Ni­ca­ra­gua se pa­ra­li­zó pa­ra pre­sio­nar al Go­bierno

La Opinión - - Internacional -

Ni­ca­ra­gua es­tu­vo en pa­ro ge­ne­ral con­vo­ca­do por una alian­za opo­si­to­ra pa­ra pre­sio­nar al pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga a ce­sar la re­pre­sión, que ha re­cru­de­ci­do en las úl­ti­mas se­ma­nas con­tra los ma­ni­fes­tan­tes y que de­jan 157 muer­tos en ca­si dos me­ses de pro­tes­tas.

En Ma­na­gua, el pa­ro pa­re­cía ge­ne­ral con ca­lles de­sola­das, al­gu­nos au­to­bu­ses de trans­por­te pú­bli­co cir­cu­lan­do ca­si va­cíos y pre­sen­cia po­li­cial en va­rios pun­tos de la ciu­dad.

El pa­ro de 24 ho­ras fue con­vo­ca­do por la opo­si­to­ra Alian­za Na­cio­nal por la Jus­ti­cia y la De­mo­cra­cia, que agru­pa a em­pre­sa­rios, es­tu­dian­tes y sec­to­res de la so­cie­dad ci­vil, co­mo una for­ma de pre­sio­nar al go­bierno a de­te­ner los vio­len­tos ata­ques con­tra ma­ni­fes­tan­tes y pobladores, a ma­nos de fuer­zas an­ti­cho­ques y “tur­bas” afi­nes al go­bierno.

Ni­ca­ra­gua vi­ve un cli­ma per­ma­nen­te de pro­tes­tas que tie­ne blo­quea­das sus prin­ci­pa­les ru­tas y ciu­da­des se­mi­pa­ra­li­za­das, des­de que el 18 de abril es­ta­lla­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra una fa­lli­da re­for­ma a la se­gu­ri­dad so­cial.

Sin em­bar­go, las pro­tes­tas se ex­ten­die­ron co­mo una mues­tra de dis­con­for­mi­dad con­tra el go­bierno de Or­te­ga, quien go­bier­na des­de 2007 con su es­po­sa Rosario Mu­ri­llo co­mo vi­ce­pre­si­den­te y mano de­re­cha, ba­jo car­gos de au­to­ri­ta­ris­mo y de con­tro­lar to­dos los po­de­res del Es­ta­do.

Los mer­ca­dos, tien­das, gasolineras y pe­que­ños ex­pen­dios de co­mi­da en los ba­rrios de Ma­na­gua tam­po­co abrie­ron sus puer­tas, mien­tras que en los co­le­gios pú­bli­cos los maes­tros que­da­ron es­pe­ran­do a los alum­nos.

“Es­tá pal­ma­do (va­cío) to­do, la huel­ga la es­tá apo­yan­do la po­bla­ción”, di­jo el ta­xis­ta Pablo Ra­mí­rez.

El popular mer­ca­do orien­tal de Ma­na­gua, con más de 20.000 ne­go­cios y 2.000 ven­de­do­res am­bu­lan­tes que ini­cian sus ac­ti­vi­da­des en la ma­dru­ga­da, lu­cía aban­do­na­do, cus­to­dia­do a su al­re­de­dor por ba­rri­ca­das que la gen­te le­van­tó pa­ra de­fen­der­se de even­tua­les sa­queos.

“El mer­ca­do es­tá apo­yan­do el pa­ro, a es­ta ho­ra mu­chas tien­das es­ta­rían abier­tas, pe­ro co­mo pue­de ver es­tá ce­rra­do to­tal­men­te”, di­jo Li­liam Gá­mez, em­plea­da de una tien­da tur­ca.

“Na­die es­tá tra­ba­jan­do”, di­jo a Car­los Sán­chez, un ven­de­dor am­bu­lan­te de 58 años, que es­ta­ba sen­ta­do en una ace­ra del mer­ca­do le­yen­do el pe­rió­di­co, y quien es­pe­ra que el pa­ro em­pu­je al go­bierno a so­lu­cio­nar la cri­sis.

Es­tá va­cío to­do, la huel­ga la es­tá apo­yan­do la po­bla­ción”.

Pablo Ra­mí­rez Ta­xis­ta

EL PA­RO FUE ANTECEDIDO por nue­vos ata­ques en ba­rrios de la ca­pi­tal y la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ni­ca­ra­gua (UNAN), una trin­che­ra de los es­tu­dian­tes que pro­tes­tan con­tra el go­bierno, se­gún la opo­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.