Man­te­ner la pa­la­bra em­pe­ña­da

La Opinión - Mundo Infantil - - La Opinión -

Éra­se una vez, un jo­ven cam­pe­sino que se en­con­tra­ba ex­tra­via­do en me­dio de un bos­que. Des­pués de mu­cho ca­mi­nar, el jo­ven­zue­lo se en­con­tró a ori­llas de un río con un duen­de muy sim­pá­ti­co.

“Buen día, jo­ven. Si ma­tas a ese oso de­trás de ti, no que­da­rá du­da de lo va­lien­te que eres” le di­jo el duen­de­ci­llo y se­ña­ló ha­cía unos ar­bus­tos don­de se es­con­día un oso ate­rra­dor. El jo­ven, sin du­dar­lo, ma­tó a la bes­tia rá­pi­da­men­te y re­gre­só ha­cia el duen­de. “Aho­ra de­bes lle­var esa piel du­ran­te tres años. Si no te la qui­tas en ese tiem­po, te re­ga­la­ré un mo­rral lleno de oro que nun­ca po­drá que­dar va­cío”.

El cam­pe­sino acep­tó sin du­dar­lo, y se mar­chó del lu­gar dis­fra­za­do de oso. Sin em­bar­go, en to­dos los lu­ga­res que vi­si­ta­ba era re­cha­za­do, y los hom­bres sa­lían ar­ma­dos a su en­cuen­tro y le es­pan­ta­ban con pe­dra­das. De tan­to huir es­pan­ta­do, el jo­ven cam­pe­sino dis­fra­za­do de oso lo­gró ha­llar re­fu­gio en la cho­za de Il­se, una mu­cha­cha ra­dian­te y be­lla que tu­vo com­pa­sión del oso y le pro­te­gió des­de en­ton­ces.

“¿Quie­res ca­sar­te con­mi­go, her­mo­sa Il­se?” le pre­gun­tó un buen día Piel de Oso, por­que así le lla­ma­ban al cam­pe­sino. “Es­ta­ré en­can­ta­da de ser tu es­po­sa, pues tú ne­ce­si­tas de al­guien que te cui­de” le res­pon­dió la dul­ce mu­cha­cha sin pen­sar­lo. Des­de ese mo­men­to, Piel de Oso desea­ba que el tiem­po pa­sa­ra vo­lan­do, pa­ra po­der qui­tar­se el dis­fraz y cum­plir así su pro­me­sa al duen­de.

Trans­cu­rri­dos tres años, el mu­cha­cho sa­lió en bus­ca del duen­de pa­ra ob­te­ner su re­com­pen­sa. “Qué bueno es sa­ber que no has fa­lla­do a tu par­te del tra­to, jo­ven­zue­lo” ex­cla­mó el duen­de­ci­llo al ver­le y le mos­tró a Piel de Oso un mo­rral lleno de pe­pi­tas de oro. “Aquí tie­nes lo pro­me­ti­do, un mo­rral que siem­pre es­ta­rá lleno de oro”.

El mu­cha­cho, con una ale­gría in­men­sa, re­gre­só a ca­sa de su ama­da Il­se, la cual se en­con­tra­ba llo­ran­do des­con­so­la­da la pér­di­da de su pro­me­ti­do Piel de Oso. Al ver al cam­pe­sino en­trar en su cho­za no le re­co­no­ció, y cuan­do es­te le pi­dió ca­sar­se con ella, la her­mo­sa Il­se se ne­gó com­ple­ta­men­te, pues só­lo se ca­sa­ría con su ama­do Piel de Oso.

“¿ Aca­so no re­co­no­ces el amor en mis ojos, que­ri­da Il­se?” pre­gun­tó el jo­ven, y fue en­ton­ces cuan­do se abra­za­ron pro­fun­da­men­te y de­ci­die­ron ca­sar­se en el ins­tan­te. Des­de en­ton­ces, vi­vie­ron fe­li­ces y re­par­tie­ron el oro en­tre los más po­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.