Pa­los en la rue­da

La Opinión - - Portada -

Tan bie­nel que pa­re­cía ir pro­yec­to de la Uni­ver­si­dad del Ca­ta­tum­bo, con los sec­to­res so­cia­les coin­ci­den­tes en que El Ta­rra fue­ra su sede, y ha­ce dos días ca­yó agua fría cuan­do se di­jo que ca­si es­tá de­ci­di­do que sea Con­ven­ción. En ver­dad, se ha­bían tar­da­do en atra­ve­sar­le pa­los a la rue­da…

Es el es­pí­ri­tu cen­tra­lis­ta que si­gue sa­lien­do por los po­ros de los bu­ró­cra­tas y de quie­nes ad­mi­nis­tran el po­der con­fe­ri­do por el pue­blo que, en úl­ti­mas, es el que de­ci­de. Y en es­te ca­so tam­bién de­be de­ci­dir.

El Ta­rra es el lu­gar ideal, por cuan­to es el co­ra­zón del Ca­ta­tum­bo, el lu­gar más equi­dis­tan­te de to­dos, y don­de una uni­ver­si­dad co­mo la pro­yec­ta­da ja­lo­na­rá to­do el pro­gre­so que le ha fal­ta­do a la re­gión en to­da su his­to­ria.

Lle­var la uni­ver­si­dad a Con­ven­ción, no por­que no lo me­rez­ca, es dar­le al que tie­ne, y con­ti­nuar lle­van­do a la prác­ti­ca esa po­lí­ti­ca que se quie­re erra­di­car, de mar­gi­nar al que na­da tie­ne, pa­ra que si­ga te­nien­do me­nos.

¿Que en Con­ven­ción hay al­gu­na sede edu­ca­ti­va va­cía? Pues que la ocu­pen, pe­ro que le den a El Ta­rra, Ha­ca­rí, San Ca­lix­to, Ti­bú y tan­tas co­mu­ni­da­des aban­do­na­das, la opor­tu­ni­dad de te­ner cer­ca una uni­ver­si­dad y ser fo­co de pro­gre­so.

La zo­na de Con­ven­ción-ocaña es­tá más que ser­vi­da, con al me­nos cin­co uni­ver­si­da­des y otros cen­tros de edu­ca­ción su­pe­rior. ¿Por qué dar­le más, cuan­do en el Ca­ta­tum­bo pro­fun­do, don­de se ne­ce­si­ta de to­do, hay de­ce­nas de mi­les de per­so­nas que van a se­guir mar­gi­na­das de la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar?

¿Qué El Ta­rra na­da tie­ne pa­ra ofre­cer? Pues, pre­ci­sa­men­te, esa es la ra­zón pa­ra in­sis­tir en que la uni­ver­si­dad es­té allí, por­que obli­ga­ría a to­dos los or­ga­nis­mos com­pro­me­ti­dos en el pro­yec­to, co­men­zan­do por la Go­ber­na­ción, a dar­le a la re­gión lo que ne­ce­si­ta. Es­ta­mos se­gu­ros de que los ta­rren­ses ha­rán lo que sea, pa­ra es­tar a la al­tu­ra del com­pro­mi­so.

Nor­te de San­tan­der siem­pre se ha que­ja­do del cen­tra­lis­mo de Bo­go­tá, y en es­te asun­to de la Uni­ver­si­dad del Ca­ta­tum­bo, se es­tá co­pian­do, al pie de la le­tra, ese mé­to­do re­pu­dia­ble, con de­ci­sio­nes que no se com­pa­de­cen con la reali­dad.

Si al que na­da tie­ne se le im­pi­de te­ner, ca­da vez es­ta­rá más le­jos de los de­más, y en el ca­so de El Ta­rra, hay que per­mi­tir­le sa­lir del atra­so se­cu­lar a to­da la zo­na de su in­fluen­cia, que es, en reali­dad, la más ne­ce­si­ta­da del Ca­ta­tum­bo y, por lo mis­mo, del de­par­ta­men­to.

Las gen­tes se han in­cli­na­do por El Ta­rra, in­clui­do el go­ber­na­dor Wi­lliam Vi­lla­mi­zar, cuan­do anun­ció la uni­ver­si­dad, y las gen­tes se ilu­sio­na­ron. En es­ta opor­tu­ni­dad, de él más que na­die se es­pe­ra que hon­re su palabra.

El pue­blo es el que de­ci­de, aun­que con­tra­di­ga el que­rer de los bu­ró­cra­tas, acos­tum­bra­dos a sa­tis­fa­cer pri­me­ro su in­te­rés par­ti­cu­lar, su co­mo­di­dad, su con­fort, an­tes que per­mi­tir­les a los mar­gi­na­dos un po­co de lo que se les ha ne­ga­do. Y al co­ra­zón del Ca­ta­tum­bo se le ha ne­ga­do to­do, y, si to­do si­gue co­mo pa­re­ce, se le se­gui­rá ne­gan­do.

Se ha­bla de la co­mo­di­dad de los do­cen­tes y ad­mi­nis­tra­ti­vos, y si esa es ra­zón, lo me­jor es que co­mien­cen a pen­sar en otro ti­po de per­so­nas, más com­pro­me­ti­das con lo que se de­ben com­pro­me­ter: el ser­vi­cio pa­ra quie­nes nun­ca han po­di­do dis­fru­tar de la pre­sen­cia del Es­ta­do, y que en el Ca­ta­tum­bo se pre­ten­de, des­de la aca­de­mia, que si­ga sien­do le­tra muer­ta.

Por ahí no es la co­sa, no se­ño­res.

Lle­var la uni­ver­si­dad a Con­ven­ción, no por­que no lo me­rez­ca, es dar­le al que tie­ne y con­ti­nuar lle­van­do a la prác­ti­ca esa po­lí­ti­ca que se quie­re erra­di­car, de mar­gi­nar al que na­da tie­ne, pa­ra que si­ga te­nien­do me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.