Las tres mis­mas se­mi­llas

La Opinión - - Editorial -

Siem­pre lo su­pi­mos: las men­ti­ras uti­li­za­das en la cam­pa­ña del ple­bis­ci­to por la paz iban a es­tar pre­sen­tes en las men­tes de los co­lom­bia­nos por mu­cho tiem­po. Por eso tam­bién siem­pre su­pi­mos que en es­tas elec­cio­nes, esas mis­mas men­ti­ras se­rían de­ter­mi­nan­tes a la ho­ra de ele­gir el can­di­da­to pre­si­den­cial. Ob­vio: si se lo­gra­ba aso­ciar el pro­ce­so de paz con el su­pues­to “so­cia­lis­mo” que se vi­ve en Ve­ne­zue­la, si se con­se­guía po­ten­ciar el mie­do a la di­fe­ren­cia y, si se al­can­za­ba cons­truir un enemi­go y al­can­zar a odiar­lo, el éxi­to es­ta­ría ga­ran­ti­za­do. Y se lo­gró…

¿Pe­ro, có­mo un país que ocu­pa el oc­ta­vo pues­to en de­sigual­dad se­gún el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo, que tie­ne más de ocho mi­llo­nes de víc­ti­mas, que es­tá con­su­mi­do por la co­rrup­ción y la fal­ta de ga­ran­tía de de­re­chos fun­da­men­ta­les, pue­de se­guir pen­san­do que la res­pues­ta es­tá en los mis­mos que nos tie­nen así? ¿Có­mo la gen­te no se da cuen­ta de que la alian­za en­tre la cla­se po­lí­ti­ca más co­rrup­ta del país y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción más po­de­ro­sos, son la con­ti­nui­dad del in­fierno en el que vi­vi­mos?

Fá­cil. En un pue­blo in­ge­nuo e ig­no­ran­te, ha si­do fá­cil sem­brar tres se­mi­llas pa­ra que ese mis­mo pue­blo no sea cons­cien­te de la pre­ca­rie­dad en la que vi­ve. Sí. Pre­ca­rie­dad; aquí ha­bla­mos des­de el re­bus­que, las con­tra­ta­cio­nes OPS y nues­tro pé­si­mo sis­te­ma de sa­lud, has­ta te­ner que ad­qui­rir deu­das pa­ra pa­gar uni­ver­si­da­des y acep­tar que pen­sio­nar­se ya sea un sue­ño que so­lo pu­die­ron cum­plir la ma­má pro­fe­so­ra, el abue­lo que tra­ba­jó en el sec­tor pú­bli­co (cuan­do las con­di­cio­nes la­bo­ra­les lo per­mi­tían), y una que otra tía en­fer­me­ra.

Pe­ro vuel­vo a las tres se­mi­llas. La pri­me­ra, el bol­si­llo: si se lo­gra­ba ha­cer creer a la gen­te que “es­ta­ría­mos co­mo Ve­ne­zue­la”, esa mis­ma gen­te vo­ta­ría (y vo­ta­rá) por quie­nes hoy re­pre­sen­tan la de­re­cha; sin sa­ber, cla­ro, que esa de­re­cha es la que los tie­ne em­po­bre­ci­dos. La se­gun­da, la ho­mo­fo­bia: si la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro” sir­vió pa­ra que cen­te­na­res de igle­sias le di­je­ran no a la paz, hoy sir­ven tam­bién pa­ra que sec­to­res con­ser­va­do­res si­gan apro­ve­chan­do el dis­cur­so de “va­lo­res” pa­ra for­ta­le­cer sus in­tere­se po­lí­ti­cos.

La ter­ce­ra, el te­rro­ris­mo: una vez se lo­gró con­so­li­dar es­te con­cep­to, se crea­ron los enemi­gos per­fec­tos; y, con los enemi­gos, el odio; y, con los enemi­gos y el odio, la aso­cia­ción de que to­do lo que no fue­ra la mis­ma de­re­cha que ha go­ber­na­do siem­pre el país, era el enemi­go. Ojo. No so­lo un gue­rri­lle­ro, sino to­do lo que se opon­ga a los in­tere­ses de esa de­re­cha.

Mie­do a que nos to­quen el bol­si­llo, una ho­mo­fo­bia es­con­di­da en va­lo­res cris­tia­nos y, un enemi­go a quien

po­der odiar, ha si­do el re­su­men de la es­tra­te­gia del uri­bis­mo pa­ra lle­gar nue­va­men­te de pri­me­ro en las en­cues­tas. Ob­vio; una vez sem­bra­das las se­mi­llas de mie­do y odio, era per­fec­to un can­di­da­to jo­ven y sin un pa­sa­do de­lin­cuen­cial pa­ra equi­li­brar la ima­gen de es­ta nue­va cam­pa­ña pre­si­den­cial. Sin em­bar­go y cuan­do hoy sa­be­mos que ese can­di­da­to res­pon­de a los in­tere­ses de Uri­be, Pas­tra­na, Ga­vi­ria, Or­dó­ñez y to­da la su­cia cla­se po­lí­ti­ca que se les ha su­ma­do, com­pren­de­mos que to­do se­rá lo mis­mo. Un go­bierno co­rrup­to que gra­cias a su im­pe­ca­ble tra­ba­jo de di­fa­ma­ción en el país, lo­gró que la gen­te vo­ta­ra por mie­do.

Aún es­ta­mos a tiem­po. Gus­ta­vo Pe­tro, con to­das las de­bi­li­da­des que pue­da te­ner, cuen­ta con una pro­pues­ta que real­men­te pue­de cam­biar la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca en el país. ¿Cuál es el ries­go, cuan­do sa­be­mos que las ma­yo­rías del Con­gre­so, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y gran par­te de la so­cie­dad le ha­rán opo­si­ción? En cam­bio, si es­co­ge­mos a Du­que, ese Con­gre­so, esos me­dios de co­mu­ni­ca­ción y una ciu­da­da­nía im­po­ten­te fren­te a es­tos po­de­res, po­drán ha­cer muy po­co pa­ra evi­tar la con­ti­nui­dad de la de­sigual­dad, la vio­len­cia y la co­rrup­ción en el país.

JO­SÉ BO­LÍ­VAR COLUMNISTA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.