Luto en la po­lí­ti­ca por muer­te del ex­pre­si­den­te Be­tan­cur

La Opinión - - Portada -

“Le­van­to una blan­ca ban­de­ra de paz para ofre­cer­la a to­dos mis com­pa­trio­tas”, con esa fra­se em­pe­zó en 1982 su man­da­to Be­li­sa­rio Be­tan­cur, que as­pi­ra­ba a poeta y que so­ñó con la re­con­ci­lia­ción nacional pe­ro al que el des­tino le re­ser­vó co­mo pre­si­den­te la semana más trá­gi­ca en la his­to­ria de Co­lom­bia.

El po­lí­ti­co con­ser­va­dor, que go­ber­nó en­tre 1982 y 1986, en­fren­tó la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia en pleno cen­tro de la ca­pi­tal por la ex­tin­ta gue­rri­lla M-19, que de­jó 99 muer­tos.

Ade­más, ca­po­teó la ava­lan­cha pro­vo­ca­da por el des­hie­lo del vol­cán-ne­va­do del Ruiz que se­pul­tó a 25.000 ha­bi­tan­tes de Ar­me­ro (To­li­ma).

Pa­sa­das las 2:30 de la tar­de de es­te viernes fa­lle­ció a los 95 años el ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Be­li­sa­rio Be­tan­cur Cuar­tas, quien ejer­ció su con­di­ción de ex­man­da­ta­rio du­ran­te 32 años con una pru­den­te par­ti­ci­pa­ción en el de­ba­te po­lí­ti­co, de­di­ca­do mu­cho más a la cultura, la edu­ca­ción y la paz.

Be­tan­cur se en­con­tra­ba in­ter­na­do en la Clí­ni­ca San­ta Fe de Bo­go­tá des­de la ma­ña­na del jue­ves, cuan­do fue hos­pi­ta­li­za­do por una afec­ción pul­mo­nar, la cual le lle­vó a su de­ce­so. El cen­tro mé­di­co en un co­mu­ni­ca­do con­fir­mó su fa­lle­ci­mien­to: “La Di­rec­ción de la Fun­da­ción San­ta Fe de Bo­go­tá in­for­ma el fa­lle­ci­mien­to del señor ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia Be­li­sa­rio Be­tan­cur Cuar­tas el 7 de di­ciem­bre de 2018 a las 14:32 ho­ras”.

Siem­pre mi­li­tó en el Par­ti­do Con­ser­va­dor, por el cual ocu­pó la Pre­si­den­cia de Co­lom­bia en­tre los años 1982 y 1986. Ha­bía na­ci­do en fe­bre­ro de 1923 en el mu­ni­ci­pio an­tio­que­ño de Ama­gá. Se ca­só en dos opor­tu­ni­da­des, la pri­me­ra con Ro­sa He­le­na Ál­va­rez (fa­lle­ci­da en 1998), con quien tu­vo a sus hi­jos Bea­triz, Die­go y Ma­ría Cla­ra. Su se­gun­da com­pa­ñe­ra fue Da­li­ta Na­va­rro.

La po­lí­ti­ca la em­pe­zó a ejer­cer des­de 1945, mo­men­to en que fue ele­gi­do dipu­tado a la Asam­blea de An­tio­quia, lue­go fue miem­bro de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Tam­bién fue miem­bro de la Asam­blea Nacional Cons­ti­tu­yen­te con­vo­ca­da por el ex­pre­si­den­te y ge­ne­ral Gustavo Ro­jas Pi­ni­lla. Ade­más fue se­na­dor, ministro de Es­ta­do

En el año 1985, el ter­ce­ro de su man­da­to, Be­li­sa­rio Be­tan­cur tu­vo que en­fren­tar dos de los mo­men­tos más com­ple­jos no so­lo de su ca­rre­ra sino de la his­to­ria re­cien­te del país. El pri­me­ro fue la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­ca, el 6 y 7 de no­viem­bre, cuan­do la en­ton­ces gue­rri­lla del M-19 se to­mó el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, un he­cho en el que mu­rie­ron ca­si 100 per­so­nas, en­tre ellas los al­tos ma­gis­tra­dos de las cor­tes.

