“Los me gus­ta” on­li­ne

La Opinión - Mundo Infantil - - Maquillaje Digital -

¿ Es­tás pen­dien­te de la opi­nión de tus ami­gos en in­ter­net? ¿De­pen­des de sus co­men­ta­rios pa­ra mos­trar­te tal co­mo eres, o cam­bias pa­ra gus­tar­les y re­ci­bir su apro­ba­ción?

Hoy que es­ta­mos ce­le­bran­do el Ha­llo­ween tie­nes dis­cul­pa pa­ra usar ca­re­ta, pa­ra mos­trar­te di­fe­ren­te, o pa­ra asus­tar a tus ami­gui­tos; pe­ro to­dos los días, te­ner amis­ta­des vir­tua­les no es ex­cu­sa pa­ra fin­gir una per­so­na­li­dad que no tie­nes en la vi­da real. ¡Mués­tra­te co­mo eres! Va­les mu­cho, y pue­des me­jo­rar ca­da día, pe­ro de ver­dad, no en for­ma di­gi­tal.

A los pe­li­gros que pa­ra la ju­ven­tud im­pli­ca ac­tual­men­te la ne­ce­si­dad de es­tar siem­pre “co­nec­ta­do”, aho­ra se agre­ga el de­seo de mos­trar­se fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te di­fe­ren­tes, con ca­pa­ci­da­des y ras­gos de per­so­na­li­dad que no se tie­nen… ¿Por qué?

En el ca­so de que se muestran son fo­tos, ya sea sel­fies o to­ma­das por otras per­so­nas, muy po­cos de los que po­san acep­tan que­dar tal co­mo sa­lie­ron… ¡ pa­ra eso hay ayu­das en photo shop! Y en­ton­ces en­vían sus fo­tos re­to­ca­das, tal y co­mo qui­sie­ran ser… ¿ Pe­ro qué sen­ti­do tie­ne? Al­gu­nas imá­ge­nes su­fren una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción, co­mo si se tra­ta­ra de una ci­ru­gía fa­cial; no po­de­mos lle­gar a te­ner una ima­gen y una per­so­na­li­dad on­li­ne di­fe­ren­te de lo que real­men­te so­mos.

To­dos que­re­mos me­jo­rar, y de­be­mos tra­tar de ha­cer­lo real­men­te; ¿ si te mues­tras en in­ter­net con de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, es por­que qui­sie­ras te­ner­las, o es pa­ra des­pis­tar? Por­que si quie­res ser así, y son con­di­cio­nes que te fa­vo­re­ce­rían, pue­des tra­tar de lo­grar­lo; pe­ro si tu in­ten­ción es so­lo de “pan­ta­llear”, es una gran fa­lla…

No pue­des de­pen­der de los “me gus­ta”, ni de los co­men­ta­rios ya sean de apro­ba­ción, de crí­ti­cas, o bur­las; tú eres una per­so­na va­lio­sa y au­tén­ti­ca, sin ne­ce­si­dad de “fa­cha­das es­pe­cia­les” por es­tar de­mos­tran­do na­da pa­ra ser acep­ta­do y adu­la­do. ¡No lo ne­ce­si­tas! Y nun­ca en­tres, am­pa­ra­do en el ano­ni­ma­to, en el jue­go cruel del ma­to­neo vir­tual pa­ra des­apro­bar, bur­lar­te o ha­blar mal de los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.