Fran­cia en aler­ta ro­ja y con te­mor de vio­len­tas pro­tes­tas

La Opinión - - Internacional -

Fran­cia, en aler­ta ro­ja, se co­men­zó a atrin­che­rar es­te viernes, en vís­pe­ra de nue­vas pro­tes­tas de los “cha­le­cos ama­ri­llos” que se te­me de­ge­ne­ren en en­fren­ta­mien­tos, un es­ce­na­rio que el go­bierno es­pe­ra evi­tar con ca­si 90.000 po­li­cías en las ca­lles.

Mu­seos ce­rra­dos, es­pec­tácu­los anu­la­dos, par­ti­dos de fút­bol apla­za­dos... En to­do el país se han to­ma­do me­di­das ex­cep­cio­na­les para evi­tar las im­pac­tan­tes es­ce­nas de vio­len­cia que die­ron la vuel­ta al mundo la semana pa­sa­da.

Ade­más, por pri­me­ra vez en más de una dé­ca­da, se des­ple­ga­rán vehícu­los blin­da­dos de la gen­dar­me­ría en Pa­rís, don­de los co­mer­cian­tes, es­cal­da­dos por los des­tro­zos y sa­queos de ha­ce una semana, se han pa­ra­pe­ta­do. La uni­dad de éli­te de la gen­dar­me­ría, los GIGN, es­tá tam­bién en aler­ta.

“To­do in­di­ca que ele­men­tos ra­di­ca­les, fac­cio­sos, vol­ve­rán a in­ten­tar mo­vi­li­zar­se”, afir­mó el ministro del In­te­rior Ch­ris­top­he Castaner, jus­ti­fi­can­do un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad “a gran es­ca­la”.

“Es­tas úl­ti­mas tres se­ma­nas ha na­ci­do un mons­truo que se ha es­ca­pa­do de las ma­nos de sus pro­ge­ni­to­res”, di­jo en re­fe­ren­cia al mo­vi­mien­to de los “cha­le­cos ama­ri­llos”.

Las pro­tes­tas co­men­za­ron el 17 de no­viem­bre en opo­si­ción al au­men­to de los im­pues­tos a los com­bus­ti­bles, pe­ro des­de en­ton­ces se han con­ver­ti­do en un am­plio mo­vi­mien­to con­tra la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron.

El go­bierno, aco­rra­la­do por las ca­lles, anu­ló el im­pues­to a los car­bu­ran­tes y con­ge­ló los pre­cios de la luz y del gas du­ran­te el in­vierno.

Sin em­bar­go, para los “cha­le­cos ama­ri­llos”, que han am­plia­do sus reivin­di­ca­cio­nes, es­tas con­ce­sio­nes son in­su­fi­cien­tes. Cuen­tan ade­más con el apo­yo de la ma­yo­ría de los fran­ce­ses (68%, se­gún el úl­ti­mo son­deo).

Mu­chos de los “cha­le­cos ama­ri­llos”, lla­ma­dos así por las pren­das fluo­res­cen­tes de se­gu­ri­dad que lle­van pues­tas, se ma­ni­fies­tan sin vio­len­cia pe­ro al­gu­nos se han ra­di­ca­li­za­do. Miem­bros de gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha y ex­tre­ma iz­quier­da apro­ve­chan las pro­tes­tas para en­fren­tar­se a la policía, a ve­ces de for­ma bru­tal.

Al­gu­nos miem­bros del co­lec­ti­vo hi­cie­ron un lla­ma­do a no ir a ma­ni­fes­tar en Pa­rís para evi­tar que ha­ya muer­tos. Has­ta aho­ra no se han re­gis­tra­do víc­ti­mas di­rec­tas, pe­ro cua­tro per­so­nas han per­di­do la vi­da en ac­ci­den­tes re­la­cio­na­dos con las pro­tes­tas.

El fis­cal de Pa­rís, Rémy Heitz, anun­ció ha­ber to­ma­do me­di­das para que la policía pue­da arres­tar a per­so­nas que in­ten­ten sem­brar el caos an­tes de que va­yan a las ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Los hos­pi­ta­les de Pa­rís tam­bién co­men­za­ron sus ser­vi­cios de emer­gen­cia en pre­vi­sión a un au­men­to de la ac­ti­vi­dad el fin de semana. En al­gu­nas re­gio­nes las au­to­ri­da­des prohi­bie­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes o la ven­ta y trans­por­te de ga­so­li­na, los ar­ti­fi­cios pi­ro­téc­ni­cos y pro­duc­tos in­fla­ma­bles o quí­mi­cos, para evi­tar que los ma­ni­fes­tan­tes pren­dan fue­go a las ba­rri­ca­das, co­mo su­ce­dió la semana pa­sa­da. El viernes, las au­to­ri­da­des se in­cau­ta­ron de unos 30 cóc­te­les Mo­lo­tov y bom­bas ca­se­ras en una ro­ton­da ocu­pa­da por “cha­le­cos ama­ri­llos” en Mon­tau­ban, en el su­roes­te del país.

En­tre tan­to Ma­cron, con un ín­di­ce de po­pu­la­ri­dad por los sue­los, guar­da si­len­cio. “No quie­re echar le­ña al fue­go”, an­tes de las ma­ni­fes­ta­cio­nes del sá­ba­do, di­jo a la AFP el pre­si­den­te de la Asam­blea Nacional, Ri­chard Fe­rrand. Ha­bla­rá a ini­cios de la pró­xi­ma semana. Su pri­mer ministro, Edouard Phi­lip­pe, re­ci­bía es­te viernes por la no­che a una de­le­ga­ción de los lla­ma­dos “cha­le­cos ama­ri­llos li­bres”, un ala mo­de­ra­da de es­te mo­vi­mien­to, deses­truc­tu­ra­do y sin lí­der. La To­rre Eif­fel y de­ce­nas de tien­das de los Cam­pos Elí­seos así co­mo los gran­des al­ma­ce­nes La­fa­yet­te y Prin­temps ce­rra­rán por pre­cau­ción el sá­ba­do, al igual que los prin­ci­pa­les mu­seos de la ca­pi­tal, in­clui­do el Lou­vre.

Los co­mer­cian­tes co­lo­ca­ron plan­chas de ma­de­ra en las puer­tas de en­tra­da y va­cia­ronn las vi­tri­nas.

“No po­de­mos co­rrer el ries­go” de que nos ro­ben, co­men­ta­ba el res­pon­sa­ble de una tien­da de mo­tos cer­ca­na al Ar­co del Triun­fo mien­tras eva­cua­ba los vehícu­los en ca­mio­nes.

LOS FRAN­CE­SES se atrin­che­ra­ron des­de ayer an­te el te­mor de que es­te sá­ba­do se re­gis­tren vio­len­tos es­ta­lli­dos de pro­tes­tas en Pa­rís y otras ciu­da­des du­ran­te las nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes or­ga­ni­za­das por los “cha­le­cos ama­ri­llos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.