Ca­sos cu­rio­sos

La Opinión - - Memoria - GE­RAR­DO RAY­NAUD D. gerard.ray­[email protected]

En 1942 la vio­len­cia par­ti­dis­ta es­ta­ba en uno de sus pun­tos más al­tos en es­ta re­gión del te­rri­to­rio pa­trio. La policía nacional, si­guien­do las ins­truc­cio­nes de sus je­fes, ha­bía em­pren­di­do ac­cio­nes con­tra los opo­si­to­res al go­bierno y la pren­sa, de­fen­so­res a ul­tran­za de los con­tra­dic­to­res, no des­apro­ve­cha­ba oca­sión para di­vul­gar los con­si­de­ra­dos desafue­ros de la fuer­za pú­bli­ca en con­tra de quie­nes, por cual­quier ra­zón, dis­cre­pa­ban de las de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

Tí­tu­los co­mo los de es­ta cró­ni­ca uti­li­za­ban los me­dios para di­vul­gar los ca­sos de per­se­cu­ción y para eva­dir, en cier­ta for­ma, la cen­su­ra que se les im­po­nía. Va­rios ca­sos cu­rio­sos se pro­du­je­ron a fi­na­les del año en re­fe­ren­cia, de los cua­les va­mos a re­fe­rir al­gu­nos que lla­ma­ron la aten­ción de los ciu­da­da­nos del co­mún asen­ta­dos en es­ta sec­ción de la geo­gra­fía del país.

En el co­rre­gi­mien­to de Puer­to León, so­bre el en­ton­ces cau­da­lo­so río Zu­lia, se leía en un des­pa­cho pe­rio­dís­ti­co del dia­rio El Tra­ba­jo, “… las gen­tes que allí ha­bi­tan han da­do a te­mer­le a los duen­des y por ese te­mor, acos­tum­bran re­co­ger­se muy tem­prano du­ran­te las ho­ras de la no­che. Tie­nen la creen­cia de que el duen­de dis­fra­za­do de Policía Nacional, cons­tan­te­men­te asal­ta esos pa­ra­jes y la de­mos­tra­ción la dan con el ca­so que nos na­rró uno de esos ex­pe­ri­men­ta­dos ya en las pi­car­días del es­pí­ri­tu ma­ligno. Su­ce­dió que en una de esas ma­dru­ga­das de los días vein­ti­trés o vein­ti­cua­tro del mes de oc­tu­bre pa­sa­do, se ha­lla­ban allí en di­cho puer­to, co­mo a eso de las dos, un señor y una se­ño­ra ador­me­ci­dos por los co­lo­quios del dios Cu­pi­do, cuan­do in­tem­pes­ti­va­men­te lle­gó un ca­rro con va­rios pa­sa­je­ros. Los co­lo­quian­tes, aper­ci­bi­dos de la lle­ga­da, se pu­sie­ron en guar­dia a es­pe­rar la arre­me­ti­da de los duen­des, hi­cie­ron oí­dos ner­vio­sa­men­te. Es­ta­ban a la ex­pec­ta­ti­va cuan­do de pron­to los duen­des se lan­za­ron so­bre la puer­ta de la pie­za y ZAZ… un em­pe­llón iba dan­do al tras­te con la me­dia se­gu­ri­dad que les ser­vía de es­ca­pa­to­ria a los ri­go­res del cli­ma… un se­gun­do em­pe­llón hi­zo tre­pi­dar la dé­bil con­sis­ten­cia de la puer­ta… y ¿quién es? pro­nun­ció la atri­bu­la­da da­ma que así se veía per­se­gui­da por el más te­mi­ble de los enamo­ra­dos de las hi­jas de Eva. Mas co­mo na­die res­pon­die­ra y el duen­de per­sis­tie­ra en en­trar­se a la fuer­za, su com­pa­ñe­ro re­sol­vió abrir y ¡oh sor­pre­sa! el duen­de es­ta­ba dis­fra­za­do de policía, quien al ver la puer­ta abier­ta, dio un chi­lli­do es­tri­den­te, sa­có su revólver, hi­zo unos dis­pa­ros y se in­tro­du­jo en la ha­bi­ta­ción, la po­bre mu­jer me­dio des­ma­ya­da gri­tó ¡socorro, socorro! Mien­tras que un duen­de dis­fra­za­do de ca­bo in­cre­pó a los de­más duen­des con es­tas o se­me­jan­tes pa­la­bras: ¡no me­ta la pa­ta! a lo que uno de los duen­des le re­pli­có con ame­na­zas y desafian­do la au­to­ri­dad del ca­bo tu­vie­ron que in­ter­ve­nir los de­más duen­des para evi­tar una ma­sa­cre.” Ter­mi­na la no­ti­cia lla­man­do la aten­ción del pú­bli­co para que ten­ga cui­da­do con ese ma­le­fi­cio que es­tá ope­ran­do en­tre no­so­tros, por­que no po­de­mos creer que den­tro de la Policía Nacional exis­tan to­da­vía agen­tes de esa laya. Se agre­ga que así co­mo nos lo con­ta­ron, lo con­ta­mos, sin creer ja­más, Dios nos li­bre, en que los ta­les sean res­pon­sa­bles co­mo em­plea­dos de aque­lla policía sino a la ma­gia que se es­ti­la en aque­llos tiem­pos al­re­de­dor de cier­tos ser­vi­cios ocul­tos. In­du­da­ble­men­te esa mu­jer y ese hom­bre es­ta­ban echan­do la bue­na ven­tu­ra cuan­do se les pre­sen­tó esa es­pas­mó­di­ca cuer­da de duen­des dis­fra­za­dos de agen­tes del go­bierno. Dios sal­ve a nues­tras mu­je­res de los duen­des de es­te cuen­to.