Una ac­ción vio­len­ta que con­tó con el apo­yo del nar­co­trá­fi­co y que fue fi­nal­men­te sor­tea­da a san­gre y fue­go por el Ejér­ci­to Nacional, que re­cu­pe­ró el pa­la­cio. Sin em­bar­go, esa ac­ción de­jó va­rios des­apa­re­ci­dos y am­plias du­das so­bre la ma­ne­ra en que ac­tuó la fuer­za pú­bli­ca y el Go­bierno, una car­ga que siem­pre lle­vó Be­tan­cur.

“Nue­va­men­te pi­do per- y em­ba­ja­dor.

Cuan­do lle­gó en 1982 al po­der, Be­li­sa­rio Be­tan­cur hi­zo co­mún la fra­se “ca­sa, ca­rro y be­ca”, es­to por­que se pro­pu­so im­pul­sar des­de su ad­mi­nis­tra­ción que los co­lom­bia­nos tu­vie­ran de­re­cho a con­se­guir su pro­pia vi­vien­da, ac­ce­der al es­tu­dio y la po­si­bi­li­dad de un vehícu­lo.

Pe­ro los mo­men­tos di­fí­ci­les le lle­ga­ron tem­prano, sie­te me­ses des­pués de mu­dar­se a la Ca­sa de Na­ri­ño. En 1983, Be­tan­cur tu­vo que afron­tar el te­rre­mo­to de Popayán, ocu­rri­do en la ma­ña­na del Jue­ves San­to 31 de mar­zo a las 8:15 de la ma­ña­na. Ese mis­mo día, el man­da­ta­rio vi­si­tó el lu­gar don­de se pre­sen­tó el la­men­ta­ble su­ce­so, que de­jó cer­ca de 200 muer­tos y más de 1.000 he­ri­dos. Des­pués de aban­do­nar la ciudad, Be­tan­cur ase­gu­ró que “Popayán re­sur­gi­rá de sus es­com­bros”.

Pos­te­rior­men­te, en el año de 1984, su ministro de Jus­ti­cia, Ro­dri­go La­ra Bo­ni­lla, fue ase­si­na­do en su vehícu­lo por si­ca­rios del Car­tel de Me­de­llín el día 30 de abril. El 2 de ma­yo, an­te los res­tos de La­ra Bo­ni­lla, el go­bierno de Be­tan­cur cam­bió su cri­te­rio y de­ci­dió apro­bar de in­me­dia­to la Ley de Ex­tra­di­ción, dan­do ini­cio a la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co en Co­lom­bia. dón por­que hoy sé que mis ac­tua­cio­nes cau­sa­ron in­men­so do­lor a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas y tan­to do­lor his­tó­ri­co al país; y reite­ro que ha­ría cual­quier co­sa para ali­viar­lo. El do­lor ha es­ta­do siem­pre en mi men­te du­ran­te trein­ta años”, re­co­no­ció Be­tan­cur el 5 de no­viem­bre de 2015, 30 años des­pués de aque­llos he­chos acia­gos. “Que nues­tra me­mo­ria y la del país es­ta­rán in­com­ple­tas has­ta cuan­do po­da­mos co­no­cer el pa­ra­de­ro de to­dos los des­apa­re­ci­dos”, agre­gó.

Una semana des­pués de la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, a la me­dia­no­che del 13 de no­viem­bre, la ava­lan­cha más gran­de de la his­to­ria del país, pro­vo­ca­da por el des­hie­lo del vol­cán Ne­va­do del Ruiz que hi­zo erup­ción aque­lla no­che, bo­rró a la po­bla­ción de Ar­me­ro, en el de­par­ta­men­to del To­li­ma, una tra­ge­dia na­tu­ral en la que mu­rie­ron más de 25 mil per­so­nas.

