­ra pa­sear en las ca­lien­tes no­ches cu­cu­te­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.