Do­lo­ro­so cua­dro

La Opinión - - Portada -

LA OLEA­DA DE EMI­GRAN­TES ve­ne­zo­la­nos to­dos los días di­bu­ja dra­má­ti­cas si­tua­cio­nes que pa­re­cen sa­ca­das de la no­ve­la “Los Miserables” de Víc­tor Hu­go, co­mo la que pa­de­ce un gru­po de mu­je­res -unas em­ba­ra­za­das y otras acom­pa­ña­das por sus pe­que­ños hi­jos-quie­nes lue­go de sa­lir hu­yen­do de la cri­sis en su país, lle­ga­ron a La Pa­ra­da (Vi­lla del Ro­sa­rio) en don­de ins­ta­la­ron una ‘vi­lla del dolor’ pa­ra vi­vir a la in­tem­pe­rie pro­te­gi­das por al­gu­nos ár­bo­les y dor­mir en el suelo, mien­tras que el de­sa­yuno y el al­muer­zo se los su­mi­nis­tran gra­tui­ta­men­te en la casa de pa­so La Di­vi­na Pro­vi­den­cia.

Yo­se­lín Ramos, que tie­ne ocho me­ses de em­ba­ra­zo, duer­me la sies­ta ti­ra­da en el pi­so de la ca­lle 6 con ave­ni­da 4 de La Pa­ra­da, en Vi­lla del Ro­sa­rio, al pie de la can­cha de tie­rra, has­ta don­de lle­gan los ve­ne­zo­la­nos a im­pro­vi­sar en tie­rras ex­tra­ñas un re­fu­gio que creían pa­sa­je­ro y se les ha vuel­to per­ma­nen­te.

Su hi­ja, de dos años, tam­bién es­tá allí. Su col­chón son unos cuan­tos car­to­nes y unas cobijas pa­ra que el pi­so no sea tan du­ro. Son las 3:30 de la tar­de, la tem­pe­ra­tu­ra mar­ca 35 gra­dos y el sol es­tá más fuer­te que de cos­tum­bre. El ca­lor las azo­ta, pe­ro las ca­pas fron­do­sas de los ár­bo­les, que se han con­ver­ti­do en el te­cho de su re­fu­gio, las re­fres­ca un po­co y evi­ta que los ra­yos de sol les que­me la piel. Yo­se­lín tie­ne 27 años y no sabe el se­xo de su be­bé, pues no ha ido a nin­gún con­trol. “No le ten­go ro­pa ni na­da pa­ra su lle­ga­da”, con­tó mien­tras aca­ri­cia­ba su ba­rri­ga.

Ella lle­gó ha­ce dos me­ses de Bar­qui­si­me­to jun­to con su her­ma­na Yen­di­ra Ramos, quien tam­bién pa­só por la tro­cha en es­ta­do de em­ba­ra­zo con dos hi­jos pe­que­ños más. Am­bas se ubi­ca­ron en la can­cha de tie­rra, por­que vie­ron que ‘to­dos lo ha­cen’.

Yen­di­ra tu­vo los do­lo­res allí y jus­to hoy, ha­ce un mes, na­ció su ni­ña en el hos­pi­tal Erasmo Meoz. “Gra­cias a Dios na­ció sa­ni­ta”, ex­pre­só.

Ella ar­mó un mejor cam­bu­che con plás­ti­cos y cobijas pa­ra te­ner­la más se­gu­ra, aun­que es cons­cien­te de que es­te no es un lu­gar apro­pia­do pa­ra su be­bé; sin em­bar­go, “es lo que ten­go por aho­ra”, agre­gó con un ges­to de tris­te­za.

“La si­tua­ción en Ve­ne­zue­la es­tá muy mal. Tra­ba­ja­ba en una casa de fa­mi­lia, pe­ro ya no me die­ron más tra­ba­jo y por eso me vi­ne”, di­jo la mu­jer mien­tras les pre­pa­ra­ba un te­te­ro a su hi­ja de 2 años, que llo­ra­ba de ma­ne­ra in­sis­ten­te, y a su hi­jo de 4, que ob­ser­va­ba la es­ce­na.

