Lo que de­ve­ló la sa­li­da de la se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na

La Opinión - - Portada -

La car­ta con la que anun­ció su re­nun­cia la se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, Ma­ría Fer­nan­da Fuen­tes Tu­ta, de­jó al des­cu­bier­to una reali­dad de la que se viene ha­blan­do ha­ce ya va­rias se­ma­nas, in­clu­so me­ses, en Cú­cu­ta: la fal­ta de coor­di­na­ción al in­te­rior de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal.

Aun­que la ex­fun­cio­na­ria no en­tre­gó más de­ta­lles, va­rias per­so­nas con­sul­ta­das por La Opi­nión con­fir­ma­ron que es evi­den­te que la fal­ta de un li­de­raz­go concreto es­tá oca­sio­nan­do que se creen is­las y ten­sio­nes en el equi­po que con­for­mó el alcalde Jai­ro Yá­ñez.

No obs­tan­te, el man­da­ta­rio ase­gu­ró que no exis­ten ta­les di­vi­sio­nes y que “di­fe­ren­cias in­sal­va­bles” no hay en su ga­bi­ne­te.

La re­nun­cia de la se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, Ma­ría Fer­nan­da Fuen­tes Tu­ta, el pa­sa­do miér­co­les, con­fir­mó lo que ya era un se­cre­to a vo­ces des­de ha­ce va­rias se­ma­nas: al in­te­rior de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, los pro­ble­mas de li­de­raz­go, co­mu­ni­ca­ción y si­ner­gia en­tre el gru­po que co­man­da el alcalde Jai­ro Yá­ñez es­tán em­pe­zan­do a pa­sar fac­tu­ra al pro­ce­so de cam­bio en el que de­po­si­ta­ron su con­fian­za los cu­cu­te­ños, el año pa­sa­do.

Co­mo lo ma­ni­fes­tó abier­ta­men­te la sa­lien­te fun­cio­na­ria en su car­ta de di­mi­sión, la fal­ta “de coor­di­na­ción” en­tre el ga­bi­ne­te, y en­tre el go­bierno mu­ni­ci­pal y al­gu­nas au­to­ri­da­des de la ciu­dad ha pro­vo­ca­do al­gu­nas fi­su­ras y una ten­sión en­tre los mis­mos coequi­pe­ros del man­da­ta­rio lo­cal, que ya va­rios re­co­no­cen.

Aun­que Fuen­tes no lo pre­ci­sa en el do­cu­men­to y tam­po­co en­tre­gó de­ta­lles so­bre uno de los mo­ti­vos que la lle­vó a dar un pa­so al cos­ta­do de ma­ne­ra tem­pra­na,

La Opi­nión co­no­ció que no so­lo la fal­ta de co­ne­xión con el co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na de Cú­cu­ta, el co­ro­nel Jo­sé Luis Pa­lo­mino, lo que se con­vir­tió en un obs­tácu­lo pa­ra el di­se­ño de sus pla­nes en fa­vor de la se­gu­ri­dad, sino el no en­con­trar un ma­yor res­pal­do por par­te del alcalde fren­te a es­ta si­tua­ción, pe­sa­ron a la ho­ra de to­mar su de­ci­sión.

“Ella ve­nía de Bo­go­tá con el en­tu­sias­mo de po­ner en mar­cha mu­chas ideas. De­jó el tra­ba­jo que te­nía allá por apos­tar­le a un pro­ce­so im­por­tan­te en Cú­cu­ta, su ciu­dad, pe­ro con el pa­so de las se­ma­nas se en­con­tró con mu­chas ba­rre­ras. Le pi­dió a Pa­lo­mino las ci­fras pa­ra em­pe­zar a or­ga­ni­zar to­do, pe­ro él nun­ca le qui­so en­tre­gar na­da y ahí em­pe­zó la ten­sión”, le con­tó a La Opi­nión una per­so­na que co­no­ció de cer­ca la si­tua­ción.

An­te lo ocu­rri­do, la aho­ra ex­fun­cio­na­ria in­ten­tó bus­car el apoyo del man­da­ta­rio lo­cal, con el fin de que, co­mo pri­me­ra au­to­ri­dad del mu­ni­ci­pio, exi­gie­ra un ma­yor com­pro­mi­so por par­te del co­man­dan­te de la Po­li­cía, pe­ro su in­sis­ten­cia no ob­tu­vo el re­sul­ta­do es­pe­ra­do.

