De su mis­ma me­di­ci­na

La Opinión - - Editorial -

Co­mo re­ma­te de su pa­se por la Per­so­ne­ría de Cú­cu­ta, co­mo en­car­ga­do, se pue­de de­cir que a Mar­tín He­rre­ra León le die­ron su mis­ma me­di­ci­na al ser sus­pen­di­do du­ran­te tres me­ses por la Pro­cu­ra­du­ría.

El sus­pen­de­dor fun­cio­na­rio, co­mo se le po­dría lla­mar por la apli­ca­ción de rá­pi­das ac­cio­nes cau­te­la­res de ti­po dis­ci­pli­na­rio, de las cua­les nun­ca echó mano cuan­do cum­plió su pe­río­do cons­ti­tu­cio­nal 2016-2020, el cual coin­ci­dió en su ma­yo­ría con la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, ma­ne­ja­da por Cé­sar Ro­jas, afec­to al Ra­mi­ris­mo.

Des­afor­tu­na­da­men­te, ese des­pa­cho que­dó con­ver­ti­do en una es­pe­cie de mar­ti­llo cas­ti­ga­dor con­tra el ac­tual gobierno mu­ni­ci­pal, lue­go del alar­gue de sus ac­ti­vi­da­des que le die­ra el Con­ce­jo mien­tras se pro­ce­de a es­co­ger al per­so­ne­ro en ti­tu­la­ri­dad.

Pa­ra otra opor­tu­ni­dad que­da pen­dien­te una no­ta so­bre por qué fue tan ¿com­pla­cien­te? o ¿vis­ta gor­da? con el pa­sa­do gobierno que ma­ne­jó el mu­ni­ci­pio, con­tra el cual ni si­quie­ra Mar­tín He­rre­ra le­van­tó un po­co la voz.

Aho­ra lo im­por­tan­te es que el im­pe­rio de la ley -tan apo­rrea­do en es­tos mo­men­to- es ne­ce­sa­rio que so­bre­sal­ga y pon­ga en el lu­gar de­bi­do las ac­tua­cio­nes en los pro­ce­di­mien­tos pa­ra es­co­ger a los per­so­ne­ros, ce­rrán­do­le el ca­mino a las ope­ra­cio­nes tru­cu­len­tas y a la in­ter­pre­ta­ción ama­ña­da de los có­di­gos y de los in­ci­sos y de los fa­llos, pa­ra fi­nal­men­te ter­mi­nar ha­cién­do­le el jue­go a cier­tas cas­tas po­lí­ti­cas que al sen­tir­se huér­fa­nas del po­der ara­ñan don­de sea pa­ra in­ten­tar se­guir vi­gen­tes.

En es­te mo­men­to, a He­rre­ra León lo per­si­gue el fan­tas­ma de la in­com­pa­ti­bi­li­dad pre­vis­ta en el li­te­ral a) del ar­tícu­lo 175 de la Ley 136 de 1994, por 12 me­ses, se­gún lo dis­po­ne el ar­tícu­lo 51 de la Ley 617 de 2000.

Hay un asun­to muy cla­ro en lo que afir­ma la Pro­cu­ra­du­ría de que al ejer­cer co­mo per­so­ne­ro mu­ni­ci­pal tran­si­to­rio, He­rre­ra León es­ta­ría in­cur­so en cau­sal de in­com­pa­ti­bi­li­dad, to­da vez, que ter­mi­na­do su pe­río­do ins­ti­tu­cio­nal co­mo per­so­ne­ro ti­tu­lar, no po­día ejer­cer car­go pú­bli­co en el res­pec­ti­vo mu­ni­ci­pio du­ran­te 12 me­ses, es de­cir, a par­tir del 1 de mar­zo de 2020.

Al aho­ra em­pro­ble­ma­do per­so­ne­ro se le ol­vi­dó o no re­vi­só o sim­ple­men­te se hi­zo el que no sa­bía -a pe­sar de las ad­ver­ten­cias de un gru­po de con­ce­ja­les que lo pre­vino en la se­sión - que las in­com­pa­ti­bi­li­da­des son prohi­bi­cio­nes es­ta­ble­ci­das en la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca y la Ley di­ri­gi­das a evi­tar la acu­mu­la­ción de dig­ni­da­des, car­gos o fun­cio­nes y que por su vio­la­ción, se vie­nen con­se­cuen­cias dis­ci­pli­na­rias y pe­na­les, en el even­to que la ac­ción pros­pe­re.

Pe­ro tam­bién se­ría bueno que aquí se sen­ta­ra un pre­ce­den­te co­mo el ocu­rri­do en otras par­tes del país en lo re­la­cio­na­do con las ac­tua­cio­nes del Con­ce­jo que van con­tra la ley, sin que por es­tos la­res fron­te­ri­zos nun­ca pa­se na­da, apar­te del es­cán­da­lo me­diá­ti­co y to­do ter­mi­ne co­mo si na­da.

Aquí es im­pe­ra­ti­vo que la cor­po­ra­ción coad­mi­nis­tra­do­ra y sus com­po­nen­tes com­pla­cien­tes tam­bién en­tien­dan que hay un or­de­na­mien­to le­gal que aca­tar, por en­ci­ma de cual­quier con­si­de­ra­ción par­ti­dis­ta o de ma­nio­bra ten­dien­te a ‘apre­tar­le cla­vi­jas’ a la ad­mi­nis­tra­ción de turno.

Por es­te ca­so, ade­más de Mar­tín He­rre­ra León, diez con­ce­ja­les en­tra­ron en el ‘ra­dar’ de la Pro­cu­ra­du­ría, en­tre ellos el pre­si­den­te y el vi­ce­pre­si­den­te, lo cual ser­vi­rá pa­ra arro­jar lu­ces so­bre su ac­tua­ción con las res­pec­ti­vas con­se­cuen­cias que es­ta aca­rree, pues la ciu­dad tam­po­co pue­de ver­se so­me­ti­da a es­te ti­po de pro­ce­di­mien­tos ama­ña­dos, que en úl­ti­mas no son pa­ra be­ne­fi­cios de las ma­yo­rías, sino de los in­tere­ses de unos cuan­tos.

A Mar­tín He­rre­ra León lo per­si­gue el fan­tas­ma de la in­com­pa­ti­bi­li­dad pre­vis­ta en el li­te­ral a) del ar­tícu­lo 175 de la Ley 136 de 1994, por 12 me­ses, se­gún lo dis­po­ne el ar­tícu­lo 51 de la Ley 617 de 2000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.