Ban­que­te de amor y so­li­da­ri­dad

La Opinión - Mundo Infantil - - La Opinión -

Si tan­to cues­ta fi­nan­ciar em­pre­sas a ba­se de ne­go­cios, prés­ta­mos, em­pleos, com­pras y ven­tas, ¿qué no se­rá lo­grar­lo so­la­men­te su­gi­rien­do a per­so­nas adi­ne­ra­das que se des­pren­dan de su di­ne­ro y lo pon­gan al ser­vi­cio de los po­bres? pues es­to hi­zo el pa­dre Ra­fael Gar­cía He­rre­ros con pas­mo­sa efi­cien­cia me­dian­te sus cé­le­bres “Ban­que­tes del Mi­llón”. Aquí nos cuen­ta có­mo sur­gió la ini­cia­ti­va:

Mien­tras dor­mía, di­jo al­gu­na vez el pa­dre Gar­cía He­rre­ros, des­pués de bus­car de­ses­pe­ra­da­men­te la so­lu­ción a la cri­sis eco­nó­mi­ca en que se de­ba­tía el ba­rrio Mi­nu­to de Dios, sen­tí co­mo si la voz de un eco­no­mis­ta ce­les­tial me ins­pi­ra­ra la idea de hur­gar en las con­cien­cias y en los bol­si­llos de los ri­cos, in­vi­tán­do­los al Ban­que­te más ca­ro y más po­bre del mun­do.

Era el 15 de agos­to de 1961, cuan­do don Jai­me Vi­lla, ge­ren­te en­ton­ces de la Cor­po­ra­ción El Mi­nu­to de Dios, re­ci­bió un lla­ma­do te­le­fó­ni­co: el pa­dre Gar­cía He­rre­ros le pro­po­nía or­ga­ni­zar un ban­que­te en que só­lo se ser­vi­ría con­so­mé y pan. Pa­ra dar a esa co­mi­da el nom­bre de ban­que­te se re­que­ría au­da­cia, y más to­da­vía pa­ra fi­jar el pre­cio de la bo­le­ta de en­tra­da en cin­co mil pe­sos.

Mo­ti­va­dos así, e im­pul­sa­dos por el amor a los her­ma­nos y la so­li­da­ri­dad con las gen­tes ne­ce­si­ta­das, los ge­ne­ro­sos del país han acu­di­do a los Ban­que­tes del Mi­llón, en el Sa­lón Ro­jo del Ho­tel Te­quen­da­ma, de Bo­go­tá. El nú­me­ro de los asis­ten­tes ha cre­ci­do de año en año co­mo si fue­ra un río que au­men­ta sus aguas pa­ra aho­gar en ellas la po­bre­za y el egoís­mo. Si el pri­mer ban­que­te fue una aven­tu­ra ines­pe­ra­da, los que han ve­ni­do lue­go han si­do una pre­cio­sa ru­ti­na.

“Ben­de­ci­mos, Se­ñor, es­te pan y es­ta agua y te pedimos por los que no tie­nen sino pan y agua que co­mer”, fue­ron las pa­la­bras con que el pa­dre Gar­cía He­rre­ros ini­ció el pri­mer Ban­que­te. Con una ben­di­ción si­mi­lar, con un bre­ve dis­cur­so del di­rec­tor de El Mi­nu­to de Dios y la res­pues­ta del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, sue­le co­men­zar ca­da año el Ban­que­te del Mi­llón.

Son unos mi­nu­tos de me­di­ta­ción pa­ra pen­sar en el hom­bre que su­fre, pa­ra re­fle­xio­nar en los de­re­chos de la per­so­na hu­ma­na, pa­ra so­ñar en la ci­vi­li­za­ción del amor que po­dría­mos to­dos cons­truir, en la ciu­dad ideal que con el es­fuer­zo de los bue­nos ciu­da­da­nos se po­dría edi­fi­car, pa­ra pre­sen­tar un ba­lan­ce so­cial de las rea­li­za­cio­nes de ca­da año.

Es­te año ce­le­bra­re­mos en Cú­cu­ta el 58 Ban­que­te del Mi­llón, cu­yo le­ma es: ¡Ven, son nues­tros her­ma­nos!, cu­yo ob­je­ti­vo na­cio­nal es co­la­bo­rar con los mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos, y co­lom­bia­nos que re­gre­san a su país.

El Ban­que­te del Mi­llón más me­mo­ra­ble fue el tri­gé­si­mo se­gun­do, ce­le­bra­do el 24 de no­viem­bre de 1992, pues mien­tras és­te se rea­li­za­ba en el Sa­lón Ro­jo del Ho­tel Te­quen­da­ma, el pa­dre Gar­cía He­rre­ros ex­pi­ró en su ca­sa: pre­ci­sa­men­te en ese día y en esa ho­ra, Dios lo in­vi­tó a su ban­que­te ce­les­tial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.