A pe­sar de que Fuen­tes es­tu­vo un par de me­ses fue­ra, por una li­cen­cia, a su re­gre­so el es­ce­na­rio no cam­bió y, por el con­tra­rio, los ro­ces con el co­ro­nel Pa­lo­mino se in­ten­si­fi­ca­ron, sin que des­de la ca­be­za de la ad­mi­nis­tra­ción hu­bie­ra una so­lu­ción.

Al res­pec­to, el alcalde se­ña­ló que la sa­li­da de su se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad tie­ne unas ra­zo­nes muy pro­fun­das y que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les obe­de­ció a que no en­con­tra­ron coin­ci­den­cias en la me­to­do­lo­gía que se pro­pu­so pa­ra el re­la­cio­na­mien­to y tra­ba­jo con las au­to­ri­da­des y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Se­gún el man­da­ta­rio, lo que él ha su­ge­ri­do des­de un prin­ci­pio es que la co­mu­ni­ca­ción en­tre la Al­cal­día y las de­más en­ti­da­des de­be con­tar con un res­pec­ti­vo ma­nual de ope­ra­cio­nes y se­gui­mien­to, el cual es­tán cons­tru­yen­do con el apoyo de la Fun­ción Pú­bli­ca, pues el asun­to no se pue­de re­du­cir a sis­te­mas in­for­ma­les, co­mo un co­rreo elec­tró­ni­co o un What­sapp.

“Le pro­pu­se que acu­dié­ra­mos a un es­pa­cio pa­ra cons­truir to­dos es­tos tér­mi­nos de re­fe­ren­cia for­ma­les que de­be te­ner la Al­cal­día, pa­ra re­vi­sar in­di­ca­do­res y to­dos los te­mas de se­gu­ri­dad y acom­pa­ña­mien­to, y la­men­ta­ble­men­te ella di­jo que no es­ta­ba de acuer­do, y pre­fi­rió de­jar­me en li­ber­tad pa­ra adop­tar los cam­bios”, ma­ni­fes­tó Yá­ñez.

La Opi­nión co­no­ció que va­rios miem­bros del ga­bi­ne­te, ade­más de Fuen­tes, tam­bién le de­ja­ron ver a su je­fe que el ma­les­tar con el ofi­cial es ge­ne­ra­li­za­do y en ese sen­ti­do la­men­ta­ron la sa­li­da de la se­cre­ta­ria.

El co­man­dan­te de la Me­cuc, por su par­te, ase­gu­ró que el en­ten­di­mien­to con la sa­lien­te se­cre­ta­ria fue “per­fec­to” y que exis­te cons­tan­cia de la in­for­ma­ción dia­ria que era en­tre­ga­da a esa de­pen­den­cia.

“La ver­dad es que sí hu­bo coor­di­na­ción. Hay unos da­tos que son muy de la per­so­na, que se tie­nen que ma­ne­jar des­de las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les y se de­be pe­dir a ellos. Pe­ro, lo que es la geo­rre­fe­ren­cia­ción del de­li­to y los ma­pas de ca­lor, sí se cons­tru­ye­ron de la mano con la Al­cal­día”, se­ña­ló Pa­lo­mino, al tiem­po que reite­ró que tie­ne las me­jo­res re­la­cio­nes con to­dos los se­cre­ta­rios.

¿LI­DE­RAZ­GOS AL­TER­NOS?

El otro as­pec­to que ge­ne­ra rui­do al in­te­rior de la Al­cal­día de Jai­ro Yá­ñez y que a la vez se ha con­ver­ti­do en un co­mo­dín pa­ra los de­trac­to­res de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, es la apa­ri­ción de li­de­raz­gos al­ter­nos que es­ta­rían oca­sio­nan­do ro­ces en­tre los se­cre­ta­rios de des­pa­cho, da­da la mis­ma fal­ta de au­to­ri­dad por par­te del go­ber­nan­te lo­cal.

