Los ‘go­ta a go­ta’ se rein­ven­tan en cua­ren­te­na

La Opinión - - Sucesos -

Más allá de que el coronaviru­s sig­ni­fi­ca has­ta hoy una tra­ge­dia pa­ra 3.780 fa­mi­lias en Co­lom­bia, hay otras cien­tos de mi­les que iró­ni­ca­men­te vie­ron en él un sal­va­vi­das.

Por­que mien­tras unos han sen­ti­do la muer­te cer­ca, pro­duc­to del ata­que del vi­rus en los pul­mo­nes y las vías aé­reas, los deu­do­res del ‘go­ta a go­ta’, no res­pi­ra­ban tan tran­qui­los co­mo cuan­do lle­gó la pan­de­mia a Co­lom­bia y se de­cre­tó la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria por par­te del Go­bierno.

En­tre ellos Luis Eduar­do, un ven­de­dor am­bu­lan­te en la ga­le­ría San­ta Ele­na quien des­de ha­ce dos años y me­dio, cuan­do ad­qui­rió por pri­me­ra vez una deu­da con pa­go dia­rio, no ex­pe­ri­men­ta­ba la paz que le tra­jo el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio; sa­ber que no lle­ga­ría ca­da tar­de un hom­bre pa­ra lle­var­se la mi­tad de los $30.000 que ga­na en el día ven­dien­do fru­tas.

La res­pi­ra­ción se le cor­tó de nue­vo un lu­nes a me­dia­dos de ma­yo, cuan­do to­ca­ron a su puer­ta y sa­lió con­ven­ci­do a avi­sar­le al do­mi­ci­lia­rio que se ha­bía con­fun­di­do de di­rec­ción.

“Yo le vi el pa­pel en la mano y le iba a pre­gun­tar qué di­rec­ción bus­ca­ba, por­que lle­va­ba el ca­jón y la cha­que­ta de do­mi­ci­lia­rio, pero cuan­do el ti­po se le­van­tó el cas­co, apa­re­cie­ron de nue­vo mis pro­ble­mas. Nos tie­nen vi­gi­la­dos por­que jus­to ese era el pri­mer fin de se­ma­na que iba a tra­ba­jar pa­ra tra­tar de re­bus­car­me al­go pa­ra la co­mi­da”, cuen­ta Luis Eduar­do.

A po­cas cua­dras de don­de re­si­de, en el ba­rrio Villanueva, Aman­da tie­ne una pe­que­ña tien­da en su ca­sa y ha se­gui­do tra­ba­jan­do pe­se a las de­ci­sio­nes del Go­bierno. Pero, en va­rios días no pu­do cum­plir con la cuo­ta y sus deudas, por el con­tra­rio, se ele­va­ron por­que au­men­tó los plazos, el in­te­rés y le pres­ta­ron $500.000 más.

An­tes de la pan­de­mia, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Cen­tral, el ‘go­ta a go­ta’ mo­vía en el país cer­ca de $2.800 mi­llo­nes so­lo en in­tere­ses y des­de la pri­me­ra se­ma­na de abril hu­bo un au­men­to del 39,2%, lo que sig­ni­fi­ca que es­tas es­truc­tu­ras cri­mi­na­les es­tán re­ci­bien­do dia­ria­men­te in­tere­ses cer­ca­nos a los $3.893 mi­llo­nes.

“He­mos en­con­tra­do en ciu­da­des co­mo Ba­rran­qui­lla, Iba­gué y Ca­li que es­tas per­so­nas se ha­cen pa­sar por do­mi­ci­lia­rios pa­ra po­der co­brar y te­ne­mos que el per­fil de las víctimas son per­so­nas en­tre los 29 y los 42 años y de es­tra­tos 1, 2 y 3 y en su ma­yo­ría co­mer­cian­tes in­for­ma­les o de pe­que­ños es­ta­ble­ci­mien­tos”, ex­pli­ca Andrés Nie­to, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Bo­go­tá.

Uno de los in­ves­ti­ga­do­res de la Fis­ca­lía que ha hecho se­gui­mien­to a es­te ti­po de ca­sos en Ca­li agre­ga que en al­gu­nas de las co­mu­nas más afec­ta­das de la ciu­dad es­tos co­bra­do­res se ha­cen pa­sar por con­tra­tis­tas de Em­ca­li o de em­pre­sas de te­le­fo­nía pa­ra in­gre­sar en uni­da­des re­si­den­cia­les y rea­li­zar el co­bro.

RE­BRO­TE DE VIO­LEN­CIA

Pero el ‘go­ta a go­ta’ no es un fe­nó­meno ex­clu­si­vo de sec­to­res po­pu­la­res, ad­vier­te el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad y Jus­ti­cia de Ca­li, Car­los Al­ber­to Ro­jas, sino que es­tá pre­sen­te en to­dos los ni­ve­les so­cia­les.

