¿Qué es ser agra­de­ci­do?

La Opinión - Mundo Infantil - - Educar En Valores -

Des­de ni­ños nos han en­se­ña­do que dar las gra­cias es un signo de “edu­ca­ción”, al gra­do de que la pa­la­bra ha per­di­do su sig­ni­fi­ca­do pa­ra con­ver­tir­se en una sim­ple fór­mu­la de cor­te­sía. He­mos re­em­pla­za­do las vir­tu­des por los có­di­gos, de­ci­mos “gra­cias” en lu­gar de ser agra­de­ci­dos, de­ci­mos “por fa­vor” en lu­gar de ser hu­mil­des.

Da­mos las gra­cias mu­chas ve­ces ca­da día por sa­lir del pa­so, por fi­na­li­zar una con­ver­sa­ción, in­clu­so por sar­cas­mo, pe­ro ca­si nun­ca por genuina gra­ti­tud, aun­que la gra­ti­tud sea jus­ta­men­te eso: re­co­no­cer la gra­cia al nom­brar­la, es de­cir la dá­di­va, el re­ga­lo que se nos otor­ga.

Nues­tra aten­ción es­tá mu­cho más en­fo­ca­da en la ca­ren­cia, en aque­llo que que­re­mos y que nos fal­ta, y por eso la vi­da nos pa­re­ce tor­men­to­sa, una acu­mu­la­ción in­fi­ni­ta de de­seos in­sa­tis­fe­chos.

La gra­ti­tud es, por lo tan­to, una prác­ti­ca es­pi­ri­tual y una for­ma de re­la­cio­nar­nos con el mun­do que ha de­mos­tra­do ha­cer a las per­so­nas más fe­li­ces.

La fe­li­ci­dad que ema­na de la gra­ti­tud es pa­cí­fi­ca y dis­cre­ta, no te­ne­mos que per­se­guir­la ni es­for­zar­nos por con­ser­var­la por­que se per­pe­túa ca­da vez que, de ma­ne­ra cons­cien­te, da­mos las gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.