Com­pro­mi­so del mes: Res­pon­sa­bi­li­dad en tus de­be­res ¡ La va­ca “no” da le­che!

La Opinión - Mundo Infantil - - Tema Central -

“Cuan­do ten­gan 12 años, les con­ta­ré el se­cre­to de la vi­da”, de­cía un cam­pe­sino a sus hi­jos, cuan­do eran pe­que­ños. Los ni­ños in­tri­ga­dos por ese se­cre­to, es­pe­ra­ban pa­cien­te­men­te has­ta que cum­plían la edad acor­da­da; el día que ca­da uno cum­plía esa edad, el pa­dre lo lla­ma­ba apar­te, y le ha­cía pro­me­ter que no con­ta­rían el se­cre­to a los de­más her­ma­nos. Lo lle­va­ba al es­ta­blo, y de­te­nién­do­se fren­te a la va­ca de la fa­mi­lia, su­su­rra­ba al oí­do del cum­plea­ñe­ro: “El se­cre­to de la vi­da es que la va­ca no da le­che”.

“Co­mo así, que es lo que di­ces” pre­gun­ta­ba el ni­ño; “¡si to­das las ma­ña­nas ve­mos co­mo lle­gas a la ca­sa con un gran bal­de de le­che des­pués de es­tar con la va­ca”! “Tal co­mo lo es­cu­chas, hi­jo, res­pon­día el cam­pe­sino; “La va­ca no da le­che; tie­nes que le­van­tar­te to­dos los días a las cua­tro de la ma­ña­na. ¡To­dos los días! Sa­les al cam­po, ca­mi­nas por el co­rral lleno de ex­cre­men­to, te acer­cas a la va­ca y le atas las pa­tas, Lue­go te sien­tas en el ban­qui­to, co­lo­cas un bal­de, y co­mien­zas a or­de­ñar­la. Ese es el se­cre­to de la vi­da: la va­ca, la ca­bra, la ove­ja no dan le­che. O las or­de­ñas, o no la dan…” “Hay quie­nes pien­san que las va­cas dan la le­che, que las co­sas son au­to­má­ti­cas y gra­tui­tas. No. La vi­da no es cues­tión de desear, pe­dir y ob­te­ner. Las co­sas que uno re­ci­be, son el re­sul­ta­do del es­fuer­zo que uno ha­ce. Si no nos es­for­za­mos, no re­ci­bi­mos na­da”, con­clu­yó el hon­ra­do tra­ba­ja­dor. El cam­pe­sino con su sa­bi­du­ría ele­men­tal, en­se­ña­ba a sus hi­jos que en la vi­da na­da es gra­tis, y que so­la­men­te si tra­ba­ja­mos con jui­cio y cons­tan­cia, lo­gra­re­mos nues­tras me­tas. Aún en el ca­so de que no ha­yas cum­pli­do los 12 años, se­gu­ra­men­te ya te has da­do cuen­ta de qué es lo que se es­pe­ra de ti, y lo que te ayu­da­rá a ser per­so­na de bien y exi­to­sa; por aho­ra es­tu­diar jui­cio­so, y aten­der con se­rie­dad y com­pro­mi­so tus de­be­res fa­mi­lia­res y es­co­la­res.

Es­te nue­vo año te da una nue­va opor­tu­ni­dad. Hazte car­go de lo que real­men­te de­pen­de de ti, con res­pon­sa­bi­li­dad so­bre lo que pue­des ha­cer; tra­za la ru­ta de las “mi­ni-me­tas” que te irán acer­can­do ha­cia la me­ta desea­da y com­pár­te­la con al­gu­na per­so­na de tu en­torno, que será co­mo un tes­ti­go, y re­for­za­rá tu com­pro­mi­so.

En tu plan de ac­ción in­clu­ye las po­si­bles di­fi­cul­ta­des que pu­die­ran sur­gir en el ca­mino, an­ti­ci­pán­do­te y vi­sua­li­zan­do có­mo de­bes ac­tuar. Por ejem­plo: ade­más de po­ner to­da tu aten­ción en cla­se, has tus ta­reas al lle­gar a ca­sa, an­tes de em­pe­zar a ju­gar con tu te­lé­fono o compu­tador…

Así que que­ri­do ami­go lec­tor de Mun­do In­fan­til, em­pe­za­mos el 2019 con­tán­do­te es­te im­por­tan­te se­cre­to que de­bes te­ner pre­sen­te to­da tu vi­da, si quie­res ser una per­so­na exi­to­sa; no creas que el go­bierno, tus pa­dres, o tu suer­te van a dar­te lo que ne­ce­si­tes y lo que quie­res pa­ra ti.

La suer­te no tie­ne mu­cho que ver en cuan­to la rea­li­za­ción de nues­tras me­tas co­mo si lo tie­ne que ver el es­fuer­zo, la de­di­ca­ción, y la per­se­ve­ran­cia. Le­ván­ta­te y re­cuer­da: ¡las va­cas no dan le­che! Hay que tra­ba­jar pa­ra con­se­guir­la… ¡Hay que or­de­ñar­las!.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.