De Fa­jar­do a Du­que: En con­tra de las uto­pías re­gre­si­vas

La Opinión - - Editorial -

Vo­té por Fa­jar­do en la pri­me­ra vuel­ta. En­tre mu­chas ra­zo­nes, por el res­pe­to a la ini­cia­ti­va pri­va­da y su in­te­rés de pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, pi­la­res fun­da­men­ta­les del desa­rro­llo, y por su pro­pues­ta creí­ble de pro­te­ger los re­cur­sos pú­bli­cos, cu­yo de­rro­che dis­mi­nu­ye la ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des.

Tras el gua­ya­bo de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, to­ca­ba en­ton­ces es­co­ger en­tre el mo­de­ra­do y or­to­do­xo Du­que o al ra­di­cal y he­te­ro­do­xo Pe­tro. No fue di­fí­cil.

El mie­do que oca­sio­na Pe­tro en­tre di­fe­ren­tes ac­to­res de la eco­no­mía es real. Ade­más de los pro­nun­cia­mien­tos de di­fe­ren­tes gre­mios so­bre la des­con­fian­za que ge­ne­ra o la di­vul­ga­ción de la cu­rio­sa Cláu­su­la Pe­tro pa­ra re­trac­tar­se en con­tra­tos de com­pra­ven­ta, un es­tu­dio rea­li­za­do por el gi­gan­te fi­nan­cie­ro ja­po­nés No­mu­ra, re­ve­ló que den­tro de los di­fe­ren­tes par­ti­ci­pan­tes de los mer­ca­dos co­lom­bia­nos, el exal­cal­de es el úni­co per­ci­bi­do co­mo enemi­go de los mer­ca­dos –busca que sea el Es­ta­do y no el li­bre mer­ca­do quien asig­ne re­cur­sos- por lo que la in­cer­ti­dum­bre al­re­de­dor de un go­bierno su­yo cau­sa­ría una fuer­te de­va­lua­ción y un au­men­to de las ta­sas de in­te­rés en el cor­to pla­zo.

Di­cha ex­pec­ta­ti­va no es in­fun­da­da. Sus pro­pues­tas pa­ra fre­nar los sec­to­res de pe­tró­leo y car­bón, re­em­pla­zar sus di­vi­sas-re­ga­lías-em­pleos con ilu­sos pla­nes de ex­por­ta­ción de fru­tas o ener­gía so­lar, emi­tir deu­da pú­bli­ca pa­ra com­prar tie­rras que él de­ci­da im­pro­duc­ti­vas, im­pues­tos a la re­pa­tria­ción de uti­li­da­des, la som­bra de una Cons­ti­tu­yen­te o su po­pu­lis­mo que ol­vi­da que los re­cur­sos son li­mi­ta­dos, des­trui­rían la con­fian­za que el mun­do tie­ne en Co­lom­bia y que ha ve­ni­do di­na­mi­zan­do to­da cla­se de in­ver­sio­nes. Mien­tras que la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta su­mó USD14.500 mi­llo­nes en 2017, la in­ver­sión de por­ta­fo­lio, que por ejem­plo fa­ci­li­ta la fi­nan­cia­ción del go­bierno y las em­pre­sas, lle­gó a USD7.800 mi­llo­nes. Sin con­fian­za dis­mi­nu­ye la in­ver­sión de na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, au­men­ta el des­em­pleo y cre­ce la po­bre­za. Di­fí­cil vo­tar por es­te es­ce­na­rio.

La crea­ción de un mega-es­ta­do en­car­ga­do de re­em­pla­zar a los pri­va­dos en múl­ti­ples sec­to­res, con un ma­ne­jo pe­tris­ta de los re­cur­sos pú­bli­cos, de­be­ría ge­ne­rar te­rror. En la sa­lud, plan­tean eli­mi­nar la in­ter­me­dia­ción pri­va­da (las EPS), aun cuan­do se evi­den­cia que sis­te­mas de sa­lud ad­mi­nis­tra­dos di­rec­ta­men­te por el Es­ta­do pre­sen­tan in­di­ca­do­res in­clu­so peo­res que los del sis­te­ma ge­ne­ral; o cuan­do el ma­ne­jo de la Bo­go­tá Hu­ma­na ge­ne­ró pér­di­das en Ca­pi­tal Sa­lud por más de $520mil mi­llo­nes só­lo en 2014 y 2015.

Proponen to­mar el aho­rro pen­sio­nal que mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res hoy tie­nen en los fon­dos pri­va­dos, pa­ra ali­men­tar una gran ban­ca pú­bli­ca que pres­ta­ría a los “ex­clui­dos por el sis­te­ma”. Es­ta loa­ble

ini­cia­ti­va ya fa­lló en pe­que­ña es­ca­la du­ran­te su Al­cal­día a tra­vés del pro­yec­to Ban­ca pa­ra la Eco­no­mía Popular, que imi­tó la ini­cia­ti­va cha­vis­ta del Ban­co del Pue­blo So­be­rano. El rá­pi­do cre­ci­mien­to de la car­te­ra mo­ro­sa y la im­po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar el ca­pi­tal por la au­sen­cia de ga­ran­tías ter­mi­nan lle­van­do a que los re­cur­sos des­apa­rez­can. La­men­ta­ble­men­te, las so­lu­cio­nes mágicas no exis­ten. Téc­ni­ca­men­te se ha­bla­ría de fal­ta de ali­nea­ción de los in­cen­ti­vos. Co­lo­quial­men­te se di­ría “lo que no nos cues­ta ha­gá­mos­lo fies­ta”.

Fi­nal­men­te, va­le la pe­na re­cor­dar que la Con­tra­lo­ría en­con­tró que el 96% de los con­tra­tos du­ran­te la Al­cal­día de Pe­tro se hi­cie­ron de for­ma di­rec­ta y sin li­ci­ta­ción mien­tras que el nú­me­ro de con­tra­tis­tas por pres­ta­ción de ser­vi­cios au­men­tó 70% en 4 años, lo que le per­mi­tió cons­truir su for­tín elec­to­ral con re­cur­sos pú­bli­cos. Es creí­ble en­ton­ces que com­ba­ti­rá el clien­te­lis­mo, pe­ro el clien­te­lis­mo de los de­más, mien­tras ge­ne­ra una gran des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca que, co­mo siem­pre, le pe­ga­rá más du­ro a los más vul­ne­ra­bles. Con­tra la pa­la­bre­ría va­cía que agran­da los pro­ble­mas en vez de so­lu­cio­nar­los, mi hu­mil­de vo­to irá pa­ra el ecuá­ni­me mo­zal­be­te in­te­li­gen­tón, Iván Du­que.

JUAN DIE­GO PE­ÑA CA­NAL COLUMNISTA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.