El peor de to­dos los ma­les

La Opinión - - Editorial -

Vi­vi­mos en un mun­do com­pe­ti­ti­vo don­de so­lo un ba­jo por­cen­ta­je de la po­bla­ción pue­de ac­ce­der a unos me­dios de vi­da dig­na.

En ge­ne­ral, las con­di­cio­nes so­cia­les, eco­nó­mi­cas y la­bo­ra­les son pre­ca­rias en la ma­yo­ría de los paí­ses y Co­lom­bia se en­cuen­tra en el pues­to 90 se­gún el Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano (IDH) ela­bo­ra­do por Na­cio­nes Uni­das.

Las so­cie­da­des que se en­cuen­tran en es­ce­na­rios de po­bre­za se desen­vuel­ven en un am­bien­te hos­til, li­mi­ta­do en edu­ca­ción y una ba­ja for­ma­ción en va­lo­res y prin­ci­pios que no les per­mi­te go­zar de bue­nas re­la­cio­nes den­tro de una co­mu­ni­dad; sien­do los ac­tos vio­len­tos y las de­ci­sio­nes egoís­tas el vehícu­lo pre­fe­ri­do pa­ra la su­per­vi­ven­cia.

Re­sul­ta­do de lo an­te­rior, se edi­fi­can go­bier­nos que di­ri­gen erra­da­men­te las na­cio­nes y no ga­ran­ti­zan equi­dad ni bie­nes­tar en­tre sus ha­bi­tan­tes.

Se crea un circu­lo vi­cio­so que po­co a po­co de­te­rio­ra la so­cie­dad y va nu­trien­do el peor de to­dos los ma­les que nos pue­de rodear: la co­rrup­ción.

La co­rrup­ción son los ac­tos co­me­ti­dos por per­so­nas que abu­san de su po­der e in­fluen­cia pa­ra ha­cer uso in­de­bi­do de los re­cur­sos fi­nan­cie­ros y hu­ma­nos que tie­nen a su dis­po­si­ción.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­te fe­nó­meno, se for­ja una cul­tu­ra del “to­do va­le” que afec­ta de ma­ne­ra ne­ga­ti­va el com­por­ta­mien­to ciu­da­dano y en el ca­so que con­cier­ne a la ad­mi­nis­tra­ción de un Es­ta­do, se re­du­ce la ca­pa­ci­dad pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de su po­bla­ción.

Los he­chos de­ri­va­dos de la co­rrup­ción im­pi­den el cre­ci­mien­to de un país.

Se cons­tru­yen ca­rre­te­ras con ma­te­ria­les de ma­la ca­li­dad, los puen­tes se vie­nen al pi­so, se pier­den los sub­si­dios de los ni­ños y abue­los, se ofre­cen me­di­ci­nas ven­ci­das en los hos­pi­ta­les, y to­da la des­via­ción de re­cur­sos que de­be­rían ser in­ver­ti­dos pa­ra la edu­ca­ción, sa­lud, de­por­te, ge­ne­ra­ción de em­pleo, cul­tu­ra e in­fra­es­truc­tu­ra, ter­mi­na sien­do el for­tín eco­nó­mi­co de unos po­cos que en­dul­zan a sus se­gui­do­res con mer­ca­dos y una fal­sa amis­tad.

Aho­ra, creo que el país es­ta des­per­tan­do fren­te a las in­jus­ti­cias que he­mos pa­de­ci­do y mues­tra de ello son las ex­pre­sio­nes so­cia­les que han to­ma­do fuer­za es­tos años. En los úl­ti­mos me­ses los es­tu­dian­tes a ni­vel na­cio­nal se or­ga­ni­za­ron y le exi­gie­ron al Go­bierno más in­ver­sión pa­ra la edu­ca­ción, ha­ce unos días cien­tos de ciu­da­da­nos sa­lie­ron a las ca­lles pa­ra pe­dir la re­nun­cia del fis­cal Nés­tor Humberto Mar­tí­nez por el ca­so de Odebrecht y, du­ran­te to­do es­te tiem­po, las re­des so­cia­les han si­do el ca­nal de ex­pre­sión más efi­cien­te por me­dio del cual se han de­nun­cia­do los mi­les de abu­sos que día a día co­me­ten las per­so­nas

que ejer­cen al­gún ti­po de au­to­ri­dad.

Sin em­bar­go, de­be­mos en­ten­der los ac­tos de co­rrup­ción co­mo un com­por­ta­mien­to que pue­de es­tar pre­sen­te en cual­quier per­so­na, in­di­fe­ren­te­men­te de su ocu­pa­ción, es­ta ma­la con­duc­ta no es­ta de­fi­ni­da úni­ca­men­te pa­ra el fun­cio­na­rio pú­bli­co. Hay que to­mar con­cien­cia que so­mos no­so­tros los que de­be­mos cam­biar si que­re­mos trans­for­mar­nos en una so­cie­dad de bien y no pre­ten­der so­la­men­te que se­ña­lan­do a los de­más en­con­tra­re­mos la so­lu­ción.

El pro­ble­ma de­be ser co­rre­gi­do des­de la in­fan­cia, y a ra­zón de es­to, la edu­ca­ción que se im­par­te en la fa­mi­lia es esen­cial. Acos­tum­brar al ni­ño a ser ho­nes­to, a ju­gar­le lim­pio a la gen­te y a res­pe­tar las nor­mas es fun­da­men­tal pa­ra con­so­li­dar la fu­tu­ra ge­ne­ra­ción que, des­de su li­bre al­be­drío, ejer­ce­rá ac­cio­nes éti­cas que favorecerán a la co­mu­ni­dad.

De igual ma­ne­ra, hay que cam­biar la cul­tu­ra que pre­mia el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y el fa­ci­lis­mo; esa cul­tu­ra que no san­cio­na de­be ser sus­ti­tui­da por aque­lla que fo­men­ta el res­pe­to por la dig­ni­dad hu­ma­na y los va­lo­res esen­cia­les que ri­gen las con­duc­tas ho­nes­tas y trans­pa­ren­tes. Si al­go nos ha en­se­ña­do la his­to­ria, es que cuan­do se han de­tec­ta­do ac­tos in­de­bi­dos y no se ha he­cho na­da, lo que ter­mi­na pre­va­le­cien­do es la to­le­ran­cia al de­li­to y esa ac­ti­tud nos con­vier­te en cóm­pli­ces.

Pa­ra no­so­tros, nues­tros ve­ci­nos, ami­gos e hi­jos es fun­da­men­tal te­ner es­tos con­cep­tos cla­ros pa­ra po­der mi­ti­gar las con­se­cuen­cias de la co­rrup­ción y los ma­les que es­ta pro­du­ce. So­lo de es­ta ma­ne­ra po­de­mos cons­truir las ba­ses de una so­cie­dad más in­te­li­gen­te, más cons­cien­te a la ho­ra de ele­gir a sus go­ber­nan­tes y más ca­paz de de­mos­trar que la fuer­za de sus ac­cio­nes co­lec­ti­vas es­ta me­di­da en la so­li­dez de sus prin­ci­pios in­di­vi­dua­les.

JUAN CAR­LOS BO­CA­NE­GRA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.