Estas her­ma­nas no son las úni­cas mu­je­res que duer­men a la in­tem­pe­rie. Son de­ce­nas de ma­dres, unas em­ba­ra­za­das y otras con hi­jos pe­que­ños, al­gu­nos de bra­zos, las que han he­cho de es­ta can­cha su ho­gar en Co­lom­bia.

“Na­die se ha acer­ca­do pa­ra ayu­dar­nos. Los ni­ños no tie­nen ro­pa y al­gu­nos es­tán en­fer­mos”, co­men­tó Alejandra Olar­te, mos­tran­do la ca­be­za de uno de los ni­ños con la­ce­ra­cio­nes. “Mi so­brino es­tá hos­pi­ta­li­za­do por una in­fec­ción en los pul­mo­nes”, agre­gó.

‘QUE­RE­MOS QUE NOS QUIE­RAN’

Todas estas mu­je­res duer­men en el pi­so por­que no tie­nen don­de más ha­cer­lo. Las que tie­nen al­go de di­ne­ro pa­san la no­che en las ca­sas ubi­ca­das fren­te a la can­cha, don­de les co­bran 5 mil o 10 mil pe­sos. Otras pue­den ba­ñar­se en una du­cha cuan­do tie­nen cómo pa­gar por es­te ser­vi­cio, aun­que la ma­yo­ría re­co­no­ce que va al río Tá­chi­ra.

“Que­re­mos que nos quie­ran. Acá hay mu­chos ni­ños, que­re­mos pro­gre­sar, sa­lir ade­lan­te. No te­ne­mos dón­de ir. Na­die nos ayu­da”, re­cal­có Olar­te, quien tie­ne dos hi­jos, de 7 y 11 años. “Yo pon­go un car­tón y duermo ahí”, di­jo. Es­to, agre­gó, lo ha­ce desde ha­ce 7 me­ses cuan­do lle­gó de Ve­ne­zue­la.

De no­che, re­co­no­cen, el frío las ha­ce tem­blar, pues no todas tie­nen co­bi­ja ni abri­go, mu­cho menos col­chón. “Es muy di­fí­cil nues­tra si­tua­ción, pe­ro no te­ne­mos pa­ra dón­de ir­nos”, ex­pre­sa­ron.

“Pa­ra no­so­tras es una ben­di­ción la casa de la Di­vi­na Pro­vi­den­cia, pues al menos nos ase­gu­ra­mos el de­sa­yuno y el al­muer­zo pa­ra no­so­tras y nues­tros hi­jos. Le da­mos gra­cias a Dios por­que si no fue­ra por el co­me­dor nos mo­ría­mos de ham­bre”, di­jo Olar­te.

Lo más triste, re­co­no­ció Alejandra, es que ca­da día que pa­sa se le­van­ta un nue­vo cam­bu­che a su al­re­de­dor. El par­que, que tam­bién es­tá in­va­di­do, ya no lo pue­den usar, pues los ve­ci­nos se mo­les­ta­ron al ver­las allí todo el día.

“Nos co­rren, nos in­sul­tan y nos tra­tan mal. No­so­tras no es­tá­ba­mos así en Ve­ne­zue­la, pe­ro nos to­có ve­nir­nos por el pro­ble­ma que hay allá. No­so­tras no es­ta­mos aquí, en estas con­di­cio­nes, por gus­to. ¿Quién qui­sie­ra vi­vir así, en el pi­so con sus hi­jos?”, di­je­ron todas, casi al uní­sono.

Jo­sé Ma­nuel y Luis To­rres, de 12 y 13 años, escriben en un cua­derno las es­tro­fas de un par de can­cio­nes im­pro­vi­sa­das a par­tir de su reali­dad en es­te lu­gar. En ellas ha­blan de la fron­te­ra, de cómo vi­ven y del sue­ño que to­dos an­he­lan: vol­ver a sus ca­sas con sus fa­mi­lias, pa­ra po­der dor­mir en una ca­ma que ten­ga col­chón.

CIEN­TOS DE VE­NE­ZO­LA­NOS que hu­yen de la cri­sis de su país, lle­gan a es­ta can­cha a bus­car re­fu­gio. En es­te lu­gar hay mu­chos be­bés y ni­ños en con­di­cio­nes de­plo­ra­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.