¿ Quie­res apren­der a “vo­lar”?

La Opinión - Mundo Infantil - - Tema Central -

“Por su­pues­to que hay des­tino, pe­ro no te em­pu­ja a don­de no quie­res ir. El des­tino de­pen­de de ti. Pa­ra la ma­yo­ría de las ga­vio­tas no era vo­lar lo que im­por­ta­ba, sino co­mer. Pa­ra Juan Sal­va­dor, sin em­bar­go, no im­por­ta­ba co­mer, sino vo­lar”.

Ri­chard Bach en su her­mo­sa no­ve­la-fá­bu­la, nos cuen­ta so­bre so­bre una ga­vio­ta, que no en­ca­ja­ba con su ban­da­da, por­que pen­sa­ba di­fe­ren­te; has­ta sus pa­dres sen­tían ver­güen­za de él, por­que no le gus­ta­ban ni com­par­tía las ac­ti­vi­da­des co­mu­nes de las ga­vio­tas; él que­ría apren­der a vo­lar y ha­cer acro­ba­cias aé­reas; eso lo ha­cía muy fe­liz, lo prac­ti­ca­ba a dia­rio, has­ta que un día lo lla­ma­ron y lo exi­lia­ron de la ban­da­da.

En ese mo­men­to se sin­tió tris­te, y em­pren­dió rum­bo a un in­cier­to des­tino; en su via­je apren­dió a vo­lar mu­cho me­jor, y un día se en- con­tró con dos ga­vio­tas que vo­la­ban tan bien co­mo él y lo lle­va­ron a un lu­gar en don­de to­dos eran bien tra­ta­dos y sa­bían ha­cer acro­ba­cias.

Cuan­do Juan Sal­va­dor ga­vio­ta ha­bía ad­qui­ri­do mu­cho co­no­ci­mien­to y sa­bi­du­ría, la qui­so mos­trar y com­par­tir con sus com­pa­ñe­ros exi­lia­dos de sus ban­da­das, que co­mo a él, se cre­ye­ron di­fe­ren­tes; Juan les da es­pe­ran­za, y les en­se­ña so­bre lo ma­ra­vi­llo­so que era vo­lar y sen­tir la li­ber­tad.

En la obra Juan Sal­va­dor Ga­vio­ta, se ve un cla­ro men­sa­je; allí se mues­tra la in­com­pren­sión de la so­cie­dad, de la fa­mi­lia, in­clu­so de los ami­gos, ya que mu­chas per­so­nas se con­for­man tan so­lo con la reali­dad en la que vi­ven y na­die se preo­cu­pa por ver las di­fe­ren­cias de las de­más, ni acep­tar a ca­da per­so­na co­mo es, co­mo en el ca­so de Juan Sal­va­dor; él era un ave que no que­ría ser co­mo el res­to, sino que siem­pre qui­so vo­lar y ha­cer acro­ba­cias, a pe­sar de que es­to no era lo tra­di­cio­nal en su ban­da­da, se sien­te mal al ser re­cha­za­do por ellos, pe­ro sa­bía que ha­bía na­ci­do pa­ra al­go más...

Al prin­ci­pio de la his­to­ria ve­mos a Juan Sal­va­dor co­mo una ga­vio­ta muy so­ña­do­ra, con sue­ños di­fe­ren­tes… ¡era una ga­vio­ta op­ti­mis­ta! Apren­dió una gran lec­ción de vi­da mien­tras es­tu­vo fue­ra de ca­sa, y en­se­ñó a otras ga­vio­tas exi­lia­das, la im­por­tan­cia de creer siem­pre en sí mis­mo. El pe­sar que sen­tía no era la so­le­dad, sino que los otros se ne­ga­ran a creer en la glo­ria que les es­pe­ra­ba; apren­dió a vo­lar co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho y no se arre­pin­tió del pre­cio que tu­vo que pa­gar por ello. Por el con­tra­rio, apren­dió que so­mos li­bres de ir­don­de que­ra­mos y de ser lo que que­re­mos. ¡Buen men­sa­je de año nue­vo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.