Al me­nos tres per­so­nas con­sul­ta­das al in­te­rior del Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal coin­ci­die­ron en que los “pro­ble­mas sur­gi­dos en el pro­ce­so de coor­di­na­ción al in­te­rior de la ad­mi­nis­tra­ción”, a los que hi­zo re­fe­ren­cia la sa­lien­te se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad en su car­ta de re­nun­cia, tie­nen cla­ra­men­te un nombre y ape­lli­do: Fran­cis­co Ja­vier Cua­dros, el se­cre­ta­rio de Go­bierno.

“Ella se mo­les­tó por­que Cua­dros asu­mió al­gu­nos te­mas que eran de su com­pe­ten­cia y se los apro­pió en los com­po­nen­tes del Plan de De­sa­rro­llo. Es más, en al­gu­na opor­tu­ni­dad le di­jo abier­ta­men­te al alcalde que ella ve­nía a tra­ba­jar con él, no con Cua­dros, que él no era el alcalde”, con­tó una per­so­na que es­tá al tan­to de los mo­vi­mien­tos al in­te­rior de la ad­mi­nis­tra­ción.

Va­rias fuen­tes más que de­ci­die­ron ha­blar ba­jo la con­di­ción de no re­ve­lar sus nom­bres coin­ci­die­ron en que el se­cre­ta­rio de Go­bierno sí ejer­ce una pre­sión que ya em­pie­za a ge­ne­rar mo­les­tia en el gru­po.

Ad­vir­tie­ron que el mis­mo in­con­for­mis­mo que de­jó ver Ma­ría Fer­nan­da Fuen­tes tam­bién lo sien­ten otros se­cre­ta­rios, quie­nes ven que su com­pa­ñe­ro de Go­bierno es­tá tra­tan­do de aca­pa­rar pro­gra­mas y asun­tos que no son de su com­pe­ten­cia, sin que es­ta ha­ya si­do una de­ci­sión del alcalde.

“Al alcalde le ha fal­ta­do li­de­raz­go pa­ra di­ri­gir a sus se­cre­ta­rios. Él ha de­le­ga­do en ellos, pe­ro es­to ge­ne­ra efec­tos se­cun­da­rios, por­que la li­ber­tad ha­ce que ca­da se­cre­ta­ría pa­rez­ca una is­la y se apro­ve­che eso pa­ra asu­mir esos li­de­raz­gos que pro­du­cen ma­les­tar”, ad­mi­tió un con­ce­jal que ha­ce par­te del blo­que ofi­cia­lis­ta.

Otros di­ri­gen­tes que in­te­gran el gru­po de los in­de­pen­dien­tes, pe­ro que cier­ta­men­te son con­tra­rios al go­bierno de Yá­ñez, tam­bién asu­men que la po­si­ción que ha ocu­pa­do Cua­dros al in­te­rior de la ad­mi­nis­tra­ción no ha si­do la más con­ve­nien­te pa­ra los in­tere­ses de Yá­ñez, pues es bien sa­bi­do que el ex­can­di­da­to a la Cá­ma­ra tie­ne un per­fil po­lí­ti­co y una as­pi­ra­ción cla­ra de se­guir ha­cien­do par­te del es­ce­na­rio elec­to­ral.

“Es­to tam­bién es un te­ma de egos y de blo­ques. Co­mo no sien­ten una ver­da­de­ra au­to­ri­dad, pues se han for­ma­do gru­pos en­tre ellos mis­mos y en­tre ellos se re­co­no­cen o se des­co­no­cen”, ase­gu­ró un con­ce­jal.

La Opi­nión su­po que ha­ce ape­nas unos días, por cuen­ta de la mis­ma ten­sión que ya se sien­te en­tre los miem­bros del ga­bi­ne­te, el alcalde les pi­dió a sus com­pa­ñe­ros de equi­po ma­ni­fes­tar cla­ra­men­te cuá­les son sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res y si exis­tía un com­pro­mi­so real con el pro­yec­to que es­tá en mar­cha, pues de lo con­tra­rio pre­fe­ría ver las car­tas de re­nun­cia so­bre la me­sa.

