El pro­gra­ma de las cin­co D

La Opinión - - Temas De Opinión -

El li­bro “seis años que cam­bia­ron el mundo, la caí­da del im­pe­rio so­vié­ti­co”, de la his­to­ria­do­ra y aca­dé­mi­ca fran­ce­sa, Hé­lè­ne Ca­rrè­re D’en­caus­se, re­la­ta los acon­te­ci­mien­tos en la Unión So­vié­ti­ca y su “im­pe­rio” orien­tal, des­de la subida al po­der co­mo Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca y pre­si­den­te del Pre­sí­dium del So­viét Su­pre­mo en 1985, de Mi­jaíl Gor­ba­chov, has­ta la des­apa­ri­ción de ese modelo de go­bierno po­pu­lar, eco­no­mía cen­tra­li­za­da y es­ta­dos sa­té­li­tes, en 1991.

Al lle­gar Gor­ba­chov a la cum­bre del po­der so­vié­ti­co pu­do com­pro­bar el ries­go de des­truc­ción vio­len­ta que po­dría te­ner un ré­gi­men que ha­bía lle­va­do la eco­no­mía al to­tal co­lap­so, que la di­ri­gía una cla­se pa­ra­si­ta y co­rrup­ta, lle­na de pri­vi­le­gios, co­no­ci­da co­mo la No­men­kla­tu­ra (al­go pa­re­ci­do a los bo­li­bur­gue­ses de hoy), y que se man­te­nía por la fuer­za de las ar­mas, que se ha­bían pues­to al ser­vi­cio del po­der (que bien pue­de ser la fuer­za ar­ma­da nacional en la Ve­ne­zue­la de hoy). Gor­ba­chov in­ten­tó ali­viar la pre­sión en esa olla a pun­to de es­ta­llar, abrien­do un po­co al­gu­nas vál­vu­las del ré­gi­men, pe­ro que en lo esen­cial lo man­te­nía in­có­lu­me. Ha­bía tres gru­pos de po­der en el seno de los má­xi­mos ór­ga­nos de con­trol de la Unión So­vié­ti­ca: la de los que Gor­ba­chov lla­ma­ba “con­ser­va­do­res”, y la his­to­ria re­co­no­ce co­mo es­ta­li­nis­tas, quie­nes pro­po­nían “en­mien­das cos­mé­ti­cas”, y exi­gían se­guir la re­pre­sión; los re­for­ma­do­res, que que­rían que se ju­ga­rá al to­do o na­da; y la de los cen­tris­tas que apo­ya­ban re­for­mas “atre­vi­das”, pe­ro que no cam­bia­ran el ré­gi­men.

Una de las me­di­das que to­mó Gor­ba­chov fue ele­gir una Cá­ma­ra de Dipu­tados del Pue­blo por elec­ción po­pu­lar, no muy lim­pia co­mo to­das las de ese ti­po de regímenes, que aun así per­mi­tió ac­ce­der a al­gu­nos de­mó­cra­tas a ese ór­gano, aun­que la ma­yo­ría la man­te­nía el par­ti­do co­mu­nis­ta. Esa Cá­ma­ra de­be­ría ac­tuar co­mo una cons­ti­tu­yen­te y reali­zo su pri­mer con­gre­so en ma­yo de 1989, y en él, se in­tri­gó para de­jar por fue­ra de las di­rec­ti­vas a los “in­de­sea­bles”, que sin em­bar­go, fi­nal­men­te por la fuer­te pre­sión ejer­ci­da, pu­die­ron en­trar en ellas. Los dipu­tados re­for­ma­do­res, que a la pos­tre re­ven­ta­rían el ré­gi­men, se agru­pa­ron ba­jo la eti­que­ta de “gru­po in­tra­rre­gio­nal”, y pro­mo­vían el lla­ma­do pro­gra­ma de las cin­co D: des­mo­no­po­li­za­ción, des­cen­tra­li­za­ción, des­par­ti­di­za­ción, desideo­lo­gi­za­ción y de­mo­cra­ti­za­ción. Si ex­clui­mos la des­par­ti­di­za­ción, que se re­fe­ría a que de­ja­ra de ser le­gal que el par­ti­do co­mu­nis­ta se con­fun­die­ra con el es­ta­do, ese se­ría un plan per­fec­to para la Co­lom­bia de hoy. So­lo ha­bría que cam­biar des­par­ti­di­za­ción por desa­rro­llo.

La eco­no­mía colombiana se con­si­de­ra ex­trac­ti­va por­que con­si­de­ra vá­li­da (y lo res­pal­da con “su” ju­ri­di­ci­dad) la exis­ten­cia de mo­no­po­lios y oli­go­po­lios, pú­bli­cos y pri­va­dos (que para es­te ti­po de mo­de­los da igual), que ex­trai­gan ren­tas de los

ciu­da­da­nos. Bas­ten los ejem­plos de mo­no­po­lio de Eco­pe­trol, y el cua­si-mo­no­po­lio de Avianca. Des­mo­no­po­li­zar la eco­no­mía es la for­ma de sa­lir del sub­de­sa­rro­llo cró­ni­co y en­trar en el ca­mino del desa­rro­llo, con un es­ta­do que no per­mi­ta abu­sos de mer­ca­do, y un sec­tor pri­va­do sano y cre­cien­do sin “ayu­das” pú­bli­cas. La des­cen­tra­li­za­ción, eje de la Cons­ti­tu­ción colombiana de 1991, aún no se ha desa­rro­lla­do, pues el ré­gi­men se sos­tie­ne me­jor des­de una fé­rrea cen­tra­li­dad. Las cor­tes no di­cen na­da por­que son par­te del pro­ble­ma, no de la so­lu­ción. El desa­rro­llo es el úni­co de­re­cho que no se dis­cu­te en el modelo iz­quier­dis­ta de es­ta­do so­cial de de­re­cho. De­si­deo­lo­gi­zar po­de­res co­mo el ju­di­cial, o la edu­ca­ción “sin­di­ca­li­za­da”, es pre­rre­qui­si­to para ha­cer­nos un ver­da­de­ro es­ta­do li­be­ral. Y lo­grar que la de­mo­cra­cia li­be­ral sea el modelo de es­ta­do que de­fen­da­mos, es lo que im­pe­di­ría nue­vas aven­tu­ras ma­mer­tas.

La Unión So­vié­ti­ca no exis­te des­de 1991, pe­ro sus lec­cio­nes si­guen vi­vi­tas por es­tos la­dos del tró­pi­co.

MA­NUEL GUI­LLER­MO CAMARGO VE­GA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.