El pe­di­do de Fa­jar­do

La Opinión - - Editorial -

La se­ma­na pa­sa­da un pe­rió­di­co na­cio­nal pu­bli­có una en­tre­vis­ta al ex­can­di­da­to pre­si­den­cial y hoy nue­va­men­te pre­can­di­da­to Ser­gio Fa­jar­do Val­de­rra­ma. El asun­to no ten­dría nin­gu­na im­por­tan­cia si no es­tu­vie­ra re­ves­ti­do de al­gu­nos pun­tos re­le­van­tes:

Sea lo pri­me­ro re­co­no­cer el pun­to esen­cial de su dis­cur­so des­de que sal­tó a la vi­da pú­bli­ca: la edu­ca­ción, la cual men­cio­na sie­te ve­ces en la en­tre­vis­ta; por ejem­plo, cuan­do ma­ni­fies­ta “Evi­tar la de­ser­ción en la edu­ca­ción su­pe­rior”, “La edu­ca­ción y el co­no­ci­mien­to son ejes fun­da­men­ta­les pa­ra en­fren­tar las de­sigual­da­des de nues­tra so­cie­dad”, “La re­la­ción en­tre edu­ca­ción, cien­cia, em­pleo y un nue­vo mo­de­lo de desa­rro­llo” y “El pa­pel de la edu­ca­ción y el co­no­ci­mien­to se­rán cru­cia­les pa­ra nues­tras pro­pues­tas de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo y com­pe­ti­ti­vi­dad”, en­tre otras. Eso es­tá bien por­que qué so­cie­dad no desea que los as­pi­ran­tes a go­ber­nan­tes y los go­ber­nan­tes en ejer­ci­cio apun­ten a la ins­truc­ción de la co­lec­ti­vi­dad, le­ga­do del ge­ne­ral San­tan­der des­de cuan­do asu­mió la pre­si­den­cia de la na­cien­te Re­pú­bli­ca -co­mo en­car­ga­doy an­te una ha­cien­da pú­bli­ca ra­quí­ti­ca im­ple­men­tó el sis­te­ma lan­cas­te­riano, que aún se prac­ti­ca en de­ter­mi­na­das uni­ver­si­da­des.

Ese afán edu­ca­ti­vo hay que ver­lo así, co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca be­né­vo­la pa­ra la ge­ne­ra­li­dad de la Na­ción en­te­ra, y no co­mo ilu­sión de de­ter­mi­na­da agru­pa­ción gre­mial que lo ob­ser­va con otro pris­ma: co­mo me­jo­ra­mien­to de sol­da­da y eli­mi­na­ción de to­da cla­se de eva­lua­ción en el gre­mio.

Otro as­pec­to igual­men­te in­tere­san­te en el re­por­ta­je es el po­lí­ti­co, con­cre­ta­men­te en lo que se re­la­cio­na con el Cen­tro De­mo­crá­ti­co -CD-, por­que en for­ma eu­fe­mís­ti­ca Ser­gio Fa­jar­do pi­de al ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be que des­pués de 20 años co­mo pro­ta­go­nis­ta de la vi­da na­cio­nal “es el mo­men­to de pa­sar la pá­gi­na” por­que “Co­lom­bia ne­ce­si­ta otro ti­po de li­de­raz­go y otro ti­po de po­lí­ti­ca”. En otras pa­la­bras, re­tí­re­se doctor Uri­be Vé­lez por­que aho­ra me to­ca a mí ocu­par su es­pa­cio. No. De­fi­ni­ti­va­men­te no, por­que así no es la co­sa. En es­te sen­ti­do hay que re­co­no­cer­le al se­ñor Gus­ta­vo Pe­tro su ra­zo­na­mien­to del 29 de agos­to de 2019, ex­pre­sa­do en su Twit­ter: “A Uri­be hay que de­rro­tar­lo en las ur­nas”. Así, sí. Ese es el ca­mino ade­cua­do, de­mo­crá­ti­co y el que le otor­ga mé­ri­to y re­co­no­ci­mien­to al que lo lo­gre, y el pre­can­di­da­to so­cia­lis­ta Gus­ta­vo Pe­tro lo sa­be muy bien. El tí­tu­lo lo ga­na­rá el que ob­ten­ga más vo­tos en las ur­nas, no en la me­sa. Tam­po­co se­rá con las ar­mas ni in­ci­tan­do a des­ór­de­nes pú­bli­cos pa­ra re­cla­mar un tro­feo que no se al­can­zó, co­mo se pre­ten­dió el pa­sa­do 17 de ju­nio de 2018, a las 04:00 de la tar­de, lue­go de la se­gun­da vuel­ta, por­que son elec­cio­nes con ob­ser­va­do­res na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

OLGER GAR­CÍA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.