“Es­te es un fe­nó­meno que es­tá pe­ne­tra­do en la co­ti­dia­ni­dad más fi­na de nues­tra ciu­dad. Hoy la per­so­na que us­ted me­nos cree, tie­ne una deu­da con el ‘go­ta a go­ta’; una deu­da de $50.000 dia­rios, $80.000 dia­rios, de $120.000 dia­rios y la gen­te es­tá pre­sa, es­tá su­je­ta a esas ac­ti­vi­da­des que no es­tán en el mar­co de la le­ga­li­dad”, di­jo Ro­jas.

Pero, el pa­no­ra­ma le­gal pa­ra en­fren­tar la ma­yor ame­na­za en se­gu­ri­dad que ten­drá la ciu­dad cuan­do se nor­ma­li­ce el co­mer­cio es com­ple­jo. La gen­te no de­nun­cia por mie­do; la Po­li­cía po­co ha­ce por­que el ‘go­ta a go­ta’ no es un de­li­to; los fis­ca­les no sa­ben con qué mano co­ger los ca­sos y los jue­ces de­ben de­jar li­bres a los po­cos cap­tu­ra­dos por­que la usu­ra es ex­car­ce­la­ble. To­do un ali­cien­te pa­ra el cri­men.

El ‘go­ta a go­ta’ es un fe­nó­meno fi­nan­cie­ro con pro­yec­cio­nes inima­gi­na­bles, ase­gu­ra el exal­cal­de Ri­car­do Co­bo, y que co­nec­ta al 64% de la in­for­ma­li­dad de es­te país y tie­ne una al­ta ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va.

“Es­tos re­cur­sos pro­vie­nen de li­qui­de­ces del nar­co­trá­fi­co, del trá­fi­co de ar­mas y eso tie­ne un fon­do muy fuer­te por­que a la gen­te la fi­de­li­zan al ‘go­ta a go­ta’ y por eso el sis­te­ma o la ban­ca­ri­za­ción no pue­de lle­gar a esos es­tra­tos. Es un te­ma muy com­pli­ca­do y al que no le han pues­to el de­bi­do cui­da­do por­que cuan­do las per­so­nas no pa­gan se ha­cen pre­sen­tes con­duc­tas de­lic­ti­vas”, agre­ga el exal­cal­de Ri­car­do Co­bo.

El es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Cen­tral re­ve­la que el por­cen­ta­je de in­te­rés que pa­ga­ban las per­so­nas que se ven obli­ga­das a acu­dir a es­tas re­des de­lin­cuen­cia­les era de en­tre el 20% y el 66% an­tes de la pan­de­mia, pero con la cua­ren­te­na los in­tere­ses se han in­cre­men­ta­do has­ta el 210% por­que se pa­ga in­te­rés so­bre el in­te­rés.

“Ob­via­men­te, de­trás de es­to ve­mos que hay re­la­cio­nes de­lin­cuen­cia­les y cri­mi­na­les muy fuer­tes que ha­cen que los di­ne­ros de eco­no­mías ilí­ci­tas co­mo el trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes, el hur­to de vehícu­los, de mo­to­ci­cle­tas y la ven­ta de au­to­par­tes ter­mi­nan mo­vi­li­zan­do el di­ne­ro por es­te la­do, que es muy fuer­te en la cos­ta pero tam­bién en An­tio­quia, Bo­go­tá y Va­lle”, ex­pli­ca el ana­lis­ta Andrés Nie­to.

En Ca­li du­ran­te la pan­de­mia se han pre­sen­ta­do so­lo dos de­nun­cias por ca­sos de ‘go­ta a go­ta’, de acuer­do con fuen­tes po­li­cia­les, y se in­ves­ti­ga si dos he­chos de vio­len­cia re­gis­tra­dos en los ba­rrios Las Ve­ra­ne­ras y Lour­des, en el que hu­bo dos ho­mi­ci­dios y cua­tro per­so­nas he­ri­das, es­tán re­la­cio­na­dos con es­te fe­nó­meno

Los sec­to­res en los que más se con­cen­tran ca­sos de prés­ta­mos ile­ga­les en Ca­li son las co­mu­nas 13, 14, 15, 16 y 21.

Con­ce­ja­les co­mo Fer­nan­do Ta­ma­yo y Roberto Ortiz ve­nían de­nun­cian­do des­de el Ca­bil­do que ni el ‘go­ta a go­ta’ ni la cri­mi­na­li­dad cum­plie­ron du­ran­te la cua­ren­te­na con el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio de­cre­ta­do.

En Ba­rran­qui­lla, Iba­gué y Ca­li es­tas per­so­nas se ha­cen pa­sar por do­mi­ci­lia­rios pa­ra po­der co­brar” Andrés Nie­to, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor.

AN­TES DE la pan­de­mia el ‘go­ta a go­ta’ mo­vía en el país cer­ca de $2.800 mi­llo­nes so­lo en in­tere­ses y des­de abril hu­bo un au­men­to del 39,2%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.