El al­qui­mis­ta y la le­yen­da per­so­nal

La Opinión - Mundo Infantil - - Taller De Literatura -

El al­qui­mis­ta, li­bro es­cri­to por Pau­lo Coel­ho tra­ta so­bre la im­por­tan­cia de los sue­ños y los me­dios que uti­li­za­mos pa­ra al­can­zar­los, so­bre el azar en nues­tra vi­da y las se­ña­les que se pre­sen­tan a lo lar­go de es­ta; afir­ma que las co­sas más sim­ples pue­den re­sul­tar sien­do las más im­por­tan­tes.

En el pró­lo­go, el au­tor nos ex­pli­ca que hay tres ti­pos de al­qui­mis­tas: aque­llos que son im­pre­ci­sos por­que no sa­ben de lo que es­tán ha­blan­do; aque­llos que lo son, por­que sa­ben de lo que es­tán ha­blan­do, y sa­ben que el len­gua­je de la al­qui­mia es un len­gua­je di­ri­gi­do al co­ra­zón, y no a la ra­zón. Y los del ter­cer ti­po, que nun­ca oye­ron ha­blar de la al­qui­mia, pe­ro que con­si­guie­ron en­con­trar la Pie­dra Fi­lo­so­fal.

Nos cuen­ta so­bre un jo­ven pas­tor, San­tia­go, quien tie­ne un sue­ño re­pe­ti­do mien­tras des­can­sa con sus ove­jas, y de­ci­de acu­dir a una gi­ta­na pa­ra que le in­ter­pre­te el sue­ño. Des­pués de que­dar des­con­ten­to con la res­pues­ta que re­ci­be, se sien­ta en un ban­co de la pla­za a leer un li­bro y co­no­ce a un an­ciano que di­ce ser el rey de Sa­lem; con­ver­san­do con él, San­tia­go de­ci­de em­pren­der un via­je al nor­te de Áfri­ca en bus­ca de un te­so­ro; en su ca­mino co­no­ce­rá a un sin­fín de per­so­nas que, tam­bién bus­can su pro­pia Le­yen­da Per­so­nal.

Cuan­do lle­ga a una ciu­dad del nor­te de Áfri­ca, bus­ca a al­guien que lo lle­ve a las pi­rá­mi­des; en un bar co­no­ce a un hom­bre al que con­fía su di­ne­ro, y lo pier­de to­do, por­que era un la­drón. De­sola­do, en­cuen­tra un ven­de­dor de vi­drios pa­ra el que tra­ba­ja, ha­cien­do que me­jo­re su ne­go­cio y con­si­gue el di­ne­ro pa­ra re­gre­sar a Es­pa­ña y com­prar ove­jas; pe­ro se em­bar­ca en una ca­ra­va­na que lo lle­va has­ta un oa­sis en Egip­to. Du­ran­te su via­je co­no­ce a un es­tu­dian­te de al­qui­mia in­glés cu­yo sue­ño es trans­for­mar el me­tal en oro; con él, aprende el idio­ma del de­sier­to.

Días des­pués, co­no­ce a un al­qui­mis­ta, que le ofre­ce ayu­dar­lo a rea­li­zar su Le­yen­da Per­so­nal. El mu­cha­cho, que ya ha­bía co­no­ci­do el amor con Fá­ti­ma no que­ría de­jar­la; pien­sa que no po­dría con­ti­nuar bus­can­do su te­so­ro de­bi­do a su amor, pe­ro re­cuer­da que ella le ha­bía di­cho que to­da mu­jer del de­sier­to de­be es­pe­rar a su hom­bre has­ta que vuel­va, y San­tia­go par­te con el al­qui­mis­ta…

Via­jan por el de­sier­to du­ran­te se­ma­nas, bus­can­do la Pie­dra Fi­lo­so­fal, vi­vien­do pe­li­gro­sas aven­tu­ras, has­ta que en­tien­de que el amor es la fuer­za que trans­for­ma y me­jo­ra el Al­ma del Mun­do; se su­mer­ge en ella, ve que es par­te del Al­ma de Dios, y que es­ta úl­ti­ma es su pro­pia al­ma, y pue­de rea­li­zar mi­la­gros.

Lle­gan a un mo­nas­te­rio, don­de el al­qui­mis­ta le en­se­ña có­mo se trans­for­ma el me­tal en oro; le en­tre­ga una ba­rra al mon­je, otra a San­tia­go, una pa­ra él, y la úl­ti­ma ba­rra se la da al mon­je, por si San­tia­go vol­vie­ra a per­der su di­ne­ro. El mu­cha­cho ca­mi­na so­lo por el de­sier­to y lle­ga a las pi­rá­mi­des de Egip­to, su sue­ño; y allí ca­va en bus­ca de su te­so­ro, pe­ro unos asal­tan­tes, le dan una pa­li­za y le roban el oro. Con la úl­ti­ma pie­za de oro que el al­qui­mis­ta le ha­bía de­ja­do, vuel­ve a Es­pa­ña, al lu­gar don­de tu­vo su sue­ño; co­mien­za a ca­var y en­cuen­tra el te­so­ro. San­tia­go en­tien­de que la vi­da es ge­ne­ro­sa con quien vi­ve su “Le­yen­da Per­so­nal”, y vuel­ve con sus co­no­ci­mien­tos y su te­so­ro don­de su ama­da, Fá­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.