Ayer, el man­da­ta­rio de­jó en­tre­ver que es­to sí fue así, pues en res­pues­ta a

La Opi­nión ase­gu­ró que ha ve­ni­do mi­ran­do al in­te­rior de ca­da se­cre­ta­ría cuá­les son esos in­tere­ses per­so­na­les de ca­da uno de los se­cre­ta­rios, to­da vez que es cons­cien­te de que ca­da cual tie­ne sus pro­yec­cio­nes a fu­tu­ro.

“En con­se­jo de go­bierno es­ta­mos mi­ran­do to­das esas as­pi­ra­cio­nes. Le re­co­noz­co a ca­da fun­cio­na­rio que la vi­da de ca­da uno con­ti­núa, pe­ro les he re­cor­da­do que es­te ejer­ci­cio de la ad­mi­nis­tra­ción se tie­ne que ha­cer ba­jo un úni­co hilo con­duc­tor”, di­jo.

No obs­tan­te, Jai­ro Yá­ñez le res­tó cre­di­bi­li­dad a las su­pues­tas fi­su­ras que exis­ten en su equi­po, aun­que re­co­no­ció que las di­fe­ren­cias de cri­te­rio exis­ten.

Di­jo que el úni­co li­de­raz­go que exis­te es el del alcalde y que él “es el úni­co res­pon­sa­ble y quien in­ten­ta unir to­dos los es­fuer­zos de las se­cre­ta­rías y tra­ta de que to­do fun­cio­ne me­jor”.

Por su par­te, el se­cre­ta­rio de Go­bierno, Fran­cis­co Ja­vier Cua­dros, ma­ni­fes­tó que Cú­cu­ta eli­gió a Jai­ro To­más Yá­ñez co­mo alcalde y que él es el úni­co y ver­da­de­ro lí­der que tie­ne la Al­cal­día.

“Acá hay un ga­bi­ne­te y un equi­po de go­bierno que cie­rra fi­las en torno al pro­yec­to de Cú­cu­ta que Jai­ro Yá­ñez le pre­sen­tó a la ciu­dad. La evi­den­cia de ello se ma­ni­fies­ta en el Plan de De­sa­rro­llo, don­de usted en­cuen­tra seis lí­neas es­tra­té­gi­cas de trans­ver­sa­li­dad. No hay una so­la se­cre­ta­ría is­la”, ma­ni­fes­tó.

Cua­dros se­ña­ló que hay com­ple­ta uni­dad en el go­bierno mu­ni­ci­pal y en torno al tra­ba­jo que se es­tá desa­rro­llan­do.

Y, re­co­no­ció que al ser un go­bierno nue­vo, con unos li­de­raz­gos pro­pios, es com­ple­ta­men­te normal el pro­ce­so de tran­si­ción. “Su­ce­de en to­das las em­pre­sas, su­ce­de en el Es­ta­do, eso es­tá su­ce­dien­do en la ciu­dad; es­ta­mos en­ten­dién­do­nos, com­pren­dién­do­nos. Es normal lo que es­tá su­ce­dien­do, nos es­ta­mos adap­tan­do”, se­ña­ló, al tiem­po que ne­gó de ma­ne­ra ta­jan­te la exis­ten­cia de gru­pos.

Cier­to o no, lo que es­tá cla­ro es que la sa­li­da de la pri­me­ra se­cre­ta­ria en la era Yá­ñez de­jó nue­va­men­te los re­flec­to­res pues­tos so­bre la ad­mi­nis­tra­ción.

5 me­ses com­ple­ta Jai­ro Yá­ñez al fren­te de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal.

AL IN­TE­RIOR DEL GA­BI­NE­TE CON­FOR­MA­DO POR EL ALCALDE JAI­RO YÁ­ÑEZ se han em­pe­za­do a sen­tir pro­ble­mas de coor­di­na­ción, co­mu­ni­ca­ción y si­ner­gia, se­gún lo re­co­no­cen va­rias per­so­nas que es­tán aden­tro y fue­ra de la Al­cal­día.

DU­RAN­TE LOS CON­SE­JOS DE GO­BIERNO EL ALCALDE les ha de­ja­do cla­ro ya a sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que “el ejer­ci­cio de la ad­mi­nis­tra­ción se tie­ne que ha­cer ba­jo un úni­co hilo con­duc­tor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.