El no­ve­lón

La Opinión - - Editorial - @jfla­fau­rie

El Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, en cum­pli­mien­to de la ley 89 de 1993, el 4 de enero con­tra­tó con Fe­de­gán el ma­ne­jo del Fon­do Na­cio­nal de Ga­na­do, pues ade­más ha­bía con­clui­do la ad­mi­nis­tra­ción tem­po­ral de Mi­nis­te­rio a tra­vés de Fi­dua­gra­ria, con el gra­ví­si­mo da­ño de la pér­di­da del es­ta­tus de país li­bre de af­to­sa.

Por esa si­tua­ción, el pa­sa­do 3 de oc­tu­bre asis­tí a la Co­mi­sión Na­cio­nal de Af­to­sa, con­vo­ca­da por el ICA con la par­ti­ci­pa­ción de Pa­naf­to­sa, pa­ra eva­luar ac­cio­nes orien­ta­das a re­cu­pe­rar el es­ta­tus.

Allí se plan­tea­ron du­das so­bre el cre­ci­mien­to del ha­to du­ran­te los úl­ti­mos ci­clos de va­cu­na­ción, que de 22 mi­llo­nes de ca­be­zas re­gis­tra­das por Fe­de­gán y por el Cen­so Agro­pe­cua­rio, pa­só a ¡26 mi­llo­nes! en un año.

An­te la ne­ce­si­dad de ci­fras cla­ras, ofre­cí la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca del equi­po de Fe­de­gán, ope­ra­dor du­ran­te 20 años del pro­gra­ma que lo­gró la cer­ti­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal, pa­ra apo­yar el ci­clo que ini­cia­ba y pa­ra ha­cer un aná­li­sis pre­dio a pre­dio, a par­tir de la in­for­ma­ción que el ICA en­tre­ga­ría con un com­pro­mi­so de con­fi­den­cia­li­dad, que sus­cri­bí co­mo pre­si­den­te de Fe­de­gán.

So­lo Fe­de­gán fue con­vo­ca­da por­que la Co­mi­sión, crea­da en la Ley 395 de 1997, así lo de­ter­mi­nó, pues se con­si­de­ra­ba a Fe­de­gán co­mo la en­ti­dad ga­na­de­ra más re­pre­sen­ta­ti­va, has­ta que el go­bierno San­tos ar­mó una cam­pa­ña de di­fa­ma­ción pa­ra vol­tear esa per­cep­ción.

Esa es la reali­dad. Aho­ra pa­so al no­ve­lón que, la­di­na­men­te, al­guien le con­tó a una pe­rio­dis­ta de la W, y a par­tir del cual se hi­cie­ron afir­ma­cio­nes aven­tu­ra­das con­tra Fe­de­gán.

La reunión téc­ni­ca se con­vir­tió en se­cre­ta y pa­ra “co­ci­nar” la en­tre­ga de la pa­ra­fis­ca­li­dad a Fe­de­gán, y su pre­sen­cia por man­da­to de la ley en dis­cri­mi­na­ción con­tra otras en­ti­da­des.

La en­tre­ga de in­for­ma­ción con fi­nes téc­ni­cos pa­só te­ner os­cu­ras in­ten­cio­nes de con­trol so­bre los ga­na­de­ros; el acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad se tor­nó en se­cre­tis­mo sos­pe­cho­so; el ofre­ci­mien­to de apo­yo con per­so­nal ca­li­fi­ca­do, que hi­ce al an­te­rior go­bierno y fue des­pre­cia­do, es ca­li­fi­ca­do de trá­fi­co de in­fluen­cias y cos­to­sa con­tra­ta­ción.

Me pre­gun­to qué se pre­ten­día con es­te no­ve­lón pa­ra in­du­cir a un me­dio a tan fan­ta­sio­sa in­ter­pre­ta­ción de una reunión téc­ni­ca. ¿Aca­so des­viar la aten­ción del bi­llo­na­rio ne­go­cio del con­tra­ban­do y la co­rrup­ción en el ICA que lo per­mi­tió?

El mi­nis­tro res­pon­dió pre­gun­tas y ex­pli­có las de­ci­sio­nes y sus ar­gu­men­tos de le­ga­li­dad, so­bre el no­ve­lón de la reunión téc­ni­ca y so­bre el pro­ce­so de con­tra­ta­ción de Fe­de­gán.

No obs­tan­te, a pe­sar de los es­fuer­zos del pre­si­den­te Du­que, la po­la­ri­za­ción per­sis­te y la ver­dad se sa­cri­fi­ca. No va­len ra­zo­nes ni ar­gu­men­tos y se si­guen ru­mian­do per­se­cu­cio­nes mez­qui­nas, mien­tras se ig­no­ran he­chos gra­ves, co­mo la pér­di­da del es­ta­tus y la bi­llo­na­ria y opa­ca con­tra­ta­ción de un mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra.

Pa­ra­fra­sean­do la ci­ta bí­bli­ca, “quien no ten­ga oí­dos pa­ra oír, nun­ca oi­rá”.

JO­SÉ FÉ­LIX LA­FAU­RIE RIVERA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.