Agre­sio­nes a po­li­cías

La Opinión - - Temas De Opinión -

Una con­cep­ción equivocada de al­gún sec­tor, es­pe­cial­men­te de mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les y per­so­nas que rea­li­zan ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas ile­ga­les, es ver a los miem­bros de la Fuer­za Pú­bli­ca co­mo enemi­gos del pue­blo, co­mo agen­tes trans­gre­so­res de los de­re­chos fun­da­men­ta­les.

La Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca es­ta­ble­ce co­mo fin pri­mor­dial de la Policía “el man­te­ni­mien­to de las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias para el ejer­ci­cio de los de­re­chos y li­ber­ta­des pú­bli­cas, y para ase­gu­rar que los ha­bi­tan­tes de Co­lom­bia con­vi­van en paz”. Su ta­rea es pro­te­ger la vi­da, por eso ni se en­tien­den ni se pue­den acep­tar los ata­ques a la in­te­gri­dad de los uni­for­ma­dos.

Las agre­sio­nes a la Fuer­za Pú­bli­ca ca­da vez son más fre­cuen­tes. El epi­so­dio re­pro­cha­ble de pa­tru­lle­ros que ar­dían en lla­mas en Bo­go­tá, por­que jó­ve­nes que par­ti­ci­pa­ban en una mar­cha lan­za­ron una bom­ba in­cen­dia­ria en las ins­ta­la­cio­nes de RCN Radio, no es el úni­co he­cho vio­len­to con­tra los cuer­pos de se­gu­ri­dad. Un ca­so si­mi­lar ocu­rrió la semana pa­sa­da en Mai­cao, don­de con­tra­ban­dis­tas de com­bus­ti­ble pren­die­ron fue­go a un bus re­sul­tan­do con he­ri­das gra­ves dos uni­for­ma­dos.

Es inad­mi­si­ble que uni­ver­si­ta­rios que par­ti­ci­pan de las mar­chas es­tu­dian­ti­les obren de igual ma­ne­ra que los ile­ga­les en La Gua­ji­ra, pre­ten­dien­do que­mar vi­vos a po­li­cías, pe­ro en uno y otro ca­so son ciu­da­da­nos pro­te­gi­dos por los uni­for­ma­dos que en me­dio de las pro­tes­tas se com­por­tan co­mo de­lin­cuen­tes.

A es­tos ac­tos se han su­ma­do ata­ques con ex­plo­si­vos y ar­mas de fue­go con sal­dos trá­gi­cos co­mo el ocu­rri­do en oc­tu­bre en el de­par­ta­men­to del Ce­sar, que de­jó dos pa­tru­lle­ros muer­tos; otro más mu­rió en Tun­ja, Boyacá, en me­dio de un aten­ta­do al par­quea­de­ro de la ins­ti­tu­ción don­de fue­ron in­ci­ne­ra­dos cin­co vehícu­los. En ca­sos de in­to­le­ran­cia han si­do agre­di­dos uni­for­ma­dos que tra­tan de con­tro­lar el trá­fi­co, de in­mo­vi­li­zar vehícu­los por ins­pec­cio­nes de al­coho­le­mia o que in­ter­vie­nen en ri­ñas ca­lle­je­ras.

Mu­chos de es­tos he­chos son ju­di­cia­li­za­dos co­mo agre­sión a ser­vi­dor pú­bli­co y daño en bien ajeno, cuan­do al­gu­nos cons­ti­tu­yen un ho­mi­ci­dio en gra­do de ten­ta­ti­va, por la cla­ra in­ten­ción de ha­cer daño y el uso de ele­men­tos ex­plo­si­vos o in­cen­dia­rios que son idó­neos para qui­tar­le la vi­da a una per­so­na.

Lo preo­cu­pan­te es que cre­cen los agra­vios a las au­to­ri­da­des. No se obe­de­cen las nor­mas pen­san­do que no ha­brá san­cio­nes, por eso son ne­ce­sa­rias pe­nas ejem­pla­ri­zan­tes.

No se pue­de con­sen­tir que el de­re­cho le­gí­ti­mo a la mar­cha so­cial, al tra­ba­jo o cual­quier otra cir­cuns­tan­cia, per­mi­ta ex­ce­sos con­tra

la Policía. Las le­sio­nes y atro­pe­llos a la Fuer­za Pú­bli­ca no son una con­se­cuen­cia me­nor de los re­cla­mos de ma­ni­fes­tan­tes. Es gra­ve que se per­mi­tan con­duc­tas vio­len­tas ha­cia las au­to­ri­da­des y que se ge­ne­ra­li­ce la desobe­dien­cia a las nor­mas de con­vi­ven­cia. Una so­cie­dad to­le­ran­te con esos ac­tos co­rre el ries­go de to­car las puer­tas de la anar­quía.

Si la ex­cu­sa es que miem­bros de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad abu­san del po­der o tie­nen víncu­los con la de­lin­cuen­cia, se de­be de­nun­ciar cual­quier irre­gu­la­ri­dad. No son acep­ta­bles los aten­ta­dos con­tra la Policía, un Es­ta­do de de­re­cho de­be ro­dear a sus ins­ti­tu­cio­nes, mu­cho más a quie­nes po­nen en ries­go sus vi­das para la pro­tec­ción del ciu­da­dano.

WIL­SON RUIZ CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.