El Aho­rro

La Opinión - Mundo Infantil - - Educar En Valores -

Las mo­ne­das del abue­lo

Ani­ta y sus pri­mos iban ca­da mes a la gran co­mi­da fa­mi­liar en ca­sa de los no­nos y es­pe­ra­ban con ilu­sión el mo­men­to en que su abue­lo les da­ba unas mo­ne­das “pa­ra que se com­pra­ran cual­quier co­sa”. En­ton­ces to­dos los ni­ños co­rrían a la tien­da a com­prar chi­cles o pi­pas. Y co­mo vie­ron abue­los, tíos y pa­dres, que así los ni­ños nun­ca apren­de­rían a ma­ne­jar el di­ne­ro, les pro­pu­sie­ron una prue­ba es­pe­cial, y que en el pla­zo de un año en­se­ña­sen a to­dos qué eran ca­pa­ces de con­se­guir con aque­llas mo­ne­das.

Al­gu­nos se pro­pu­sie­ron aho­rrar, pe­ro Car­los y Ni­co, los más pe­que­ños, no hi­cie­ron ca­so, y en ca­da vi­si­ta si­guie­ron gas­tan­do to­do en chi­cles o pi­pas. Ca­da se­ma­na pre­su­mían de sus dul­ces an­te el res­to de sus pri­mos, rién­do­se y bur­lán­do­se. Tan­to les hi­cie­ron ra­biar, que Ani­ta y Jo­sé de­ja­ron su es­pí­ri­tu aho­rra­dor por no aguan­tar­les, y se unie­ron al gru­po de los go­lo­sos que gas­ta­ban to­do al mo­men­to.

Moncho era un chi­co muy lis­to, y de­ci­dió em­pe­zar a ma­ne­jar su di­ne­ro con cam­bios, com­pran­do y ven­dien­do co­sas, o apos­tan­do con otros chi­cos a las lá­mi­nas o los cro­mos. En po­co tiem­po sor­pren­dió a to­da la fa­mi­lia, por­que con­si­guió mu­cho di­ne­ro con po­co es­fuer­zo, y al rit­mo que lle­va­ba ter­mi­na­ría sien­do ca­si ri­co. Pe­ro Moncho ape­nas te­nía cui­da­do, ca­da vez se me­tía en co­sas más arries­ga­das, y unos me­ses des­pués se que­dó sin un cén­ti­mo, tras una ma­la apues­ta en el jue­go del chan­ce.

Ale­jan­dro de­mos­tró te­ner una vo­lun­tad de hie­rro. Aho­rró y aho­rró to­do el di­ne­ro que le da­ban, de­seo­so de ga­nar el con­cur­so, y al ca­bo del año pu­do jun­tar más di­ne­ro que na­die, y con tan­to di­ne­ro con­si­guió las go­lo­si­nas mu­cho más baratas, así que el día de la prue­ba se pre­sen­tó con dul­ces pa­ra mu­cho más de un año, y aun así le so­bró di­ne­ro pa­ra com­prar­se un ju­gue­te. Fue el ga­na­dor cla­ro, y el res­to de sus pri­mos apren­die­ron de él las ven­ta­jas de sa­ber aho­rrar y es­pe­rar.

Aún que­da­ba Li­lia. La po­bre Li­lia lo pa­só mal el día del con­cur­so, por­que, aun­que te­nía un plan muy se­cre­to y es­tu­pen­do, se ha­bía gas­ta­do sus mo­ne­das sin dar­le tiem­po a ter­mi­nar­lo en un año. Pe­ro es­ta­ba tan se­gu­ra de lo bueno que era su plan, que de­ci­dió se­guir con él y aguan­tó ver có­mo Ale­jan­dro re­sul­ta­ba ga­na­dor, y la ca­ra de sus tíos y abue­los, que pa­re­cían de­cir­le “qué desas­tre de ni­ña, no ha si­do ca­paz de aho­rrar na­da”.

Cuan­do es­ta­ba a pun­to de fi­na­li­zar el se­gun­do año, Li­lia dio una gran sor­pre­sa a to­dos al apa­re­cer en ca­sa de los abue­los con un vio­lín y mu­cho di­ne­ro. Aún más im­pre­sio­nan­te fue oír­la to­car, por­que lo ha­cía real­men­te bien, pe­ro lo que ter­mi­nó por en­tu­sias­mar a to­dos fue la his­to­ria de la pe­que­ña vio­li­nis­ta.

To­dos sa­bían que la ni­ña ado­ra­ba el vio­lín, aun­que en la fa­mi­lia no po­dían pa­gar­le el ins­tru­men­to ni las cla­ses. Así que Ju­lia, cuan­do co­no­ció a un sim­pá­ti­co y po­bre vio­li­nis­ta que to­ca­ba en el par­que, le ofre­ció to­das las mo­ne­das que le die­se su abue­lo si le en­se­ña­ba a to­car. Aun­que era po­co di­ne­ro, el vio­li­nis­ta acep­tó en­can­ta­do al ver la ilu­sión de la ni­ña, y du­ran­te me­ses le en­se­ñó con ale­gría. Li­lia pu­so tan­tas ga­nas e in­te­rés, que en po­co más de un año el ar­tis­ta le pres­tó un vio­lín pa­ra que pu­die­ran to­car a dúo en el par­que. Y tu­vie­ron tan­to éxi­to, que en po­co tiem­po Ju­lia pu­do com­prar su pro­pio vio­lín, y aún le so­bró bas­tan­te di­ne­ro. To­da la fa­mi­lia la ayu­dó des­de en­ton­ces a con­ver­tir­se en una fa­mo­sí­si­ma vio­li­nis­ta, y con­ta­ban a cuan­tos co­no­cían la his­to­ria de có­mo unas mo­ne­di­llas bien gas­ta­das fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer reali­dad los más gran­des sue­ños de una ni­ña.

“Sa­ber es­co­ger el tiem­po es aho­rrar tiem­po”. Fran­cis Ba­con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.