Sabías que...

La Opinión - Mundo Infantil - - Halloween -

La la­gu­na de Gua­ta­vi­ta es­tá a 75 km de la ca­pi­tal co­lom­bia­na; el ac­tual mu­ni­ci­pio de Gua­ta­vi­ta, fue cons­trui­do ha­ce 42 años pa­ra re­em­pla­zar al an­ti­guo pue­blo que que­dó in­mer­so en las aguas del em­bal­se de To­mi­né, el cual ge­ne­ra ener­gía y par­te del agua que se con­su­me en Bo­go­tá.

Gua­ta­vi­ta, la la­gu­na sa­gra­da, geo­grá­fi­ca y le­gal­men­te per­te­ne­ce al mu­ni­ci­pio de Ses­qui­lé; era el si­tio ce­re­mo­nial en el que los in­dí­ge­nas ado­ra­ban a Chie, su dio­sa del agua, por me­dio de fas­tuo­sas ce­re­mo­nias que ori­gi­na­ron la le­yen­da de El Do­ra­do.

Di­ce es­ta le­yen­da que el ca­ci­que muis­ca lle­ga­ba acom­pa­ña­do de cua­tro sa­cer­do­tes en una bal­sa de ma­de­ra a Gua­ta­vi­ta; an­tes de su­mer­gir­se era im­preg­na­do en oro, y la bal­sa car­ga­da con los te­so­ros que se re­co­gían de la co­mu­ni­dad, con el fin de aban­do­nar­los en el agua co­mo ofren­da y sím­bo­lo de ado­ra­ción.

Pa­ra los na­ti­vos de Gua­ta­vi­ta el tra­ba­jo en oro no re­pre­sen­ta­ba va­lor eco­nó­mi­co sino una for­ma de acer­car­se a sus dio­ses.

Se di­ce que es­ta his­to­ria lle­gó a oí­dos de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, quie­nes or­ga­ni­za­ron ex­pe­di­cio­nes pa­ra lle­var­se las jo­yas pre­cio­sas allí en­te­rra­das; y que en uno de los pri­me­ros sa­queos or­de­na­dos por Fe­li­pe

II a Gua­ta­vi­ta se ex­tra­je­ron 14 car­gas de oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.