‘Re­vi­sión ex­haus­ti­va a la JEP’

La Opinión - - Política -

LO QUE QUIE­RE DU­QUE

El as­pi­ran­te del Cen­tro De­mo­crá­ti­co ha in­sis­ti­do una y otra vez en que “la Jus­ti­cia Especial pa­ra la Paz (JEP) tal co­mo es­tá, es un me­ca­nis­mo de im­pu­ni­dad que per­mi­te la ele­gi­bi­li­dad po­lí­ti­ca de los cri­mi­na­les de le­sa hu­ma­ni­dad, y don­de que­dó cla­ro que de­cir to­da la ver­dad no sig­ni­fi­ca acep­tar res­pon­sa­bi­li­da­des. Eso, por su­pues­to, es una bur­la a las víc­ti­mas y una gran afren­ta a nues­tro Es­ta­do de de­re­cho”.

En es­te sen­ti­do, ha su­ge­ri­do los si­guien­tes cam­bios: LOS EXGUERRILLEROS QUE CO­ME­TIE­RON de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad no po­drán ha­cer po­lí­ti­ca an­tes de pa­gar sus pe­nas en pri­sión, así no sea una cár­cel, pe­ro no po­drán su­plir sus fal­tas con pe­nas alternativas.

AR­MAS NO EN­TRE­GA­DAS y re­cur­sos ocul­tos pa­ra la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas im-

pli­can un de­li­to nue­vo y los ca­be­ci­llas per­de­rán to­dos los be­ne­fi­cios.

SI UNA PER­SO­NA ES­TÁ en el Con­gre­so y le ra­ti­fi­can una condena por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad de­be de­jar la cu­rul y se de­be nom­brar quien lo sus­ti­tu­ya, que no ten­ga nin­gún cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad.

CI­VI­LES Y MI­LI­TA­RES no pue­den ser igua­la­dos con cri­mi­na­les de le­sa hu­ma­ni­dad.

LA JEP NO PUE­DE PO­NER en ries­go el prin­ci­pio de co­sa juz­ga­da de otras ins­tan­cias ju­di­cia­les, por­que ame­na­za­ría la au­to­no­mía ju­ris­dic­cio­nal de las cor­tes.

¿VIA­BLE O IN­VIA­BLE?

Cam­biar las re­glas de la JEP es al­te­rar de fon­do el pro­ce­so de paz, pues es su co­lum­na ver­te­bral. En ese sen­ti­do, una re­for­ma a lo que ya se pac­tó no po­dría ser via­ble por­que es­ta ins­tan­cia es de crea­ción cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.