El trán­si­to de tro­pas ex­tran­je­ras

La Opinión - - Editorial -

Es­ta se­ma­na, en un fa­llo de tu­te­la que ge­ne­ró po­lé­mi­ca, la sec­ción ter­ce­ra del Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Cun­di­na­mar­ca or­de­nó al pre­si­den­te Du­que sus­pen­der la au­to­ri­za­ción pa­ra “cual­quier ac­ti­vi­dad en el te­rri­to­rio na­cio­nal” de los 53 mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos que lle­ga­ron a Co­lom­bia a prin­ci­pios de ju­nio pa­ra apo­yar y asis­tir la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co y en­viar al Se­na­do “to­da la in­for­ma­ción y an­te­ce­den­tes re­la­cio­na­dos con el in­gre­so, lle­ga­da y per­ma­nen­cia” de esos mi­li­ta­res. La tu­te­la ha­bía si­do pre­sen­ta­da por 25 se­na­do­res de la coa­li­ción de iz­quier­da en el Con­gre­so.

Al­gu­nos han sos­te­ni­do que la de­ci­sión su­po­ne una in­de­bi­da in­tro­mi­sión ju­di­cial en cues­tio­nes que son de la órbita del Eje­cu­ti­vo, en par­ti­cu­lar, el ma­ne­jo de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y la co­man­dan­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das. Sin em­bar­go, de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción, art. 173.4, al Se­na­do le co­rres­pon­de, “[p]er­mi­tir el trán­si­to de tro­pas ex­tran­je­ras por el te­rri­to­rio de la Re­pú­bli­ca”. Ade­más, se­gún el art. 237.3, “[e]n los ca­sos de trán­si­to de tro­pas ex­tran­je­ras por el te­rri­to­rio na­cio­nal, de es­ta­ción o trán­si­to de bu­ques o ae­ro­na­ves ex­tran­je­ros de gue­rra, en aguas o en te­rri­to­rio o en es­pa­cio aé­reo de la na­ción, el go­bierno de­be oír pre­via­men­te al Con­se­jo de Es­ta­do”. Si es­tos re­qui­si­tos son ne­ce­sa­rios pa­ra el “trán­si­to”, con ma­yor ra­zón lo son pa­ra la per­ma­nen­cia tem­po­ral de tro­pas ex­tran­je­ras en nues­tro te­rri­to­rio, sin im­por­tar su pro­pó­si­to o la du­ra­ción de su mi­sión. El es­que­ma cons­ti­tu­cio­nal re­fle­ja el sen­sa­to afán de los cons­ti­tu­yen­tes de es­ta­ble­cer un sis­te­ma de fre­nos y con­tra­pe­sos, de con­tro­les cru­za­dos, en­tre las dis­tin­tas ra­mas del po­der pú­bli­co, en es­te ca­so en una ma­te­ria de es­pe­cial sen­si­bi­li­dad pa­ra la so­be­ra­nía na­cio­nal. De ma­ne­ra que ten­dría ra­zón el Tri­bu­nal siem­pre que el Go­bierno no hu­bie­ra cum­pli­do con ta­les re­qui­si­tos.

Sin em­bar­go, por un la­do la sen­ten­cia abre una bre­cha pe­li­gro­sí­si­ma pa­ra el equi­li­bro de po­de­res que pre­ten­de de­fen­der al sos­te­ner que acá se dio la vio­la­ción del de­re­cho fun­da­men­tal al “de­bi­do pro­ce­so”. El de­bi­do pro­ce­so es, no ca­be du­da, un de­re­cho fun­da­men­tal. Pero el Tri­bu­nal no se re­fie­re “al con­jun­to de ga­ran­tías pre­vis­tas en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, a tra­vés de las cua­les se bus­ca la pro­tec­ción del in­di­vi­duo in­cur­so en una ac­tua­ción ju­di­cial o ad­mi­nis­tra­ti­va, pa­ra que du­ran­te su trá­mi­te se res­pe­ten sus de­re­chos y se lo­gre la apli­ca­ción co­rrec­ta de la jus­ti­cia”, sino al res­pe­to de pro­ce­di­mien­tos de con­sul­ta es­ta­ble­ci­dos en la Car­ta Po­lí­ti­ca. En efec­to, di­ce el Tri­bu­nal que “la omi­sión de so­me­ter el te­ma al con­trol po­lí­ti­co del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca tam­bién vul­ne­ra el de­re­cho al de­bi­do pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal, por­que di­cho pro­ce­der no se ajus­ta a los pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos pa­ra ese trá­mi­te”. Con ba­se en la teo­ría del Tri­bu­nal cual­quier juez po­dría sus­pen­der vía tu­te­la de­ci­sio­nes del Go­bierno si con­si­de­ra que no cum­plió con al­gún pro­ce­di­mien­to cons­ti­tu­cio­nal.

Por otro la­do, Co­lom­bia ha sus­cri­to va­rios acuer­dos in­ter­na­cio­na­les de coo­pe­ra­ción con los Es­ta­dos Uni­dos que in­clu­yen ac­ti­vi­da­des de ca­pa­ci­ta­ción, en­tre­na­mien­to y asis­ten­cia téc­ni­ca pa­ra mi­li­ta­res y po­li­cías. Esos acuer­dos es­tán vi­gen­tes y en ellos se in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de que las ac­ti­vi­da­des con­tem­pla­das se reali­cen en sue­lo co­lom­biano. Sien­do así, el Go­bierno ya te­nía au­to­ri­za­ción pa­ra per­mi­tir la pre­sen­cia de los 53 mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y no te­nía rea­li­zar ra­zón pa­ra rea­li­zar los trá­mi­tes es­ta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción pa­ra el trán­si­to de tro­pas ex­tran­je­ras. So­bre es­te pun­to, vi­tal en la dis­cu­sión, el Tri­bu­nal no di­ce ni una pa­la­bra.

Fi­nal­men­te, la preo­cu­pa­ción de quie­nes in­ter­pu­sie­ron la tu­te­la no fue la so­be­ra­nía na­cio­nal o la pro­tec­ción del or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal. No hay que equi­vo­car­se: su fin era blo­quear la coo­pe­ra­ción nor­te­ame­ri­ca­na en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co. La tu­te­la es par­te de su es­tra­te­gia ju­rí­di­ca pa­ra de­bi­li­tar a la Fuer­za Pú­bli­ca y pa­ra en­tor­pe­cer el com­ba­te con­tra el nar­co, fuen­te vi­tal de in­gre­sos de los gru­pos or­ga­ni­za­dos de los que hi­cie­ron par­te o con lo que han sim­pa­ti­za­do. Lo con­si­guie­ron.

RA­FAEL NIE­TO LOAIZA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.