Edu­ca­ción y em­pren­di­mien­to

¿Y SI ABRI­MOS LA MEN­TE AL CAM­BIO?

La Opinión - - Económica -

El des­em­pleo en la ju­ven­tud colombiana ha al­can­za­do ni­ve­les que com­pi­ten con la ta­sa del des­em­pleo en Amé­ri­ca. En el úl­ti­mo in­for­me del DANE los pun­tos de es­ta va­ria­ble lle­ga­ron al 16%, fren­te a la ta­sa de des­em­pleo ju­ve­nil en el mundo que es del 13%.

Nues­tros jó­ve­nes son el mo­tor que im­pul­sa el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país, por ello, es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar nue­vos pro­gra­mas y pro­yec­tos que los acer­quen a opor tu­ni­da­des la­bo­ra­les y abran ca­mino al em­pren­di­mien­to.

Una de las for­mas de ge­ne­rar es­tos nue­vos vi­sos de desa­rro­llo es rea­li­zan­do una trans­for­ma­ción a nues­tro sis­te­ma de edu­ca­ción, que per­mi­ta no só­lo dar res­pues­tas a las ne­ce­si­da­des de ta­len­to hu­mano ac­tua­les y fu­tu­ras de las em­pre­sas, sino tam­bién lo­grar que Co­lom­bia cuen­te con ciu­da­da­nos pre­pa­ra­dos para los nue­vos re­tos que es­tá ori­gi­nan­do la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Es ne­ce­sa­rio des­ta­car que den­tro de las prio­ri­da­des de go­bierno del pre­si­den­te Du­que es­tá ha­cer realidad la do­ble ti­tu­la­ción (me­dia téc­ni­ca vo­ca­cio­nal) de nues­tros ba­chi­lle­res y por su­pues­to, im­pul­sar la adap­ta­ción del modelo de Eco­no­mía Na­ran­ja en la di­ná­mi­ca nacional.

Pe­ro… ¿Cuá­les se­rán los be­ne­fi­cios de la me­dia téc­ni­ca vo­ca­cio­nal y la eco­no­mía na­ran­ja?

• Con la me­dia téc­ni­ca vo­ca­cio­nal (MTV) ten­dre­mos un modelo edu­ca­ti­vo in­te­gral y com­pe­ti­ti­vo

• Las al­zas y ba­jas en la eco­no­mía mun­dial no se­rán un obs­tácu­lo para las em­pre­sas crea­ti­vas, in­no­va­do­ras e in­de­pen­dien­tes que ha­cen par­te de la eco­no­mía na­ran­ja

• Se re­for­za­rán as­pec­tos tras­cen­den­ta­les en la cultura or­ga­ni­za­cio­nal de las em­pre­sas y en­ti­da­des, por ejem­plo, tra­ba­jo en equi­po, crea­ti­vi­dad, in­te­li­gen­cia emo­cio- nal y so­cial, en­tre otras. ¡Eso es ley na­ran­ja!

• El sis­te­ma edu­ca­ti­vo de nues­tros co­le­gios es del pa­sa­do. En su li­bro ‘Sál­ve­se quien pue­da’, An­drés Op­pen­hei­mer di­ce al­go car­ga­do de pu­ra realidad:

“El sis­te­ma es­co­lar tra­di­cio­nal vie­ne de la edu­ca­ción pru­sia­na de si­glo XVIII… un modelo que sir­vió para pro­du­cir tra­ba­ja­do­res dis­ci­pli­na­rios para las fá­bri­cas du­ran­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial, pe­ro que re­sul­ta ca­da vez me­nos efi­cien­te en la eco­no­mía de la in­no­va­ción del si­glo XXI, en la que los ro­bots y los al­go­rit­mos es­tán ha­cien­do los tra­ba­jos ru­ti­na­rios… los paí­ses ne­ce­si­tan más gen­te in­no­va­do­ra y ca­paz de pen­sar por sí mis­ma”. Nues­tros co­le­gios con con­ta­das ex­cep­cio­nes son fá­bri­cas de es­tu­dian­tes para las uni­ver­si­da­des co­lom­bia­nas y no para el tra­ba­jo o el em­pren­di­mien­to.

• En Co­lom­bia ne­ce­si­ta­mos ma­nos para to­do ti­po de tra­ba­jos, por eso, a tra­vés de la me­dia téc­ni­ca vo­ca­cio­nal, la for­ma­ción de téc­ni­cos y tec­nó­lo­gos po­ten­cia­li­za­da des­de el ba­chi­lle­ra­to per­mi­ti­ría for­ta­le­cer el em­pren­di­mien­to, y por qué no, ex­por­tar mano de obra a tra­vés de acuer­dos “ga­na y ga­na”, es de­cir, ga­na el que se va y por su­pues­to, ga­nan los que se que­dan. ¿A quién no se le ha pa­sa­do por la ca­be­za ir­se a tra­ba­jar a otro país para sol­ven­tar las ne­ce­si­da­des de quie­nes de­jan en su tie­rra?

Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer realidad la im­ple­men­ta­ción del es­que­ma de Es­cue­las Vo­ca­cio­na­les que se desa­rro­llan con éxi­to en va­rios paí­ses del mundo, co­mo Ale­ma­nia, Aus­tria, Es­ta­dos Uni­dos, Fin­lan­dia, Sui­za, Ita­lia, en­tre otros. http:// tech­high.us/

Co­lom­bia de­be abrir la men­te an­te las pro­pues­tas de nue­vos mo­de­los eco­nó­mi­cos, erra­di­car la apa­tía y de­jar a un la­do las pa­sio­nes. Aquí no se be­ne­fi­cia un pre­si­den­te, un sec­tor o una ideo­lo­gía, aquí ga­nan los de iz­quier­da, los de de­re­cha y ob­via­men­te los del cen­tro, ga­na el po­bre y el em­pre­sa­rio, el blan­co y el mo­reno, el ni­ño y el an­ciano… con la men­te abier­ta a los bue­nos cam­bios ¡Ga­na­mos to­dos!

Jo­sé An­to­nio Li­za­ra­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.