Des­va­ríos con olor a gla­dio­los

La Opinión - - Temas De Opinión -

Aun­que ya que­dó atrás, co­mo no­viem­bre tie­ne un in­du­da­ble tu­fi­llo fú­ne­bre in­ten­ta­ré al­gu­nos des­pro­pó­si­tos con­tra la pe­lo­na. Es un tru­co pa­ra man­te­ner­la ale­ja­da.

Abru­ma la sos­pe­cha ge­ne­ra­li­za­da de que la muer­te es pa­ra to­da la vi­da. Pe­ro se­ría in­so­por­ta­ble que la vi­da fue­ra pa­ra siem­pre. In­mor­ta­li­dad, no fi­gu­ras en mis pla­nes.

El sue­ño es una muer­te be­né­vo­la de la que re­su­ci­ta­mos to­dos los días. La re­pa­ra­do­ra sies­ta – mi­ta­ca oní­ri­ca- es una me­tá­fo­ra de la eter­ni­dad que nos co­que­tea.

A unos les da por ti­rar pie­dra. Al pre­si­den­te Trump le da por da­ñar­le el desa­yuno al mun­do, pe­ro en las elec­cio­nes pa­sa­das los de­mó­cra­tas le es­tro­pea­ron el su­yo ga­nán­do­le la Cá­ma­ra.

A mí me da por in­ver­tir ocios vi­si­tan­do a fu­tu­ros co­le­gas. Por eso soy via­je­ro fre­cuen­te en los ce­men­te­rios.

En­can­ta­do re­pe­ti­ría la se­re­na­ta que un gru­po de fans les di­mos en su mau­so­leo del Ce­men­te­rio Cen­tral de Bo­go­tá a Jo­sé Asun­ción Sil­va y a su her­ma­na El­vi­ra, “be­lla de per­fil”. Que­ría­mos ha­cer que­dar mal un ver­so del me­lan­có­li­co sui­ci­da de La Can­de­la­ria: “¡Qué so­los se que­dan los muer­tos!”.

El sui­ci­dio sue­le ser pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud (gra­fi­te­ros co­mo el que es­cri­bió lo an­te­rior sue­len te­ner ra­zón).

Me eri­cé cuan­do vi­ví la sen­sa­ción de sui­ci­dar­me por in­ter­pues­ta per­so­na. Lo su­pe la vez que un ami­go me con­tó que ha­bía en­con­tra­do “mi” tum­ba en el ce­men­te­rio pa­ri­sino de Pè­re La­chai­se.

Otro falso po­si­ti­vo: El sui­ci­da se lla­ma Ós­car Do­mín­guez, el cé­le­bre pintor es­pa­ñol, pe­ro yo si­go en la pa­sa­re­la aman­ce­ba­do con los días “que uno tras otro son la vi­da”.

En Me­de­llín ron­co cer­ca de Jar­di­nes de Paz. Po­bres mis ve­ci­nos del ba­rrio de los acos­ta­dos con el sue­ño in­te­rrum­pi­do por el tro­pel que ar­man los rum­be­ros al lado del hí­ga­do del pi­ca­de­ro del Club El Ro­deo.

Si no res­pe­tan los de­re­chos de los vi­vos de­be­rían res­pe­tar el re­po­so de los fi­na­dos. Y el sue­ño de cen­te­na­res de gar­zas blan­cas que tie­nen en los ár­bo­les de ese co­rre­dor eco­ló­gi­co su mag­ní­fi­co há­bi­tat. Esas aves de elás­ti­co vue­lo se des­pier­tan, tras­no­cha­das, con los ojos en la tras­tien­da.

Me doy ín­fu­las de so­bre­vi­vien­te. Ha­ce 40 años me co­que­teó la par­ca. Ocu­rrió cuan­do el avión Hér­cu­les FAC 1001 en que via­já­ba­mos fue ame­tra­lla­do des­de tie­rra cer­ca del ae­ro­puer­to de Ma­na­gua, en ple­na gue­rra de los san­di­nis­tas con­tra So­mo­za. (Aho­ra es­tor­ban el ex­san­di­nis­ta pre­si­den­te Or­te­ga, se­ño­ra y fa­mi­lia. Tam­bién cae­rán).

El Hér­cu­les, ba­lle­na del ai­re, que­dó con­ver­ti­do en un que­so gru­yè­re. Por sal­var­nos la vi­da qui­si­mos co­ger a pi­cos al co­man­dan­te del Hér­cu­les. Be­su­queen al avión que aguan­tó, su­gi­rió el co­ro­nel Bel­trán se­rio co­mo la so­ta de bas­tos.

Lo me­jor es “en­trar a la muer­te co­mo a una fies­ta”. (Y dis­cul­pas, se­ñor Bor­ges, por ci­tar­lo tan­to cua­ren­ta años des­pués de su vi­si­ta a Me­de­llín, don­de bro­meó, pró­xi­mo a ate­rri­zar en el Olaya Herrera: Si mue­ro en es­te avión se­ré in­mor­tal co­mo Gar­del…).

ÓS­CAR DO­MÍN­GUEZ GIRALDO CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.