Be­tan­cur, unos me­ses des­pués, en ju­lio de 1986, re­ci­bió en el país al pa­pa Juan Pa­blo II, quien vi­si­tó la zo­na de la tra­ge­dia, de­cla­ra­da cam­po san­to, y oró por las mi­les de per­so­nas que fa­lle­cie­ron.

Pe­ro ade­más de es­tos mo­men­tos trá­gi­cos que tu­vo que en­fren­tar du­ran­te su man­da­to, Be­tan­cur Cuar­tas es tam­bién re­cor­da­do por­que en su go­bierno se dio el pri­mer avan­ce im­por­tan­te en un pro­ce­so de paz, es­to con la tre­gua que se dio con las Farc, lo que per­mi­tió crear a la Unión Pa­trió­ti­ca. Aun­que ese es­fuer­zo de paz fue muy gran­de, el mis­mo se frus­tró.

Pe­se a ese re­vés, Be­li­sa­rio Be­tan­cur se con­vir­tió en el con­se­je­ro de los pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca que le su­ce­die­ron para in­ten­tar los acer­ca­mien­tos con las gue­rri­llas y lo­grar acuer­dos de paz.

El ex­man­da­ta­rio igual­men­te se des­ta­có por­que de­ci­dió que al sa­lir de la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do se re­ti­ra­ría de to­da ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca pú­bli­ca, y fue cuan­do em­pe­zó a de­di­car­se a la cultura, sien­do la poesía una de sus prin­ci­pa­les pa­sio­nes. Apo­yó con­cur­sos, fun­da­cio­nes y fue pro­mo­tor de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des mu­si­ca­les.

Du­ran­te el go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos fue uno de sus prin­ci­pa­les res­pal­dos para se­guir ade­lan­te con la ne­go­cia­ción que tu­vo con las Farc. Es­te viernes, al ex­pre­sar sus con­do­len­cias, San­tos ex­pre­só: “To­do ho­nor y to­da glo­ria al Pre­si­den­te Be­li­sa­rio Be­tan­cur. Gran pa­trio­ta, gran ami­go y gran ejem­plo de en­te­re­za, ho­nes­ti­dad y hu­mil­dad. Nues­tras sin­ce­ras con­do­len­cias a su fa­mi­lia. Co­lom­bia agra­de­ci­da lo re­cor­da­rá por siem­pre”.

Por el bien de la pa­tria, veo ya muy cer­ca la ca­ra de la paz, en los diá­lo­gos de La Habana. Rue­go a Dios que esa paz, que sé que es an­he­la­da de una u otra ma­ne­ra por to­dos los co­lom­bia­nos, lle­gue pron­to a nues­tra pa­tria, lle­na de do­lor pe­ro tam­bién hoy lle­na de es­pe­ran­za”.

EN UNA DE SUS VI­SI­TAS A CÚ­CU­TA, el ex­pre­si­den­te Be­li­sa­rio Be­tan­cur (cen­tro) apa­re­ce acom­pa­ña­do por la exal­cal­de­sa Mar­ga­ri­ta Sil­va, el ex­pre­si­den­te Vir­gi­lio Bar­co Var­gas, do­ña Li­gia de Ce­lis y el ex­con­gre­sis­ta Carlos Ce­lis Ca­rri­llo.

1923 -2018

CON EL ASE­SI­NA­DO LÍ­DER CON­SER­VA­DOR ÁL­VA­RO GÓ­MEZ HUR­TA­DO.

CON EL EX­PRE­SI­DEN­TE JUAN MA­NUEL SAN­TOS.

BE­LI­SA­RIO BE­TAN­CUR ini­ció su vi­da po­lí­ti­ca en 1945 co­mo dipu­tado a la Asam­blea de An­tio­quia, y en tres oca­sio­nes bus­có la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

CON EL FA­LLE­CI­DO ex­di­rec­tor de El Tiem­po, Ro­ber­to Gar­cía Pe­ña, y el tam­bién fa­lle­ci­do ex­pre­si­den­te Carlos Lle­ras Res­tre­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.