Elo­gio del ta­pa­bo­cas

La Opinión - - Editorial -

Re­cuer­do aho­ra en es­ta pan­de­mia del uni­ver­so a mi pri­ma Ma­ría del Car­men, quien, aver­gon­za­da de su nom­bre cam­pe­sino, se iden­ti­fi­ca­ba co­mo Car­men­za. Un día la in­vi­té a unas on­ces de chi­cha­rrón de cer­do, con yu­ca y gua­ra­po, al es­ti­lo mer­ce­de­ño, pero en la ciu­dad. Co­noz­co va­rios me­te­de­ros de esos don­de sir­ven co­mi­da pue­ble­ri­na, y allá nos fui­mos. Es­tá­ba­mos en lo me­jor de las on­ces cuan­do se le par­tió un dien­te, a cau­sa del chi­cha­rrón, sa­bro­so y cro­can­te, al que le me­tió la mue­la.

Mi pri­ma es una des­ta­ca­da pro­fe­sio­nal y tra­ba­ja­ba cuan­do eso en una ofi­ci­na de la Go­ber­na­ción. Al sen­tir­se des­mue­le­ta­da co­rrió al ba­ño y lo que vio en el es­pe­jo la su­mió en una cri­sis de ner­vios y de llan­to. En efec­to, la fal­ta del dien­te, se le no­ta­ba mu­cho y la ha­cía ver vie­ja, des­mi­rria­da, des­cui­da­da, al­go im­pro­pio pa­ra una je­fa de sec­ción gu­ber­na­men­tal. ¿Y aho­ra qué ha­go? era la pre­gun­ta que en me­dio de las lá­gri­mas y con los la­bios cho­rrea­dos de la gra­sa del chi­cha­rrón, se ha­cía Car­men­za.

Yo en cier­ta for­ma me sen­tía cul­pa­ble por­que mía ha­bía si­do la idea del chi­cha­rro­na­zo, de ma­ne­ra que le fa­ci­li­té mi pa­ñue­lo blan­co, que siem­pre lle­vo en el bol­si­llo de­re­cho tra­se­ro del pan­ta­lón, pa­ra que se cu­brie­ra la bo­ca mien­tras lle­gá­ba­mos don­de el odon­tó­lo­go.

Mi pri­ma, va­ni­do­sa co­mo mu­chas mu­je­res y co­mo ca­si to­dos los hom­bres, no que­ría que le vie­ran el hue­co en su den­ta­du­ra. Y to­do por cul­pa de un chi­cha­rrón.

Di­go que he re­cor­da­do ese in­ci­den­te, por­que pien­so que si hu­bie­ra es­ta­do de mo­da el ta­pa­bo­cas, co­mo es­ta aho­ra, mi pri­ma no hu­bie­ra te­ni­do ne­ce­si­dad de usar mi pa­ñue­lo y de que­dar­se con él, por­que el ta­pa­bo­cas le hu­bie­ra cu­bier­to la den­ta­du­ra mue­ca. Ten­go en­ten­di­do que Ma­ría del Car­men de­bió usar mi pa­ñue­lo va­rios días pues el odon­tó­lo­go de­mo­ró una se­ma­na en acon­di­cio­nar­le un nue­vo dien­te.

He vis­to vi­deos, aho­ra, don­de los des­den­ta­dos usan con in­men­so pla­cer su ta­pa­bo­cas, no tan­to pa­ra li­brar­se del po­si­ble con­ta­gio del vi­rus sino pa­ra ta­par sus fa­len­cias de la den­ta­du­ra. Pa­ra ellos, oja­lá la or­den del ta­pa­bo­cas fue­ra per­ma­nen­te.

Los bo­qui­ne­tos, a quie­nes les fal­ta un pe­da­zo de la­bio, tam­bién en es­tos tiem­pos an­dan muy oron­dos con ta­pa­bo­cas, sin ne­ce­si­dad de aga­char la ca­ra o vol­tear­la ha­cia otro la­do pa­ra ocul­tar ese la­bio al que lla­man le­po­rino o hen­di­do. Lo que el ta­pa­bo­cas no pue­de ha­cer, ló­gi­ca­men­te, es arre­glar­les el ha­bla­do por la na­riz que los ca­rac­te­ri­za.

A los atra­ca­do­res, pa­ra mal nues­tro y bien de ellos, el ta­pa­bo­cas les cu­bre me­dio ros­tro y con eso apa­ren­te­men­te que­dan iniden­ti­fi­ca­bles an­te la cá­ma­ra y an­te los atra­ca­dos.

Los deu­do­res mo­ro­sos lle­van tres meses lar­gos pa­sán­do­les por el fren­te a sus acree­do­res, con la se­gu­ri­dad de que no los re­co­no­cen, de ma­ne­ra que las deudas les es­tán dan­do un res­pi­ri­to.

Fi­nal­men­te, hay que re­co­no­cer que mu­chas cos­tu­re­ras han en­con­tra­do su mo­do de sub­sis­tir, aho­ra cuan­do na­die man­da a ha­cer pan­ta­lo­nes ni a pe­gar bo­to­nes ni a arre­glar cre­ma­lle­ras. SE ga­nan la vi­da ha­cien­do ta­pa­bo­cas de te­la co­mún, que tal vez no im­pi­dan la en­tra­da del bi­cho, pero que re­sul­tan una ma­ne­ra eco­nó­mi­ca de obe­de­cer el man­da­to pre­si­den­cial.

En cam­bio se que­jan los que lu­cen bar­ba ele­gan­te, con­quis­ta­do­ra di­cen, por­que en es­te tiem­po las ad­mi­ra­do­ras de las bar­bas no les pue­den ver sus pe­lam­bres y chi­ve­ras atrac­ti­vas.

Sea lo que sea, los ta­pa­bo­cas han mar­ca­do una eta­pa en la his­to­ria del mun­do en­te­ro. Den­tro de cin­cuen­ta años los maes­tros es­ta­rán en­se­ñan­do so­bre la ge­ne­ra­ción del ta­pa­bo­cas, co­mo aho­ra ha­bla­mos de la ge­ne­ra­ción del te­rre­mo­to. Y tal vez cuen­ten las ver­da­des de ese tra­pi­to que se sos­tie­ne de las ore­jas y que por lo me­nos sir­ve pa­ra di­si­mu­lar el mal alien­to.

GUS­TA­VO GÓ­MEZ ARDILA gus­go­mar@hot­mail.com CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.