Más ayu­da a in­mi­gran­tes

La Opinión - - Portada -

la igle­sia me­no­ni­ta de es­ta­dos uni­dos arren­dó un es­pa­cio en la au­to­pis­ta a San an­to­nio, en Vi­lla del Ro­sa­rio, don­de les brin­da ayu­da ali­men­ta­ria a unos 800 in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos al día. Ri­chard ul­rich, pas­tor de la con­gra­ga­ción, ex­pli­có que abrie­ron el es­pa­cio en es­ta zo­na, por­que es don­de ma­yor se sien­te el pro­ble­ma de los in­mi­gran­tes de Ve­ne­zue­la.en al­gu­nos ca­sos tam­bién les ofre­cen pri­me­ros au­xi­lios.

Las ma­nos de ge­ne­ro­si­dad se vuelcan en ca­da uno de los ali­men­tos que sir­ven a los ve­ne­zo­la­nos que pa­san ca­mi­nan­do por la au­to­pis­ta San An­to­nio, en Vi­lla del Ro­sa­rio. Ami­gos del Pró­ji­mo es el nom­bre del nue­vo es­pa­cio de ayu­da a los in­mi­gran­tes, que se su­ma a las ini­cia­ti­vas que ya tie­nen tiem­po tra­ba­jan­do en es­te mu­ni­ci­pio fron­te­ri­zo.

La igle­sia me­no­ni­ta de Es­ta­dos Uni­dos arren­dó un es­pa­cio don­de dis­pu­so unas mo­des­tas mesas, unos la­va­de­ros, una co­ci­na, y to­da la vo­lun­tad de ayu­dar.

Des­de el 29 de oc­tu­bre, es­te gru­po arran­có con la idea que me­ses atrás les plan­teó Da­llas Wit­mer, uno de los fun­da­do­res del lu­gar, que lle­va 10 años vi­vien­do en Ta­bio, Cun­di­na­mar­ca. Wit­mer co­no­ce de cer­ca la reali­dad del fe­nó­meno mi­gra­to­rio.

Ri­chard Ul­rich, pas­tor de la con­gra­ga­ción, ex­pli­có que abrie­ron el es­pa­cio en es­ta zo­na, por­que es don­de ma­yor se sien­te el pro­ble­ma de los in­mi­gran­tes de Ve­ne­zue­la.

Ha­ce tres me­ses ofre­cían ali­men­to pa­ra 300 per­so­nas dia­ria­men­te, hoy la ci­fra llega a unas 800. Y em­pe­za­ron con 20 vo­lun­ta­rios y a la fe­cha su­man 80 de ocho paí­ses.

En una de las mesas de ma­de­ra es­ta­ba sen­ta­da Flor Co­ba, en­fer­me­ra del es­ta­do Mo­na­gas.

Ella re­co­rrió 44 ho­ras de ca­rre­te­ra pa­ra lle­gar a Co­lom­bia.

Su me­ta lle­gar a Pe­rú, don­de la es­pe­ran unos familiares que tie­nen va­rios me­ses en ese país. La lar­ga tra­ve­sía que ha­rá ca­mi­nan­do, jun­to con cin­co se­res que­ri­dos, has­ta Bo­go­tá.

“Co­mer­se un plato de arroz con hue­vo ca­lien­te es un pla­cer”, di­jo la mu­jer, que de­jó en Ve­ne­zue­la a sus dos hi­jos. “Es­to lo agra­dez­co con to­do mí ser, por­que lle­vá­ba­mos tres días co­mien­do pan y agua. Es­te tipo de ayu­das siem­pre se agra­de­ce, y a no­so­tros cin­co que aún nos to­ca ca­mi­nar mu­cho aún más”.

Es­te cen­tro de ayu­da les ofre­ce a los mi­gran­tes dos co­mi­das por día: el desa­yuno y el al­muer­zo. Los in­te­gran­tes de la con­gre­ga­ción lle­van una ba­se de da­tos de quié­nes co­men y cuán­tas ve­ces. Una per­so­na so­la­men­te pue­de co­mer tres ve­ces a la se­ma­na.

El re­gis­tro se lle­va mi­nu­cio­sa­men­te en la en­tra­da del cen­tro, don­de se les solicita a los in­mi­gran­tes la cé­du­la de iden­ti­dad, y don­de se da prio­ri­dad a mu­je­res y ni­ños.

Son unos 200 me­no­res que re­ci­ben ali­men­ta­ción al día.

Los me­no­ni­tas no ofre­cen ayu­da de sa­lud en es­te si­tio; sin em­bar­go, en oca­sio­nes les ha to­ca­do ofre­cer orien­ta­ción y ayu­da

es­ta ayu­da las agra­dez­co con to­do mí ser, por­que lle­vá­ba­mos tres días co­mien­do pan y agua”.

Flor co­ba. en­fer­me­ra ve­ne­zo­la­na.

bá­si­ca en es­ta área.

Ex­pli­ca el pas­tor que ellos no re­ci­ben fondos de en­tes gu­ber­na­men­ta­les, sino de las con­gre­ga­cio­nes en los Es­ta­dos Uni­dos, que do­nan re­cur­sos pa­ra es­te tipo de cau­sas.

Ul­rich in­di­có que ellos han ofre­ci­do sus aten­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias en paí­ses en gue­rra, pe­ro en es­ta oca­sión les to­có ha­cer­lo en la frontera co­lom­bia­na.

los me­no­ni­tas abrie­ron el cen­tro de ayu­das el 29 de oc­tu­bre del año pa­sa­do. em­pe­za­ron brin­da­do co­mi­da a 300 per­so­nas, y hoy su­man 800.

en es­te es­pa­cio no ofre­cen ayu­da en sa­lud, pe­ro les ha to­ca­do dar pri­me­ros au­xi­lios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.