Du­que y la paz

La Opinión - - Temas De Opinión -

La semana pa­sa­da en la ins­ta­la­ción de la Co­mi­sión de la Ver­dad, una de las cria­tu­ras de los Acuer­dos de La Habana, se evi­den­ció co­mo si­gue ha­cien­do es­tra­gos el pe­ca­do ori­gi­nal de la con­cep­ción y na­ci­mien­to de la ne­go­cia­ción del pre­si­den­te San­tos, al no ha­ber con­vo­ca­do al país con ge­ne­ro­si­dad de­mo­crá­ti­ca a lo que sin du­da de­bía ser un gran pro­pó­si­to nacional y ciu­da­dano. Na­ció y per­ma­ne­ció co­mo un es­fuer­zo ex­clu­yen­te del Pre­si­den­te y su gru­po, con la con­se­cuen­cia de ge­ne­rar y con­so­li­dar el fren­te de los no con­vo­ca­dos, iden­ti­fi­ca­dos co­mo los enemi­gos de la paz.

La Co­mi­sión, al me­nos en el pa­pel, tie­ne una mi­sión fun­da­men­tal , crear las con­di­cio­nes hu­ma­nas y emo­cio­na­les para que Co­lom­bia re­cu­pe­re su al­ma y al­can­ce una si­tua­ción de con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca, al fa­ci­li­tar el es­ce­na­rio para ha­blar li­bre­men­te so­bre la pe­sa­di­lla vi­vi­da, no con el fin de pro­du­cir con­de­nas ju­rí­di­cas sino para que las víc­ti­mas re­la­ten sus his­to­rias pre­ña­das de do­lor, ra­bia y frus­tra­ción, acu­mu­la­das du­ran­te tan­tos años de no ser es­cu­cha­das. Su pro­pó­si­to no es otro que per­mi­tir rom­per el si­len­cio de quie­nes, in­de­pen­dien­te­men­te de su con­di­ción so­cial o de sus creen­cias po­lí­ti­cas, de­bie­ron en­fren­tar esas si­tua­cio­nes, para pro­pi­ciar la ela­bo­ra­ción de la na­rra­ti­va de la paz que sus­ti­tu­ya la de la gue­rra, que to­da­vía es la do­mi­nan­te con su dis­cur­so de ven­ce­do­res y ven­ci­dos, de bue­nos y ma­los, de víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios, dis­cur­so que no se nie­ga pe­ro que de­be su­pe­ra­se o si se quie­re, tras­cen­der­se, co­mo lo re­quie­re Co­lom­bia que so­lo se­rá po­si­ble a par­tir del re­la­to de las víc­ti­mas, en un pro­ce­so de re­cons­truc­ción de lo vi­vi­do.

En la ins­ta­la­ción los asis­ten­tes se re­du­cían a los con­sa­bi­dos ami­gos de la paz, que com­par­ten afi­ni­da­des ideo­ló­gi­cas, con la no­ta­ble ex­cep­ción del em­pre­sa­rio Henry Eder. Esa ho­mo­ge­nei­dad con­tra­ría el sen­ti­do y pro­pó­si­to de la Co­mi­sión, en tan­to que es­ta de­be ser con­vo­ca­do­ra de los di­fe­ren­tes sec­to­res so­cia­les para que ex­pon­gan su ver­dad hu­ma­na, co­mo lo plan­tea su pre­si­den­te Fran­cis­co de Roux. Pe­ro no, de­fi­ni­ti­va­men­te no se libra de los efec­tos ne­ga­ti­vos de ese pe­ca­do ori­gi­nal. Si­tua­ción que ade­más se ma­ni­fes­tó en lo que se di­jo, pues con con­ta­das ex­cep­cio­nes se re­pi­tió el dis­cur­so del tiem­po del con­flic­to, apa­ren­te­men­te sin la vo­lun­tad de trans­for­mar­lo en una na­rra­ti­va de paz. Si la Co­mi­sión no trans­for­ma ese es­ce­na­rio, ha­brá fa­lla­do en el lo­gro de su ta­rea his­tó­ri­ca, pues co­mo bien lo plan­teó el pa­dre de Roux, sin ver­dad hu­ma­na, dis­tin­ta y más pro­fun­da que la sim­ple­men­te ju­rí­di­ca, no ha­brá re­con­ci­lia­ción.

Para aca­bar de com­pli­car el es­ce­na­rio, ya al fi­nal del even­to hi­zo su in­gre­so pre­ci­pi­ta­do

el go­bierno en la per­so­na de Emi­lio Ar­chi­la, Al­to Con­se­je­ro para el Post­con­flic­to, tal vez fru­to de la inex­pe­rien­cia y tor­pe­za po­lí­ti­ca que es­tá de­mos­tran­do en otros fren­tes, co­mo el ma­ne­jo de la pro­tes­ta es­tu­dian­til o la re­for­ma tri­bu­ta­ria o su com­pro­mi­so con el ca­carea­do pac­to con­tra la co­rrup­ción. Un go­bierno que tie­ne a la uni­dad de los co­lom­bia­nos co­mo su ta­rea prin­ci­pal, que se­ría su le­ga­do his­tó­ri­co, sim­ple­men­te no po­día es­tar au­sen­te para fi­jar una po­si­ción y un com­pro­mi­so cla­ro con el desa­rro­llo de los acuer­dos, a lo cual es­tá ade­más obli­ga­do por la na­tu­ra­le­za de és­tos.

El sig­ni­fi­ca­do que ha­cia el fu­tu­ro tie­ne el tra­ba­jo de la Co­mi­sión de­pen­de de la va­lo­ra­ción que de sus po­si­bi­li­da­des ha­gan el go­bierno y el con­jun­to de los sec­to­res so­cia­les; en ca­so con­tra­rio se­gui­rá sien­do un club de los ami­gos de la paz trai­cio­nan­do su ra­zón de ser y ale­ján­do­se del lo­gro de sus ob­je­ti­vos y por el con­tra­rio, dán­do­le ar­gu­men­tos a quie­nes ven en la paz no un pro­yec­to de in­te­rés para la Na­ción, sino un ins­tru­men­to de in­tere­ses po­lí­ti­cos. Ma­nes de su pe­ca­do ori­gi­nal.

JUAN MA­NUEL OS­PI­NA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.