La cró­ni­ca de Au­re­liano

La Opinión - - Temas De Opinión - @jfla­fau­rie

Alias ‘Au­re­liano’, Gustavo Pe­tro, le echó al país un cuen­to so­bre su ab­ne­ga­da vi­da po­lí­ti­ca, sus amo­res y co­rre­rías con “el ami­go de vi­da”, Juan Carlos Mon­tes, y qui­so en­ga­ñar­nos con la tal ob­se­sión por “re­gis­trar sus he­chos”, que to­dos la te­ne­mos para re­cor­dar mo­men­tos fa­mi­lia­res, pe­ro no la en­tre­ga de “un bi­lle­te”, en una ha­bi­ta­ción en penumbra y sin con­tar­le al ami­go que lo es­ta­ba re­gis­tran­do.

Si esa fil­ma­ción no fue para ex­tor­sio­nar­lo, fue para pro­te­ger­se, por­que Mon­tes sa­bía que ha­cían al­go in­de­bi­do y que, ade­más, su ami­go no lo era tan­to, aun­que Pe­tro se ex­ce­da en ala­ban­zas para “neu­tra­li­zar­lo”.

Do­li­do por­que su ami­go al­cal­de per­mi­tió que lo bo­ta­ran, ese día de 2015, Mon­tes cla­ra­men­te ame­na­zó a Pe­tro, y lo que es­te úl­ti­mo sin­tió des­pués de ese epi­so­dio no fue de­pre­sión; fue sus­to.

¿Qué pa­só en­tre 2015 y 2018 para que el vi­deo ter­mi­na­ra en ma­nos in­con­ve­nien­tes para Pe­tro? Mon­tes lo di­rá an­te la jus­ti­cia, por­que na­die cre­yó el cuen­to del hac­ker, del in­ge­nie­ro que no sa­be de tec­no­lo­gía, del compu­tador vie­jo; de los “abo­ga­dos del dia­blo” adi­vi­nos.

Aho­ra bien, si son cier­tas las acu­sa­cio­nes del abo­ga­do De la Es­prie­lla, la jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos in­ter­ven­drá y el ca­so se­rá más gra­ve. Hoy el asun­to no es si 20 millones es po­co fren­te a 50 millones de dó­la­res de Ode­brecht, o si el de­ba­te con­tra el fis­cal era el mo­men­to para ha­cer pú­bli­co el vi­deo; el asun­to es tam­bién de “tono mo­ral”, de la po­si­ción éti­ca de quien se au­to­pro­cla­ma de­fen­sor de la trans­pa­ren­cia y la mo­ral pú­bli­ca.

Re­cuer­do a la iz­quier­da ale­bres­ta­da cuan­do le mon­ta­ron a Óscar Iván el es­cán­da­lo con un vi­deo pu­bli­ca­do an­tes de la pri­me­ra vuel­ta de 2014. Hoy no veo esa fu­rio­sa con­de­na. Para Clau­dia Ló­pez es “es­pan­to­so”, pe­ro ella es­tá es­tu­dian­do, y pun­to. Moc­kus con­clu­ye que le cree a Pe­tro, y pun­to; mien­tras Fa­jar­do ca­lla…

Hoy Pe­tro, con in­ves­ti­ga­ción abier­ta, acu­de a la es­tra­te­gia de quie­nes se sien­ten por en­ci­ma de la ley: a la mo­vi­li­za­ción, a la ac­ción de fac­to, co­mo Mus­so­li­ni en 1922, cuan­do mo­vi­li­zó a sus ca­mi­sas ne­gras so­bre Ro­ma para arre­ba­tar­le el po­der al dé­bil Víc­tor Ma­nuel. Las mar­chas que pre­ten­den mi­nar la go­ber­na­bi­li­dad, ya no se­rán por la edu­ca­ción o la ca­res­tía, sino para sal­var a Pe­tro y aco­rra­lar al pre­si­den­te, pe­ro Du­que no es Víc­tor Ma­nuel.

Lo que fal­tó en la cró­ni­ca de Au­re­liano fue su vi­da co­mo te­rro­ris­ta, par­tí­ci­pe de ase­si­na­tos co­mo el de Jo­sé Ra­quel Mer­ca­do el 19 de abril de 1976 –cri­men de aniver­sa­rio–; de se­cues­tros co­mo el de Ál­va­ro Gó­mez y de mu­chos ac­tos te­rro­ris­tas, co­mo el asal­to al Pa­la­cio de Jus­ti­cia en 1985, en alian­za con “los Ex­tra­di­ta­bles”.

Pe­tro siem­pre ha jus­ti­fi­ca­do esa bar­ba­rie co­mo la lu­cha por una so­cie­dad jus­ta, y nun­ca ha con­si­de­ra­do que de­ba pe­dir per­dón. ¿Re­cuer­dan a Már­quez y San­trich? Cual­quier pa­re­ci­do no es pu­ra coin­ci­den­cia. Dios los ha­ce…, y ellos se jun­tan.

JO­SÉ FÉ­LIX LAFAURIE RI­VE­RA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.