Con­ti­nuan­do con los ca­sos cu­rio­sos de en­ton­ces, un nue­vo su­ce­so acon­te­ció, es­ta vez en la ve­ci­na po­bla­ción de San­tia­go con un per­so­na­je de mu­cho re­co­no­ci­mien­to en la ciudad, pe­rio­dis­ta di­rec­tor de la pu­bli­ca­ción El Fí­ga­ro, de fi­lia­ción con­ser­va­do­ra y al pa­re­cer, en fran­co en­fren­ta­mien­to con el go­bierno de­par­ta­men­tal, par­ti­cu­lar­men­te con el Se­cre­ta­rio de Go­bierno del mo­men­to, a quien los pe­rio­dis­tas cul­pa­ban de to­dos los pro­ble­mas de la re­gión. Se tra­ta­ba de don Ra­món Cár­de­nas Sil­va quien ese día re­gre­sa­ba de Gra­ma­lo­te, lue­go de asis­tir a una reunión po­lí­ti­ca. Via­ja­ba en un bus de ser­vi­cio de lí­nea. Al lle­gar a esa lo­ca­li­dad el bus fue in­ter­cep­ta­do por los agen­tes de la Policía Nacional quie­nes pre­gun­ta­ron por el señor Cár­de­nas Sil­va y le or­de­na­ron ba­jar­se del vehícu­lo. Fue lle­va­do a un si­tio apar­ta­do por uno de los agen­tes quien lo ata­có a pu­ñe­ta­zos y sa­can­do su revólver lo ame­na­zó de muer­te, pe­ro co­mo la víc­ti­ma le pro­tes­ta­ra y le hi­cie­ra sa­ber que es­ta­ba re­suel­to a que lo ase­si­na­ra, le in­cre­pó: “¡ase­sí­ne­me us­ted agen­te! ¡ase­sí­ne­me ya que no se­rá el pri­me­ro ni el úl­ti­mo de los vic­ti­ma­dos de es­te cuer­po del go­bierno!”; el agen­te, más sor­pren­di­do que aco­bar­da­do por la reac­ción de su con­ten­dor, se con­for­mó so­la­men­te con los mal­tra­tos de que hi­cie­ra pre­sa el señor Cár­de­nas y no lo ma­tó. A su re­gre­so a la ca­pi­tal del de­par­ta­men­to y en­te­ra­dos sus co­le­gas del atro­pe­llo, ci­ta­ron a una reunión de la Asam­blea de Pe­rio­dis­tas en la cual pre­sen­ta­ron una pro­po­si­ción apro­ba­da por una­ni­mi­dad por los di­rec­to­res, re­dac­to­res y co­la­bo­ra­do­res de la pren­sa lo­cal, sin dis­tin­gos de par­ti­dos po­lí­ti­cos, en la cual pe­dían se san­cio­na­ran esos bro­tes de sal­va­jis­mo pa­tro­ci­na­dos por un ré­gi­men ne­fan­do, trai­dor, an­ti­pa­trio­ta y ase­sino. En el co­mu­ni­ca­do que acom­pa­ña­ba la pro­po­si­ción se de­jó cons­tan­cia de su enér­gi­ca pro­tes­ta con­tra los desafue­ros que ve­nían sien­do ob­je­to los pe­rio­dis­tas, en es­pe­cial aque­llos si­tua­dos en el ban­do po­lí­ti­co con­tra­rio.

Y para fi­na­li­zar es­ta cró­ni­ca, una anéc­do­ta más amable su­ce­di­da por esa mis­ma épo­ca. Le su­ce­dió a nues­tro muy re­co­no­ci­do y re­cor­da­do com­po­si­tor Elías M. So­to. En aquel tiem­po, a pe­sar de los acha­ques pro­pios de la ve­jez, el maes­tro ex­pe­ri­men­tó la de­sola­ción que ins­pi­ran las in­con­se­cuen­cias na­tu­ra­les de la vi­da que se va, sin im­por­tar las in­gra­ti­tu­des de cuan­tos no le su­pie­ron com­pren­der y so­lo as­pi­ra­ba el res­pe­to a sus me­re­ci­mien­tos du­ran­te los úl­ti­mos días de su exis­ten­cia.

To­do por­que, du­ran­te los días de­cem­bri­nos, con oca­sión de las fes­ti­vi­da­des pro­pias de fi­nal de año, al­gún mú­si­co le dio por cam­biar­le la me­lo­día a nues­tras ’Bri­sas del Pam­plo­ni­ta’ y con­ver­tir­la en un “jo­ro­po vul­gar y an­ti­pa­trió­ti­co”. Nun­ca se su­po si el maes­tro co­no­ció el ca­so, pues a pe­sar de las pes­qui­sas de los pe­rio­dis­tas és­te no res­pon­dió sus in­te­rro­gan­tes. De to­das for­mas, la si­tua­ción fue ol­vi­da­da muy pron­to, pues las emi­so­ras se ne­ga­ron a di­fun­dir la ver­sión no au­to­ri­za­da del himno de nues­tra tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.